ActualidadActualidad NacionalEspecial PaísPulso Regional

Deserción académica en la UC oscurece a «La casa que vence las sombras»

Cristhopher Borrero – Carabobo.-

@CristhopherB

En vísperas de celebrarse los 60 años de reapertura de «La casa que vence las sombras», la Universidad de Carabobo (UC) se sumerge en oscuridad y desolación. El próximo 21 de marzo se celebraría la firma del Decreto N° 110 de la Junta de Gobierno presidida por Wolfgang Larrazábal; para abrir de nuevo las puestas del alma máter Carabobeña.

Pese a que hoy día sus puertas siguen abiertas las aulas estan vacías. «Justo ahora estamos finalizando el semestre y es cuando vemos qué tanto nos ha afectado las migrasiones. Este semestre se tuvo que fusionar dos secciones para aglutinar a 27 estudiantes en aula; solo iniciaron clases 25 y a penas 15 estan presentando el exámen final. Eso es una lectura de cómo nos ha afectado la huída masiva de estudiantes del país», reconoció un profesor de la facultad de ingeniería que pidió se reservara su nombre.

Sin cifras detallas se estima que la matrícula estudiantil habría descendido en 40%, lo que supone 24 mil estudiantes menos de los 60 mil registrados en la matrícula de la UC. Sin embargo, los alumnos no son los únicos en migrar. Cerca del 25% de la plantilla de profesores se ha ido del país, en su mayoría por mejorar sus posibilidades de vida, segun datos filtrados de la propia Secretaria de la UC.

Al respecto el Vicerrector Académico, Ulises Rojas, explicó que el factor económico es solo una de las razones que privan en la deserción académica ucista. «Un profesor a dedicación exclusiva, asociado o titular (que son los escalafones más altos) para cambiarle el aceite al carro debe dejar de comer cuatro meses, no se diga los cauchos, ni se diga en cualquier otro repuesto», sostuvo.

La autoridad universitaria recordó que para 2010, momento en el cual asumió el cargo, la universidad financiaba los estudios de tercer y cuarto nivel en las mejores universidades del exterior a unos 30 docentes. Hoy día solo unos cinco profesores gozan del beneficio. «Aunque todos los convenios se mantienen vigentes se optó por reforzar los convenios académicos con otras universidades nacionales. Sin embargo muchos profesores han desertado porque no tienen forma de costearse su propia manutensión a la vez que sostienen a sus familias», puntualizó.

Todos los males se apilan. Con un ahogo presupuestario sostenido y profundizado, una matrícula en merma y el desánimo creciente en los ucistas el futuro próximo de la UC es incierto. Un rumor recorre con fuerza los pasillos de la casa de estudio, se habla de un presunto cierre técnico a mediados de año. Pese a los esfuerzos se intentó abordar a las autoridades universitarias ante este respecto pero las comuniaciones fueron infructíferas.

«Con o sin rural me voy»

Sentado en una de las plazoletas de la Facultad de Medicina se encuentra Rafaél Álvarez, estudiante del 5 año de la carrera. Su mirada oscila entre la jardineria y algun transeunte que cruza a destiempos las desoladas instalaciones. Él está meditando sobre su futuro, en particular sobre su permanencia en el país.

«Nosotros comenzaremos clases la semana entrante, pero ya no sé si vale la pena culminar la carrera o simplemente irme», confesó el estudiante. Para Álvarez la opción más viable sería esperar a su acto de grado e irse, aunque eso supondría no menos de un año más de permanencia en Venezuela.

El joven de 24 años ha contemplado migrar, incluso sin cumplir con el artículo 8; que es un tiempo de práctica profesional a servicio del Estado, mejor conocido como «La rural». Sin este requisito un médico graduado queda impedido de ejercer la profesión dentro del territorio nacional, explicó.

«Estoy desmotivado. ¿Sabías que actualmente les estan pagando 500 mil bolívares mensuales a los médicos que hacen la rural?. Eso no me cubre ni el gasto de traslado para cualquier ambulatorio en un mes. Prefiero irme a Ecuador y hacer la revalida allá, porque te pagan mil 500 dólares al mes por prestar servicios en comunidades alejadas por un año. Ya luego trabajaría como cualquier otro médico», destacó Álvarez.

Como él otros compañeros se han ido en busca de futuro. Incluso algunos dejaron a medias la carrera y se dedican a actividades corrientes en sus respectivos países de destino. «A veces me siento estúpido por seguir acá. De mi promoción solo quedamos unos 15, el resto hace tiempo que estan en el exterior pero no me quiero ir sin el título bajo el brazo», remató.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba