Actualidad NacionalEspecial País

Gremios de todos los sectores van a paros y protestas, ¿se paralizará el país?

El año 2018 fue el año de las protestas y los paros en Venezuela. Los diferentes gremios y sindicatos de trabajadores salieron a manifestar su rechazo a las resoluciones que el gobierno nacional implementó durante el año para «solventar» una crisis económica, política y social sin precedentes en la historia de la Nación. ¿Cómo se vislumbra el 2019? ¿Qué dicen los diferentes gremios y sindicatos del país? ¿Procurará el Ejecutivo Nacional llegar a acuerdos factibles con quienes se mantienen en protesta?

Luego de la ejecución de las nuevas medidas económicas por parte del Gobierno nacional a finales de julio de 2018, la implementación de la Reconversión monetaria el pasado 20 de agosto y los continuos aumentos que llevaron el salario mínimo a Bs.S 4.500 en el mes de diciembre; el sector empresarial en conjunto con educadores, profesores universitarios, médicos, estudiantes, obreros, farmaceutas, enfermeras y demás empleados públicos del gobierno nacional, salieron a protestar para exigir el respeto de los derechos y beneficios logrados durante unos 20 años en los contratos colectivos que les fueron arrebatados.

El nuevo escenario económico agudizó una problemática que puso en tela de juicio las nuevas tablas salariales establecidas por el Ejecutivo Nacional. Todos los sectores, entre los que se encuentran organismos privados y públicos entraron en una grave crisis administrativa sin precedentes tras el disparo de la hiperinflación en más de 1.800.000%, la devaluación de la moneda y la escasez de recursos económicos que no permitieron cubrir a cabalidad los costos de pagos, servicios, compra de bienes ni provisión de insumos en hospitales, clínicas, universidades, escuelas, colegios, e instituciones públicas de todo el país.

El gobierno nacional y las medidas implementadas, llevaron a la recesión económica a infinidades de empresas que cerraron por quiebre y se fueron de Venezuela por no poder soportar el pago de la nómina de empleados y la compra de mercancías tras la escasez y costos de las divisas. Empresas privadas y públicas dedicadas al sector de la educación, transporte, servicios públicos y producción de medicamentos se mantienen en una lucha que podría desencadenar en una ola de paros y protestas para este nuevo año.

Maestros abren 2019 convocando a paro general 

Las primeras semanas de enero abrieron con una serie de protestas por parte del gremios de los educadores de múltiples sectores del país quienes hicieron un llamado a paro tras la grave crisis que viven los docentes por la ausencia de óptimas condiciones para impartir clases en las instituciones públicas, además de exigir «salarios dignos», con los que puedan hacer frente a la crisis económica y el aumento de precios que afectan directamente a quienes menos devengan ingresos.

Muchas de las escuelas no comenzaron sus clases habituales debido a las deficientes condiciones en las que se mantienen desde años atrás. La ausencia de servicios mínimos para funcionar como agua, electricidad e infraestructura no existen en muchas de las instituciones que incluso fueron creadas y apoyadas por el gobierno revolucionario.

La mayoría de los docentes presentaron su renuncia ante las escuelas públicas y el Ministerio del Poder Popular para la Educación porque se van del país, y porque además se niegan a seguir ganando sueldos que no cubren ni el 10% del costo del valor de la canasta básica familiar. De allí que tomaran la iniciativa de llevar a cabo nuevas acciones de calle en varias entidades del país para exigir unos «mejores salarios que fueron prometidos por el Ministerio de Educación, a través de un contrato colectivo unificado».

Profesores universitarios continuarán su lucha a partir del 10 de enero

Trabajadores con la bandera de Venezuela se reunen para protestar

Los empleados y obreros universitarios, se han reunido en enero de 2019 y aseguran que van a seguir ejerciendo presión para que se les reconozcan los derechos planteados en la contratación colectiva que les fueron cercenados tras el llamado «Paquetazo de Maduro» en 2018 «(…) Ahora más que nunca estamos dispuestos a seguir protestando para exigir el cumplimiento del contrato colectivo,» aseguró Eduardo Sánchez, presidente del sindicato de trabajadores de la Universidad Central de Venezuela, quien no descarta nuevos llamados a paro de empleados y obreros para el mes de febrero.

Recordemos que en 2018, el gobierno nacional, por medio del Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria, aprobó de forma unilateral un ajuste salarial que está muy por debajo de los anteriores e hizo caso omiso a  los recientes convenios salariales establecidos en las negociaciones entre el magisterio y el gobierno venezolano.

A partir de allí, La Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela FAPUV, conjuntamente con el resto de los gremios universitarios como La Asociación de Profesores de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado UCLA, se han venido pronunciando al no estar de acuerdo con la «modificación de las tablas salariales», en las que apenas se realizó el «(…) 50% de ajuste, vía decreto presidencial, que según el sector del Magisterio viola principios constitucionales», por lo que convocarán a próximas movilizaciones para el jueves 10 de enero. 

El abogado Eduardo Sánchez, Profesor UCV en Derecho Constitucional, viene también trabajando conjuntamente con el gremio de docentes de la UCAB y la UCV, promoviendo la Cátedra de derecho constitucional en la que se tocan temas como «La usurpación y fraude constitucional del 10E» que está previsto para mañana jueves.

Sánchez en comunión con reconocidos catedráticos del país como Nelson Chitty La Roche, Tulio Álvarez e Isabel Cecilia Esté, se pronunciaron un comunicado en el que hacen públicas las denuncias tras las constantes violaciones a la Constitución Nacional por parte del gobierno del presidente Nicolás Maduro. Esta posición es compartida y apoyada por las distintas universidades públicas y privadas del país entre las que se unen ULA, LUZ y UC para 2019.

Médicos y enfermeras saldrán a protestar desde el 14 de enero

Médicos protestan con pancarta: SOS queremos insumos. Los pacientes se nos mueren

Ya desde 2018, la Federación Médica Venezolana FMV, dirigida por Douglas Natera, hizo un llamado a «paro activo nacional» en el mes de julio de 2018 para que «(…) fueran atendidos los reclamos salariales» exigiendo aumentos realmente sustanciales que cubrieran la canasta básica familiar. Así mismo, el gremio de médicos y enfermeras realizaron numerosas protestas para que se buscaran salidas en beneficio del sector salud de manera que pudiera prestarse la debida asistencia en las áreas críticas de los hospitales como las emergencias y unidades de cuidados intensivos UCI.

Sin embargo, ya en enero de 2019, muchos de los hospitales se encuentran atendiendo apenas emergencias o se mantienen cerrados por la falta de insumos.  Las enfermeras de hospitales como el Hospital Clínico Universitario aseguran que «(…) se mantienen las puertas abiertas porque se encuentra el personal de salud dentro».

Las exigencias de la Federación Médica Venezolana y del Colegio de enfermeras es similar a la del año pasado en relación a 2019, «(…) sueldos dignos que les permitan cubrir sus necesidades básicas»; además de inyección de recursos para los hospitales que adolecen de infraestructuras adecuadas, equipos nuevos y modernos, mantenimiento, salubridad, seguridad y personal capacitado.

Grupo de parsonas con pancartas protesta frente a un edificio gubernamental

Gremio de la salud protesta en la Plaza Caracas/foto:El Nacional

Médicos Unidos por Venezuela hizo un llamado a través de sus redes sociales en enero de 2019 para que se «(…) precisen pagos de bonos y salarios que deben contemplar unos 200 salarios mínimos, para cubrir los gastos y necesidades básicas familiares.» También exigen al gobierno nacional, publicar las cifras y estadísticas e indicadores que oculta el Ministerio para el Poder Popular de la Salud MPPS, que «(…) nos hunde en la más profunda crisis del sector».

Sin duda, el sector de la salud es de los más desatendidos por el gobierno nacional y el que más altas demandas tiene para solventar la grave crisis que atraviesa. El Colegio de enfermeras aseguró en recientemente en declaraciones a los medio de comunicación que «(…) al menos 6.000 enfermeras se han ido del país debido a la crisis económica que se traduce en hiperinflación, escasez generalizada, devaluación de la moneda y fallos en todos los servicios públicos».

La Federación médica venezolana aseguró que «(…) El Gobierno está sancionando, está pretendiendo sancionar la voz disidente de los trabajadores venezolanos que le estamos diciendo que no está cumpliendo su rol de patrono», e indicaron que unos 22.120 médicos han abandonado el país desde 2004 tras los bajos salarios y las deficientes condiciones en las que deben ejercer su profesión en Venezuela.

Lo cierto es que ya para enero de 2019, unos 1.200 funcionarios públicos pertenecientes al sector salud han sido despedidos desde que iniciaron las manifestaciones en julio de 2018, por lo que en medio de una asamblea informal, Pablo Zambrano dirigente sindical y secretario ejecutivo de Federación de Trabajadores de la Salud FETRASALUD y Eduardo Sánchez, presidente de la Federación de Trabajadores Universitarios, convocaron a próximas acciones de protesta a partir del lunes 14 de enero en diversos hospitales de Caracas y el 23 de enero con los trabajadores públicos del país.

Sector farmaceútico exigirá mejoras salariales para el 15 y 16 de marzo

Pacientes protestan con pancartas exigiendo medicinas

El sector farmacia a través del presidente de la Federación Farmacéutica Venezolana FEFARVEN, Freddy Ceballos; anunció  desde mayo de 2018, «(…) el quiebre de al menos 100 farmacias en el país, debido al desabastecimiento y altos costos de las medicinas».

No hay acceso al medicamento, porque ya no hay disponibilidad y las farmacias están cerrando. La gente llega a las puertas de las farmacias y no pueden pagar los medicamentos.

Freddy Ceballos, alertó en aquella ocasión sobre la crítica situación de las farmacias debido a que muchas industrias farmaceúticas se fueron del país en 2018 por el problema de las divisas, el gobierno promete suministrar a precios de dólar Dicom y luego no los otorga para comprar materias primas, de allí que también la existencia de las mismas sea muy baja.

Las constantes reuniones entre el Gobierno y los laboratorios respecto a los «precios acordados» de medicamentos aún no dan resultados, por eso FEFARVEN desestima que en 2019 la aplicación de estos precios sea la solución a la crisis del desabastecimiento de los fármacos. «No hay que buscar precios acordados, sino estimular la producción de medicamentos, para que el país empiece a funcionar».

Ceballos sostuvo numerosas reuniones en 2018 en las que participó el Ministerio de Salud y Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos SUNDDE, pero aseguró que «(…) Cuando el gobierno nacional establece esta política económica, quien paga es la farmacia.» Por ello «(…) los precios acordados hay que buscarlos en los laboratorios y droguerías para que los subsidien y puedan abrir el crédito».

En medio de esta crisis que continúa este año, FEFARVEN estimó una Asamblea Nacional para los días 15 y 16 de marzo, con el fin de «(…) presentar, tramitar, discutir, oponerse, adherirse y aprobar la convención colectiva de trabajo entre las instituciones empleadoras públicas del sector salud y los gremios de la salud» con el fin de exigir mejoras salariales para 2019.

Sector transporte paralizado desde 2018, ¿también para 2019?

Personas subiendo a un camión para transportarse

El gremio de los transportistas viene desde mediados de 2018 exigiendo aumentos en las tarifas del transporte público para poder soportar las cuantiosas inversiones que deben hacer los conductores en cauchos, repuestos, aceites y gasolina entre otros muchos.

Luego de las medidas económicas ejecutadas por el gobierno nacional en 2018, el sector transporte se reunió en numerosas ocasiones con la vicepresidenta de Venezuela Delcy Rodríguez para establecer «precios acordados» en el servicio de transporte. Pero, a pesar de los acuerdos firmados, muchos de los choferes de transporte público aumentaron las tarifas según su conveniencia, y otros simplemente dejaron de conducir, entregaron las unidades y se dedicaron a trabajar en otros negocios más rentables.

En 2019 muchas avenidas y calles del país permanecen transitadas por vehículos y no por las unidades de transporte que cubrían las rutas respectivas locales en diversas ciudades venezolanas. Los pocos transportistas que aún se mantienen trabajando cubren lineas específicas de la capital y de las ciudades más pobladas del país.

Autobus circula por una avenida principal abarrotado de pasajeros

En el Estado Carabobo, el presidente del sindicato de transporte público Adolfo Alfonso, aseguró el pasado 8 de enero de 2019, que el transporte público en la entidad se encuentra «(…) en terapia intensiva», por lo que estima que «(…) en poco tiempo no habrá una sola unidad prestando el servicio público».

Según Alfonso, «(…) de 14 mil unidades, que funcionaban en el año 2015, actualmente sólo existen 600 por la falta de repuestos».

En este momento, no hay pasaje que valga. Cualquier cifra que pueda declarar el gobierno es insuficiente para mantener las unidades.

El gremio de los transportistas asegura que no pueden comprar los cauchos que ofrece el gobierno nacional porque no se encuentran, sólo les resta comprarlos a los «bachaqueros» quienes los venden en $ 350.

La situación del transporte en Carabobo y en otros estados del país afecta a la colectividad que muchas veces se ve obligada a abordar  los denominados «camiones piratas» para poder trasladarse por las calles y avenidas de las distintas ciudades del país. También les queda la opción de utilizar el Metro, otro transporte público que está al borde del colapso.

Empleados públicos retornarán a las calles el próximo 23 de enero

Trabajadores protestan con la bandera de Venezuela

Los empleados públicos reunidos en representación de CANTV, SENIAT, ASAMBLEA NACIONAL, CORPOELEC, METRO DE CARACAS, HIDROCAPITAL, PDVSA, SIDOR, BCV, ConocoPhillips y ExxonMobil; entre otros muchos sectores de la administración pública, fueron a paros y a numerosas protestas de calle durante 2018, luego de que la contratación colectiva fuera desmantelada luego de las medidas económicas implementadas por el gobierno bolivariano.

Tras las nuevas tablas salariales en las que los obreros fueron situados al nivel de los profesionales, y que éstos a su vez quedaran por debajo de los salarios mínimos establecidos por el gobierno nacional, se anularon los reconocimiento de cargos profesionales en el que se habían establecido prestaciones sociales, aumentos de sueldos, bonos, utilidades, vacaciones, HCM y otros beneficios, provocando el descalabro de millones de empleados de empresas privadas y públicas que se vieron en la obligación de liquidar a los empleados y contratar a bajos sueldos estandarizados en un monto regular.

Muchos de los empleados públicos quienes acudieron y participaron en las protestas, fueron despedidos sin razones contundentes por parte de los jefes de las compañías estatales para quienes trabajaban. Los pensionados y jubilados también fueron penalizados por el Ejecutivo Nacional luego de haber participado en las protestas que se desencadenaron desde octubre hasta diciembre de 2018.

Para 2019, los empleados del sector público conformados en organizaciones sindicales independientes solicitarán a la Organización Internacional del Trabajo OIT, medidas de protección para 30 trabajadores y dirigentes sindicales de las empresas básicas de Guayana amenazados con la cárcel por promover y participar en protestas laborales, según informó la coordinadora de la Unión Nacional de Trabajadores de Venezuela Marcela Máspero. 

Otros trabajadores de diversos gremios pertenecientes al sector público llevarán a cabo una jornada de protesta nacional el  miércoles 23 de enero, para seguir exigiendo las reivindicaciones laborales.

Pablo Zambrano, secretario de la Federación de trabajadores de la Salud FETRASALUD, anunció que las acciones de calle continuarán hasta que sean escuchadas y resueltas las peticiones que tienen más de seis meses requiriendo.

El día 23 de enero se realizará una jornada de protesta nacional de los trabajadores y de todo aquel venezolano que se vea afectado y considere que deba unirse a la lucha que están ejerciendo estos gremios, sindicatos y sociedad civil.

El 15 y 22 de enero se efectuarán unas asambleas de trabajadores en Vargas y Caracas respectivamente.  Mientras que el día 29 de enero se realizará un encuentro nacional. «El 30 de enero realizaremos una movilización, una caminata en Caracas que tiene que ser bien nutrida», aseguró Zambrano.

Todos los gremios del sector público se volcarán de nuevo a las calles en el 2019 para continuar las protestas donde se exijan mejoras salariales y la reivindicación de los beneficios establecidos en los antiguos contratos colectivos de todos los trabajadores del país.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba