Actualidad NacionalEspecial País

Diagnósticos inmunológicos en riesgo ante nuevos apagones

A pesar de haber logrado salvar todo su material durante los apagones que se produjeron en el mes de marzo, el Instituto de Medicina Tropical Dr. Félix Pifano, de la Universidad Central de Venezuela (UCV), se mantiene en alerta pues no tienen los medios económicos para ejecutar un plan de contingencia en caso de nuevas fallas en el servicio eléctrico.

Este centro de servicio público, que tiene 72 años funcionando, es esencial para la población venezolana pues allí se realizan a diario pruebas diagnósticas que confirman enfermedades causadas por virus, bacterias, hongos y protozoarios, que no se pueden llevar a cabo en instituciones privadas o que tienen un costo elevado. Además se hacen importantes investigaciones y se imparten clases de pregrado y postgrado.

Actualmente este instituto continúa funcionando gracias a donativos provenientes de ONG`s, laboratorios internacionales y un grupo de egresados de la Universidad Central de Venezuela que se encuentran en el extranjero.

El jefe del laboratorio de epidemiología molecular, doctor Hernán Carrasco, relató en una entrevista exclusiva con Analítica.com cómo vivieron el colapso energético que afectó a todo el territorio nacional. «En el primer apagón la planta no funcionó porque no tenía batería, afortunadamente, como fue intermitente los ultracongeladores que mantienen los reactivos pudieron mantener su temperatura», dijo.

Para proteger estos insumos, los investigadores tomaron la iniciativa de iniciar una recolecta entre estudiantes y trabajadores, junto con aportes de empresas privadas, para hacer la compra de las baterías, con el objetivo de estar preparados ante próximos cortes de luz.

Carrasco aseveró que pudieron afrontar el apagón nacional que comenzó el pasado lunes 25 de marzo sin consecuencias graves, ante la posibilidad de perder investigaciones, aunque las fallas de este servicio siguen latentes. 

«Gracias a Dios la planta estuvo funcionando continuamente todo ese tiempo. De no haber sido así, hubiese sido catastrófico, en el sentido de que todo lo que son los reactivos que se utilizan para las pruebas de diagnóstico, sea inmunológica, serológica o por biología molecular, se hubiesen perdido», advirtió Carrasco.

Este material, que incluye cepas, reactivos y sueros, debe mantenerse a temperaturas más bajas que las que se usan regularmente en los hogares, entre -70 y -80 grados centígrados, por lo que se utilizan refrigeradores especiales.

Es por ello que en conjunto con la Fundación para el Estudio de las Enfermedades Tropicales (Funvenet) decidieron iniciar una campaña difundida a través de redes sociales y medios de comunicación para recaudar fondos que les permitan adquirir combustible y además hacer el mantenimiento constante a la planta eléctrica que mantuvo operativo al instituto durante los día del apagón.

Si bien los ministerio de Petróleo y de Salud se pusieron en comunicación con la directiva del Instituto, el doctor señala que aún no han recibido la colaboración aunque espera la misma se haga realidad.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba