ActualidadActualidad Nacional

Diamanti escribió carta a sacerdote Arturo Sosa por asesinato de Miguel Castillo

El presidente de Un Mundo Sin Mordaza, Rodrigo Diamanti escribió una carta al sacerdote general de los Jesuitas, Arturo Sosa en la que plasmó el dolor que el asesinato de Miguel Castillo, de 27 años de edad, le provocó a él y a toda la comunidad del Colegio San Ignacio de Loyola.

Diamanti quien pertenece a la promoción 74 del Colegio San Ignacio de Loyola de Caracas, cuestionó a Sosa, «¿Cuál es el número de muertos que la iglesia y la comunidad internacional están esperando para tomar acciones urgente en favor de la solución de la peor crisis que Venezuela haya vivido en su historia?»

Manifestó que si el Papa Francisco y Arturo Sosa se hubiesen pronunciado antes muchos muertos se habrían evitado. Señaló que la tristeza no es solo por Miguel Castillo, sino también por los 39 muertos que han caído en las manifestaciones convocadas por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) contra el Gobierno del presidente Nicolás Maduro a causa de la represión ejercida por los cuerpos de seguridad del Estado.

Foto: Archivo

Carta dirigida a Arturo Sosa SJ, General de los jesuitas:

Hoy llora San Ignacio de Loyola

Hoy llora San Ignacio de Loyola porque uno de sus hijos cayó abatido por el anticristianismo, el miedo a la justicia y el odio de una dictadura cruel.

Hoy llora San Ignacio de Loyola porque el silencio complice de muchos ha permitido que 39 venezolanos hayan perdido la vida por querer vivir en democracia.

Hoy llora San Ignacio de Loyola y sigue a la espera de que sus discípulos, el Papa Francisco (SJ) y Arturo Sosa (SJ) General de la Compañía de Jesús, se pronuncien en contra del genocidio en Venezuela. Si lo hubiesen hecho antes seguramente habrían podido salvar la vida de nuestro amado Miguel Castillo Bracho y muchos otros venezolanos.

¿Cuál es el número de muertos que la iglesia y la comunidad internacional están esperando para tomar acciones urgente en favor de la solución de la peor crisis que Venezuela haya vivido en su historia?

Lo mínimo que podemos esperar es que en todos los colegios jesuitas de Venezuela se coloque la foto de Miguel Castillo Bracho, quien por actuar de acuerdo al lema de San Ignacio, pagó el precio que ni él mismo San Ignacio tuvo que pagar en vida para demostrar sus valores y amor a Cristo.

Seamos nosotros los Ignacianos en todo el mundo los que luchemos contra este silencio cómplice que ha permitido a la dictadura en Venezuela continuar robando vidas de inocentes.

Honremos el ejemplo de San Ignacio de Loyola y ahora de nuestros amado Miguel Castillo Bracho (+) y hagamos realidad las palabras “en todo amar y servir”

Rodrigo Diamanti
Presidente de Un Mundo Sin Mordaza
Promoción 74 Colegio San Ignacio de Loyola de Caracas.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba