Actualidad Nacional

El Inca Valero fue sepultado

Tras un homenaje en el gimnasio “Morochito” Rodríguez, Edwin “Inca” Valero fue sepultado en el cementerio Jardines Cristo Rey, acompañado por familiares, amigos y curiosos.

Al funeral acudió la madre de Jennifer Carolina Viera, Mary Finol, y un hermanito de la esposa del campeón mundial de boxeo.

Los jugadores del equipo de fútbol El Vigía FC hicieron una parada de honor frente al ataúd del merideño, quien culminó sus días en suicidio luego de una larga cadena de problemas con las drogas, el alcohol y el maltrato contra su esposa, víctima de esta tragedia.

Se espera que los restos del pugilista sean enterrados posteriormente al evento. El cuerpo del “Inca” reposa en un ataúd sin adornos, sólo un objeto con letras doradas que dice: Edwin “Inca” Valero.

La bandera de Venezuela cubre su ataúd. Fue maquillado y vestido con una camisa manga larga blanca, que le cubría las heridas que se hizo al ahorcarse en su celda. Largas colas se formaron para poder verlo, aunque sea por tres minutos.

Joaquín Muñoz, ex presidente de la Federación de Boxeo de Mérida, dijo que la muerte del “Inca» Valero representa una pérdida en el deporte nacional. “Él fue un atleta de renombre, en el ámbito nacional y mundial. Había ganado 27 combates”.

Dijo Muñoz que la corona queda vacante. Mientras tanto realizarán un homenaje y un recorrido por todas las calles del El Vigía.

Jennifer Carolina Viera fue asesinada el pasado domingo a puñaladas por su esposo, el campeón mundial de boxeo, y éste, un día después, se ahorcó en un calabozo de Valencia, donde ocurrió el crimen.

La tragedia enlutó al estado Mérida, de donde era oriunda la pareja y ha consternado a Venezuela, que admiraba los logros deportivos del pugilista. Ambos, sin embargo, vivían una tragedia familiar signada por la adicción del boxeador a las drogas y al alcohol, lo que terminó en homicidio suicidio. El féretro del boxeador será llevado a la iglesia Las Plamitas, en El Vigía, y luego será trasladado al gimnasio de la localidad, lugar donde forjó su brillante carrera profesional.

Armando Vieira, padre de la esposa del boxeador, dijo: “Ella nunca iba a declarar contra él”. Hijos de la pareja fueron llevados al camposanto. Dramático adiós a la esposa del ‘Inca’.

Al mediodía de ayer, la familia Vieira Finol sepultó el cuerpo de Jennifer Carolina, de 24 años, quien en vida, fuese la esposa del ex campeón mundial de boxeo, Edwin “El Inca” Valero. Sus restos descansan ya en el cementerio Jardines Cristo Rey, en El Vigía, estado Mérida.

Minutos antes de que enterraran a Carolina, su padre, Armando Vieira, rompió el silencio, que durante 10 años, mantuvo sobre la relación de su hija y el boxeador.

La joven esposa “pensó varias veces en dejar a ‘El Inca”, pero finalmente, no se apartaba de su lado, señaló el padre, quien confesó que le dijo a Jennifer que se fuera de El Vigía y se llevara a los niños.

“Yo hablé muchas veces con ella, para denunciarlo, pero no sé, ella decía que no le hiciera nada, porque él era (…) Tenía inclinaciones contra mi y que ella no quería ningún problema (…) Y de verdad, yo no hice nada, porque ella no lo quería denunciar, porque ella no iba a declarar contra él”, reconoció Vieira.

Tanto el padre, como la madre, confirmaron ayer, desde el cementerio, que la familia denunció “una vez” las agresiones que Valero le causaba a su esposa, “pero no le pararon al caso”, dijo la mamá de Carolina, Mary Sorani Finol.

Los dos niños de la pareja Valero Finol estuvieron presentes en el entierro, acompañados de Esmeralda Vieira —tía de la fallecida— quien hasta ahora ha sido encargada, transitoriamente, de los dos menores. “Tengo prohibido hablar sobre la situación de los niños o cualquier otra cosa, por medidas de seguridad”. Su carro era escoltado por funcionarios policiales del estado Mérida.

Mary Finol informó que la familia materna de Jennifer Carolina tendría la guardacustodia de los dos menores. Sin embargo, unas horas después, a las 4:40 de la tarde, se conoció que “el Ministerio Público comisionó a la fiscal 11ª de Mérida, con sede en El Vigía, Rita Efigenia Velazco de Bracho, para encargarse del caso de los menores: Edwin Antonio y Jennifer Roselyn”.

Sobre cómo ocurrieron los hechos, que desencadenaron en el asesinato de la esposa de Valero, lamentó el abuelo de ‘Caro’, Deodoro Vieira Gouveia, “éso ya estaba anunciado. Consejos no faltaron, pero ella no denunciaba. Y si hubiese denunciado, ésto hubiese pasado de todas maneras”.

Jennifer recibió los oficios religiosos en la misma funeraria (San Antonio) donde fue velada, desde el lunes en la noche, cuando su cuerpo llegó desde Valencia a El Vigía. De la sala velatoria, fue sacada en la carroza fúnebre, a las 10:00 de la mañana. De allí partieron a Jardines Cristo Rey.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba