ActualidadActualidad NacionalEspecial País

Jairo Ortiz: el confuso asesinato que inició una estela de muerte hace un año

Por Jesús Barreto – @alavistadetodos

Este viernes, 6 de abril se cumple un año del asesinato de Jairo Johan Ortiz Bustamante, de 19 años de edad.

El crimen marcó el inicio de una serie de muertes durante las protestas que se desarrollaron entre abril y julio de 2017 en contra de las sentencias N° 155 y N° 156 del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), con las que se abolieron de facto las atribuciones de la Asamblea Nacional (AN) de mayoría opositora, mediante la eliminación de la inmunidad parlamentaria y la transferencia de facultades para legislar al presidente Nicolás Maduro.

Ortiz Bustamante falleció alrededor de las 10:00 pm, por una herida de bala a la altura del tórax, en medio de una serie manifestaciones nocturnas que cerraron el paso por la carretera Panamericana y cercaron la urbanización Montaña Alta, municipio Carrizal, del estado de Miranda. Manifestaciones que fueorn fuertemente reprimida por miembros de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y Policía Nacional Bolivariana (PNB).

El joven era estudiante de Ingeniería de Sistemas en la Universidad Bicentenaria de Aragua, hijo de padres divorciados; Carolina Bustamante y Jairo Ortiz. Residía solo en un apartamento en la localidad mirandina, según relato de vecinos y allegados días posteriores al hecho, pues su madre había emigrado a Aruba meses antes, obligada por la profunda crisis económica, que era otro de los motivos de las manifestaciones. Su padre vive en el estado Barinas.

Inmediatamente se conoció el suceso fue repudiado por dirigentes opositores y Tarek William Saab, que ocupaba el puesto de defensor del pueblo para ese entonces y utilizó su cuenta en Twitter @TarekWiliamSaab, para referirse al homicidio, que calificó de “vil asesinato”.

El actual fiscal general, designado por la Asamblea Nacional Constituyente, informó como primer avance preliminar de la investigación que se había comunicado con Néstor Reverol, ministro de Relaciones Interiores, Justica y Paz «a objeto de investigar y sancionar tan lamentables hechos».

Una muerte, dos historias

Pero el caso no tardó en politizarse, las dos versiones de la muerte son tan disimiles y contradictorias como las causas que enfrentaron esa noche al contingente de integrantes de las fuerzas seguridad del Estado y los manifestantes, en su mayoría jóvenes.

Al día siguiente del homicidio el propio Reverol emitió un comunicado en el que informó que Ortiz Bustamante había sido asesinado por Rohenluis Leonel Mata Rojas, de 27 años de edad, funcionario del servicio de tránsito de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), que “actuó por su cuenta” y no era parte de las fuerzas de seguridad que con gases lacrimógenos intentaban controlar las protestas que se suscitaron que en la carretera Panamericana, reza el texto. Con este escrito Reverol descartó que Ortiz Bustamante haya sido asesinado mientras participaba en las protestas.

Aunque en el documento el ministro señaló a Mata Rojas como actor principal del asesinato de Ortiz Bustamante, nunca se revelaron las supuestas motivaciones que llevaron al funcionario de la PNB a cometer el delito. Mata Rojas fue imputado en audiencia de presentación por los fiscales 39ª nacional y 24º de Miranda, Adriana Valdez y Manuel Bernal, respectivamente, como se asentó en el texto oficial. Casi un año después no se ha podido revisar el expediente.

«Nunca le gustó la política»

Al parte oficial se plegó Jairo Ortiz, padre del joven, quien cuatro días después del asesinato pidió que el caso no fuera usado con fines políticos y que su hijo salió a encontrarse con un amigo cuando fue víctima del disparo, estas afirmaciones las hizo en una entrevista que concedió a un programa de opinión transmitido por el canal del Estado Venezolana de Televisión.

“Si quisieran realmente utilizar el nombre de mi hijo para algo, utilícenlo para la paz, no lo usen para seguir generando más violencia ni más situaciones que mi hijo no aprobaría. Yo pudiese, como cualquier ciudadano venezolano, tener alguna inclinación política, pero de allí a utilizar el asunto de mi hijo para las protestas no me parece. A mi hijo nunca le gustó la política, nunca estuvo en ningún bando, mi hijo era totalmente pacífico”, expresó.

Dos de los pocos datos en común de las historias son la ubicación de los hechos y que ocurrieron durante manifestaciones reprimidas intensamente por cuerpos de seguridad del Estado.

«Mi hijo pedía una Venezuela libre»

La versión del gobierno y del padre contrasta con la de Carolina Bustamante, madre del joven, quien luego de recuperar el acceso a la cuenta en Instagram de su hijo @jairo_ortizj, afirmó mediante un vídeo, publicado tres meses después del deceso, el 7 de julio de 2017, que Ortiz Bustamante “tenía sus ideales bien firmes hacia su Venezuela libre, así que no quiero que quede duda de eso: mi hijo pedía una Venezuela libre”, lo que refuerza la hipotesis de que el estudiante sí participaba de la protesta.


Ortiz Bustamante era un asiduo lector, con una fuerte afición por la poesía, como se constata al dar una revisión leve de los mensajes que publicaba frecuentemente, por medio de su cuenta en Twitter @jairo_ortizj, su muerte inspiró los versos más tristes y sería el comienzo de una serie de décimas, estrofas y estribillos sin ritmo, armonía, ni métrica de una generación que luchó porque el destino de Venezuela rimara con un mejor futuro.
https://twitter.com/jairo_ortizj/status/849658294499201024

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba