Actualidad Nacional

El cerco que sufren las universidades no terminó con el veto a la ley

El veto aplicado por el presidente Hugo Chávez a la Ley de Educación Universitaria el pasado martes no puso punto final a la lucha por una universidad independiente, expresaron ayer estudiantes, profesores y trabajadores de diversas casas de estudio del país, que opinan que aún quedan muchos asuntos por resolver y que éste es sólo el comienzo de una larga cadena de reclamos que interpondrán ante el Gobierno nacional.

El déficit presupuestario es uno de los principales problemas que afrontará la universidad venezolana en 2011.

De acuerdo con el rector de la Universidad Simón Bolívar, Enrique Planchart, si en 2010 la crisis presupuestaria golpeó a las universidades en mayo, en 2011 podría ocurrir lo mismo, pero incluso antes, en marzo, debido a que el presupuesto aprobado para el funcionamiento de este año es el mismo desde 2007, sin que hayan sido considerados los ajustes inflacionarios ni las dos devaluaciones del bolívar en 2010.

Uno de los puntos polémicos en las discusiones sobre presupuesto universitario es la falta de pago de salarios y beneficios laborales de los trabajadores, docentes y obreros. Diego Sojo, secretario de Finanzas de la Federación de Centros Universitarios de la Universidad Central de Venezuela, explicó que los compromisos pendientes con el recurso humano de las universidades afecta el normal desenvolvimiento de las actividades.

«En el caso de la UCV, el servicio de transporte tiene cuatro meses paralizado porque, a pesar de contar con las unidades necesarias para cubrir las rutas, los conductores están parados debido a la deuda que tienen acumulada. El problema es tan grave que comenzaron suspendiendo algunas rutas, pero ahora no hay ninguna, lo cual es terrible porque muchos de nuestros estudiantes dependen del transporte para poder llegar a sus clases. La falta del servicio sólo deriva en deserción académica y eso no le conviene al país», señaló Sojo.

Deudas pendientes.
A pocos días del inicio del nuevo período escolar, otras cosas ocupan la reflexión de los universitarios, además de la vuelta a clases. Edwin Mejías, estudiante de segundo año de Derecho en la Universidad Central de Venezuela, dijo que le preocupaba que el comedor universitario sólo estuviera ofreciendo una comida al día antes del asueto navideño. «No tenemos certeza de que en enero vayamos a contar con todas las comidas. Tengo compañeros de escasos recursos que no pueden concentrarse en estudiar porque mientras están en clase se distraen pensando en cómo van a sobrevivir sin comer todo el día. Con la eliminación del dólar a 2,60 bolívares la comida ahora costará más, y dudo mucho que el comedor pueda superar eso con el presupuesto que se nos asignó», expresó el joven.

Al problema se suma el deterioro de las instalaciones.

Marcos Ferreira, estudiante de Procesos Gerenciales de la Universidad de Falcón, indicó que varios centros de esa entidad no están en condiciones de recibir alumnos. «La Universidad Nacional Experimental Francisco de Miranda es una de ellas. Parte de sus instalaciones están tan mal que yo preferiría ver clases debajo de un cují que allí», aseveró.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba