Actualidad NacionalEspecial País

Hoy cierra El Nacional en su versión impresa, ¿a quién le tocará mañana?

Venezuela es un país en el que constantemente se están censurando medios de comunicación. Censura que en sus peores casos culmina en el cierre de una estación de radio, de un canal de televisión, o el de un periódico impreso. Con la entrada de la era digital y el florecimiento de portales web de noticias en Venezuela, la censura se ha catapultado por encima de la emisión de información veraz y oportuna en los gobiernos llamados «revolucionarios».

De 1999 a 2018, muchos medios de comunicación han sido censurados y bloqueados por CONATEL y por el Ejecutivo Nacional. Lo vivimos a diario cuando queremos revisar La Patilla, El Pitazo o El Nacional, y no podemos ver los portales de noticias. No debería sorprendernos, si comprendemos que se trata del viejo método aplicado en todos los regímenes de corte comunistas – totalitarios, como lo fue el de la antigua Unión Soviética o cómo lo es ahora en Corea del Norte.

La Sociedad Iteramericana de Prensa SIP, El Colegio Nacional de Periodistas CNP, además de los organismos internacionales que defienden los derechos a la libertad de expresión y opinión como la CIDH, han denunciado en numerosas ocasiones lo que sucede en un país como Venezuela, donde no hay ley que valga debido al desconocimiento de la Asamblea Nacional como poder público legislativo y la autocracia de los poderes Ejecutivo y Judicial.  Sólo aquí se violan constantemente los derechos de los ciudadanos contemplados en la Constitución Nacional, que casualmente, ahora pasa por un proceso de «revisión» donde sólo un reducido grupo del gobierno interviene.

Desde la llegada del gobierno del ex presidente Hugo Chávez en 1999, una de las primeras medidas a tomar para enraizar el modelo económico llamado «Socialista» fue el comienzo de la censura de los medios de comunicación y en muchos casos, su cierre como lo fue el de RCTV en mayo de 2007, y posteriormente la intervención de Globovisión el 14 de mayo de 2013, cuando se hizo efectiva la venta del canal a los empresarios Juan Domingo Cordero y Raúl Gorrín. Este último declarado fugitivo por organismo judiciales en Los Estados Unidos tras acusaciones de lavado de dinero y malversación de fondos.

Para la ONG Espacio Público, en Venezuela se han cerrado 115 medios de comunicación entre los que se encuentran 65 estaciones de radio y 10 estaciones de televisión115 medios han sido cerrados en Venezuela en los últimos cinco años De los cuales han dejado de imprimirse 70 periódicos, por lo que solo quedan 64 activos, esto quiere decir que más de la mitad de los periódicos han dejado de circular en Venezuela.#CierranLosMediosAlzamosLaVoz

Según registra Espacio Público, desde la toma de gobierno de Nicolás Maduro en 2013, se han cerrado 5 medios en 2014, 8 en el 2015, 5 en 2016, 59 en 2017 y en 2018,aproximadamente 30 medios. Sólo en el 2018, 25 periódicos dejaron de circular y los casos más críticos son los estados Barinas, Sucre, Portuguesa, Apure, Vargas y Trujillo donde ya no existen medios impresos.

En 2018, el Instituto de Prensa y Sociedad de Venezuela IPYS, denunció ante la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos CIDH, que durante agosto de 2013 y febrero de 2018 dejaron de circular 35 diarios en todo el país.

El problema principal de estos cierres se debía a las dificultades para comprar y obtener al papel periódico para su producción. «De esta forma, 18 medios han dejado de circular de manera definitiva y los otros 17 han suspendido sus operaciones por lapsos», como es el caso del Diario de los Andes y El Carabobeño, que cerraron su publicación impresa debido a la grave crisis económica y los costos que generaba su producción.

El Sol de Margarita, pasó a ser semanario desde julio de 2018 al igual que La Nación, tras la crisis económica y los costos del papel. Hoy le tocó a El Nacional, periódico de una trayectoria de 75 años de circulación en Venezuela.

Hoy despedimos a El Nacional en su versión impresa

El Nacional (1943 -2018), uno de los periódicos impresos de mayor trayectoria y prestigio en Venezuela, será impreso hasta el viernes 14 de diciembre debido a los elevados costos que representa su impresión. Pero más allá de eso, se trata del hostigamiento del que es víctima desde la entrada de los gobiernos revolucionarios con mayor énfasis desde la llegada al poder del presidente Nicolás Maduro en 2013.

El Nacional funciona como uno de los diarios de linea independiente que se mantiene en pie y se mantendrá en pie a través de su portal web. Miguel Henrique Otero, presidente editor del medio, vive en el exilio en España, y asegura que El Nacional ha vivido unos 15 años de «acoso» por parte de los «gobiernos revolucionarios» y el actual gobierno de Nicolás Maduro.

Han logrado silenciar la radio y la televisión, y han hecho desaparecer a los medios impresos independientes, convirtiéndolos en plataformas web. Nosotros éramos el último periódico nacional que mantenía la edición impresa.

Otero ha reiterado en numerosas ocasiones, las denuncias sobre «agresiones físicas» hacia los periodistas y el medio por parte de bandas de colectivos, así como el asedio por medio de restricciones tributarias y publicitarias que son las que mantienen en pie el periódico.

El Nacional ha realizado innumerables denuncias por ser objeto de difamación y desprestigio por parte del Ejecutivo Nacional y medios oficialistas que trabajan para el gobierno nacional. El cierre impreso se debe también a la negación por parte del gobierno de otorgar divisas y precios preferenciales para comprar el papel, como método de aniquilación de los medios impresos en el país. Y aunque este es un panorama desolador para cualquier medio de comunicación, Miguel Henrique Otero no se rinde.

Nosotros duramos más que los demás porque hubo solidaridad de otros periódicos latinoamericanos para que siguiéramos imprimiendo, pero al final no pudimos resistir. No obstante, esto es un paréntesis, ya que se retomará en el momento en que caiga el régimen, que no creo que dure mucho tiempo.

https://twitter.com/miguelhotero/status/1073142537739751424

Cierre de emisoras

El IPYS asegura que en Venezuela existe una inseguridad jurídica con el sector radioeléctrico puesto que «(…) el gobierno le impide a las emisoras de radio y canales de televisión renovar las licencias a menos de que cambien sus líneas editoriales». Producto de estos lineamientos ejecutados por parte del gobierno nacional, Espacio Público registra unas 65 emisoras cerradas desde el año 2013 hasta 2017.

Muchos de los trabajadores de esas emisoras de radio, entre los que se encuentran periodistas, productores, directores, locutores, técnicos y un numeroso equipo de trabajadores de planta, se han visto en la necesidad de dejar sus lugares de trabajo e irse del país luego que se cerraran sus principales fuentes de empleo. Cabezas de familias que se han quedado sin sustento familiar se han visto en la necesidad de obtener ingresos por vías alternas para sobrevivir a la crisis política, social y económica que vive Venezuela.

Algunas de las emisoras cerradas hasta 2018 son: 

  • Amazonas. 1130Khz AM, Erasmo Núñez
  • Amazonas. Orbita 107.5 FM Titular: Abel Cermeño.
  • Barcelona. 970AM José Bringa.
  • Bolivar. Canal 7 de TV en Upata. José David Natera. (Televisión)
  • Ciudad Bolívar. 96.9 MHz Ramón Rafael Castro Mata.
  • Valencia. Nelson Belfort Yibrín 100.1 FM Carabobo (Emisora del Circuito CNB)
  • Puerto Cabello, 98.3 FM. Pedro Ezequiel Listuit
  • Caracas, 102.3FM (Emisora del Circuito CNB).
  • Punto Fijo. CNB 100.1 Nelson Belfort Yibrín. (Emisora del Circuito CNB).
  • Punto Fijo. 96.1 FM Ramón Jesús Méndez.
  • Guárico. 99.1 Bernardo José Donaire.
  • Mérida. Rubén Chirinos 106.3.
  • Miranda. Guillermo Mejías. 1530 AM y otra en FM.
  • Miranda. 97.1 FM Monseñor Bernardo Heredia (extinción por fallecimiento).
  • Charallave. 92.1 FM. Gabriel Robinson.
  • Caucagua. Radio Barlovento 1230.
  • El Hatillo 96.9 FM Carlos Ghersy.
  • Nueva Esparta. 96.1 FM Arturo Gil Escala.
  • Porlamar. 92.9 FM Ramón Borra Gómez.

Caso CNB

El 9 de agosto de 2009, CONATEL se dirigió a la sede de CNB Caracas para notificar el procedimiento administrativo en el que se señala la salida del aire de la emisoras CNB 102.3 en Caracas, Zuliana 102.1, CNB 94.5 Tachirense, CNB 100 en Valencia y CNB Falconiana 96 en Punto fijo. La medida es ejecutada luego de que Diosdado Cabello, director de CONATEL, anunciara las primeras 34 decisiones sobre los procedimientos administrativos abiertos a emisoras radiales por presuntos incumplimientos a la Ley Orgánica de Telecomunicaciones.

De conformidad con el artículo 73 de la Ley Orgánica de Procedimientos Administrativos, el acto administrativo contenido en la Resolución N° 177, señala el documento presentado por Conatel.

Los últimos minutos de transmisión estuvieron a cargo de los periodistas María Isabel Párraga, William Echeverría y Beatriz Adrián. El periodista y presidente del Colegio Nacional de Periodistas, para ese entonces William Echeverria, sólo pudo decir: «Aquí pueden cerrar una emisora de radio pero no pueden cerrar el pensar distinto».

Otro caso emblemático fue la renuncia de Luis Chataing debido al constante hostigamiento al que estaba sometido en su programa en Onda La Superestación. Se rumoró que su salida del aire se debió a ciertas presiones de autocensura.  Al parecer, le habían solicitado abandonar el espacio, ya que desde hace algún tiempo «el rating de su programa matutino había bajado».

En cuanto a otros cierres, tenemos también el reciente caso del periodista Alonso Moleiro quien expresó su opinión luego de la salida del programa que conducía en Unión Radio, Gente de Palabra, sólo «(…) por el simple hecho de decir la verdad sobre las elecciones en el país».

Emisoras cerradas en Venezuela /imagen cortesía de Espacio Público

Censura de medios digitales

Luego del estrangulamiento de los medios impresos en relación al otorgamiento de divisas preferenciales para comprar papel y otras materias primas, muchos diarios sacaron sus ediciones digitales para informar del acontecer nacional e internacional a la opinión pública. Pero allí comenzaron las acusaciones por parte del gobierno para ejecutar el cierre o el bloqueo de ciertos portales de noticias bajo la premisa de que estaban «(…) divulgando hechos que «instigaban al odio». 

Aquellos medios que no siguen la línea política editorial demandada por CONATEL, en el que se exige según las leyes de las telecomuncaciones en Venezuela, cierto «orden y ética profesional» por parte de los medios en cuanto a la divulgación de hechos, son blancos de la persecusión, el hostigamiento, la censura y el bloqueo de sus portales web.

Según Espacio público hay 2500 páginas bloqueadas. «Este año comenzamos a ver nuevas prácticas de censura, también se están bloqueado las entradas para la navegación privada o anónimo». Entre 2017 y 2018 se han registrado, bloqueos en páginas de organizaciones no gubernamentales como PROVEA  y TRANSPARENCIA VENEZUELA, además de otras pequeñas organizaciones regionales, que están documentando casos vinculados al tema de la libertad.

David Morán director de La Patilla, tiene una medida judicial que le prohibe su salida del país.  Debe presentarse semanalmente ante los organismos policiales por publicaciones que de alguna manera tocaron en su momento a personeros del gobierno. Morán asegura que «Venezuela es un país donde nada ocurre en vivo, lo que conlleva a que el venezolano no tenga noción de lo que está ocurriendo», debido a que los hechos siempre deben pasar por un tamiz o ser simplemente censurados en base a las líneas y leyes que estableció el Ejecutivo por medio de CONATEL.

Recordemos el caso de TAL CUAL y TAL CUAL digital, medios que dirigió Teodoro Petkoff, y que constantemente han sido censurados debido a sus líneas editoriales. «(…) Los medios nativos digitales hiperconectamos a la gente con una realidad. Hoy la censura en Venezuela ha calado, ya no es la pretensión como nos pasó a Tal cual, El Nacional y La Patilla donde a los socios y directivos nos hacen una demanda de difamación por reproducir fielmente una noticia de otro medio», asegura Morán en sus recientes declaraciones a la prensa.

Algunos de los medios digitales censurados son: 

  • La Patilla
  • El Pitazo
  • El Nacional web
  • Noticia al día
  • Caraota digital
  • Infobae

Lo cierto es que los gobiernos llamados revolucionarios han impuesto una censura y han ejecutado el hostigamiento a más de 200 emisoras de radio en Venezuela, que se encuentran en peligro latente de perder las concesiones para el uso del espectro radioeléctrico. Los medios impresos sobreviven a la crisis económica y los altos costos de sus materias primas, debido a su compromiso con Venezuela y su trabajo constante en el que no se le ha dado paso al pesimismo.

Las televisoras y los portales web de noticias siguen adelante a pesar de la censura del gobierno. Durante las protestas del 1 de abril de 2017 a julio del mismo año, fueron cerradas por CONATEL, unas 23 emisoras y varias televisoras. La medida se realizó tras la aparente «(…) emisión de mensajes motivadores de violencia u transmitían ilegalmente». Este caso superó el cierre de emisoras en el año 2009, cuando Diosdado Cabello dirigió el organismo público que rige las telecomunicaciones en Venezuela, (CONATEL).

El pueblo venezolano no olvida, y jamás podrá olvidará el cierre de RCTV, cuyo anuncio lo hizo el ex presidente Hugo Chávez el 28 de diciembre de 2016, en transmisión de fin de año a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana FANB. Hoy vemos como EL NACIONAL, uno de los periódicos del país de mayor trayectoria y tradición en Venezuela, cierra sus rotativas y ediciones impresas.

COMUNICADO DEL CNP ANTE EL CESE DE CIRCULACIÓN IMPRESA EL NACIONAL 

CNP Caracas frente a cese de la circulación de versión impresa del diario El Nacional

El   derecho a la libertad de expresión está fuera de toda discusión en la sociedad actual, ya que es factor fundamental indispensable para la existencia de una sociedad democrática, aunque en el caso venezolano no solo es importante la presencia de este derecho sino su efectividad, es decir la garantía de su cumplimiento.

El gobierno venezolano adoptó como política de Estado la agresión, hostigamiento y persecución a la prensa libre; tratando de evitar que la ciudadanía reciba la información necesaria para poder formarse un criterio sobre la realidad y distinguir la verdad de la mentira.

Son distintos los mecanismos directos e indirectos de coacción contra el sagrado deber de informar que tienen los medios y periodistas; desconociendo la vigencia de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, así como de la Ley de Ejercicio del Periodismo, que  prevén el derecho a estar y ser informados veraz y oportunamente.

El uso de los tribunales, acciones por la  vía tributaria y la restricción en asignación de pautas publicitarias, dan cuenta de ello.

El Nacional luego de 75 años de circulación, abandona su versión impresa para solo permanecer en los entornos virtuales. Esta decisión que representa un golpe mortal contra la libertad de expresión, no responde a una estrategia de migración de contenido entre plataformas; es una salida frente a la imposibilidad de acceder al papel periódico, materia prima necesaria para la elaboración del producto final.

Es contrario a los  derechos humanos impedir la libre expresión e información. El Gobierno venezolano no solo hace uso del manejo discrecional en el otorgamiento de papel, sino que retirando los precios preferenciales a los periódicos, los coloca en minusvalía ya que es imposible pagar esta materia prima por el cambio entre la divisa venezolana y el dólar.

Con las distintas trabas que se impone a medios y periodistas no se oculta la verdad; sobre todo porque es imposible que el venezolano no sienta ni padezca la crítica situación económica, de desabastecimiento, ineficiencia en los servicios de salud e inexistente seguridad ciudadana.

El gremio periodístico seguirá luchando por el respeto a la Democracia, y con ella sus principios y valores. La ley de Ejercicio del Periodista en su artículo 5, inciso 5  señala como uno de sus fines “Salvaguardar la libertad de expresión y el derecho a la información”; razón por la cual ejecutaremos todas las acciones necesarias para defender estos derechos.

Según interpretación del artículo 13 de la Convención Americana efectuada por la Corte Interamericana; La libertad de expresión comprende el derecho de difundir informaciones e ideas, entendiendo que la expresión y difusión del pensamiento y de la información son indivisibles, de tal manera que una restricción de las posibilidades de divulgación representa un  límite a expresarse libremente.

Es clara la intención del gobierno de silenciar a la prensa, para lograr  imponer su propia agenda informativa a través de los medios de comunicación propiedad del Estado venezolano o aquellos que aun siendo de capital privado le son afectos.

Expresamos nuestra solidaridad y apoyo a los colegas y demás trabajadores de El Nacional en esta aciaga hora para la Democracia venezolana.  El gremio periodístico venezolano  asume la lucha por la defensa de la libertad de expresión, porque esta es parte de los valores de la Democracia y exige al gobierno nacional garantice se cumpla con el respeto a la libertad de expresión, y establezca las condiciones necesarias para la libre circulación de la prensa escrita.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar