Actualidad Nacional

Hay que ahorrar 1.600 MW para asegurar operatividad del Guri

El descenso sostenido del embalse de Guri ha llevado al Gobierno a aplicar un plan de ahorro o de racionamiento eléctrico por 1.600 megavatios (MW), con el fin de evitar un escenario que pondría a riesgo la operatividad de esa central hidroeléctrica, proveedora de 73% de la energía en el territorio nacional.

El 2008 se caracterizó por ser un año de hidrologías óptimas, lo que permitió a la presa desempeñarse con una cota alta y activar en cuatro oportunidades el aliviadero. Contrariamente, en 2009 la cota de Guri se ha ido achicando con mayor intensidad desde octubre, inicio del ciclo de verano. Las autoridades atribuyen ese comportamiento, en buena medida, al fenómeno climatológico El Niño.

De acuerdo al Centro Nacional de Gestión (CNG), la cota de Guri se inició el 1 de enero de 2009 en 270,96 metros sobre el nivel del mar (msnm); en marzo se situó en 268,40, en junio en 264,44, en septimbre 265,80 y este martes 5 de enero en 261,11 msnm, lo que significa que el nivel de la represa ingresó a la línea de alarma, dejando atrás la etapa de alerta.

Un informe elaborado el 25 de diciembre de 2009 por Edelca-Corpoelec sobre la situación del Sistema Eléctrico Nacional (SEN) prevé la urgencia de ahorrar 1.600 MW en el primer cuatrimestre de 2010 -época en que regularmente arrecia la sequía- con el propósito de impedir que la cota llegue a 240 msnm, lo que implicaría «parar un número de unidades» de Guri, «equivalente a 5.000 MW».

Traspasar la barrera de los 240 msnm significaría ocasionar daños imprevisibles a esa presa -una de las más grandes del mundo- de allí que a esta etapa se le ha denominado «colapso».

Acción y reacción El Gobierno conoce de esta apremiante situación desde hace algunos meses, de allí las resoluciones y los decretos publicados en la Gaceta Oficial del 4 de noviembre y del 21 de diciembre de 2009, en los cuales se obliga a las oficinas públicas, a la actividad manufacturera, a las industrias básicas de Guayana, centros comerciales y a la población en general a racionar el consumo de energía e incluso se exhorta a los centros de producción a autoabastecerse, so pena de importantes sanciones y multas.

Según el documento, este conjunto de medidas producirían un ahorro de 980 MW, esto es con «la reducción de la demanda de energía de centros comerciales (20 MW), la instalación de 35 millones de bombillos ahorradores adicionales a los 15 millones ya instalados, totalizando 50 millones de luminarias (200 MW), la reducción de la demanda de energía de los edificios de la administración pública (50 MW), el incremento de la generación termoeléctrica a sus niveles máximos (100 MW), aplicación del pliego tarifario de los grandes usuarios comerciales (no se precisan en el texto los términos de su ahorro), la reducción de las ventas de energía a Brasil en 70% (60 MW) y la reducción de la demanda de energía de Venalum, Sidor y Alcasa en 300 MW, 200 MW y 60 MW (560 MW)».

Si las necesidades de ahorroson de 1.600 MW, y se prevén ahorrar 980 MW con las normativas antes señaladas, quedarían por recortar 620 MW para frenar el acelerado declive de Guri.

El estudio no incluye la contribución que pudiera dar la manufactura en esta reducción de la demanda energética.

En declaraciones ofrecidas el 31 de diciembre de 2009 a Radio Nacional, el presidente de Edelca, ingeniero Igor Gavidia León, señaló: «Alcasa todo 2009 usó una energía equivalente a 300 MW; Sidor usó en promedio una energía equivalente a 500 MW y Venalum unos 800 MW. Eso significa 1.600 megavatios que es precisamente la cifra que le hace falta descontarle al Sistema Eléctrico Nacional (SEN) para poder operar el embalse de Guri sin mayor riesgo de suministro de electricidad en 2010».

«Hasta el momento», dijo, «se ha logrado recuperar 600 MW y se estima que para el próximo 15 de marzo se haya alcanzado la meta de ahorro de 1.600 MW».

Los escenarios El resultado de las medidas restrictivas al uso de la electricidad, de las lluvias y de otras variables que se seguirán diariamente determinarán las acciones de las autoridades, a objeto de aliviar la presión del sistema.

No obstante el informe destaca la simulación de dos escenarios, igualmente preocupantes, sobre la base de un río Caroní «extremo seco». En el primero de los casos se advierte que «sin tomar acciones», el Guri violentaría el espacio de colapso; en el segundo de los casos, «con la disminución de 1.600 MW» la cota bordearía aproximadamente los 242 msnm durante el período mayo y junio.

A finales de ese último mes se reporta un incremento gradual, propio de la época de invierno, que llevaría la cota a 253 msnm, para luego iniciar su descenso.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba