Actualidad Nacional

Impericia parlamentaria

La impericia parlamentaria de los nuevos diputados del MVR y hasta del vicepresidente masista de la Asamblea Nacional, Leopoldo Puchi, se puso de manifiesto cuando cayeron en las redes de sus colegas de la cuarta República, quienes los llevaron a aprobar una investigación del Fiscal y de Luis Vallenilla por el caso Cavendes. También al momento de aprobar la Ley de Postulaciones no se percataron de la mala redacción de un artículo que echó por tierra la participación ciudadana.

El asunto se inició cuando los puntofijistas Henry Ramos Allup y Rafael Marín solicitaron una investigación de Javier Elechiguerra el Fiscal III, Nicolás Bianco, por haber violado el fuero parlamentario al ciarlos en calidad de testigos –y luego embarcarlos- a la Disip en el caso del allanamiento a la sede de AD. El parlamento aprobó la moción e inmediatamente Liliana Hernández, de Alianza Bravo Pueblo solicitó que también se investigara al representante del Ministerio Público por la exoneración de responsabilidades de Vallenilla en el caso Cavendes.

Inmediatamente el oficialismo se enardeció y negó la solicitud, momento que aprovecharon los chicos de la oposición para solicitar una verificación nominal de la votación. Los diputados del gobierno en la Asamblea Nacional no quisieron “rayarse” públicamente votando a favor del ex Constituyente y financista del MVR y único libre de culpas en la estafa bancaria y recogieron sus palabras votando positivamente la averiguación.

Del mismo modo, al momento de discutir la Ley de Postulaciones y a pesar del acuerdo previo entre el MVR y el MAS de dar carácter vinculante a las opiniones de la sociedad civil en las Mesas de diálogo, terminaron aprobando un artículo en el que se negaba tal posibilidad, con lo que las referidas mesas se convirtieron en un cascarón vacío y prácticamente de adorno.

Ni siquiera Carlos Tablante, ducho en las luchas parlamentarias y proponente de un inciso en el que blindaba la participación ciudadana se dio cuenta del entuerto legalista cuya autoría correspondió a un compañero de su bancada que obvió las modificaciones acordadas.

Pero ya era demasiado tarde para enmendar el capote, puesto que la Constitución establece sólo dos discusiones parlamentarias. La salida podría estar en el artículo 135del reglamento que establece que las discrepancias se pueden solucionar las fallas surgidas en la Segunda Discusión.

Más información en: (%=Link(«http://www.eluniversal.com»,»El Universal»)%); (%=Link(«http://el-nacional.terra.com.ve»,»El Nacional»)%); (%=Link(«http://www.2001.com»,»2001″)%); El Globo (Edición impresa)

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba