Actualidad NacionalEl Editorial

La absurda demanda ante la CPI

¡Ya no hallan que hacer para contrarrestar la exitosa gira de Juan Guaidó!

Primero intentaron opacarla en España con el Delcygate, que lo único que logró fue poner en ridículo al gobierno de Pedro Sánchez y llevar, muy probablemente, a la salida del ministro Ábalos del gobierno.

Luego vino el show de los colectivos en Maiquetía y la grotesca e inconstitucional ruptura, por un funcionario del Saime, de la cédula de identidad de Guaidó.

Pero, como si esta cómica no fuese suficiente, vino entonces la detención del tío de Guaidó por traer, según ellos, el temible explosivo C4, lo que acarreó un incidente diplomático con el gobierno de Portugal, ya que éste se sintió aludido en sus mecanismos de seguridad.

Aparte de que nadie, en su sano juicio, se va a comer el cuento de que alguien es tan tonto como para montarse en un avión comercial cargando consigo tan peligroso y volátil explosivo cómo si fuera gelatina comestible.

Y la tragicomedia no se detiene allí. Arreaza va a La Haya para denunciar a los EEUU como autor de delitos de lesa humanidad, de paso olvidando dos significativos detalles. Primero: que la Corte Penal Internacional no puede juzgar estados, sino personas y, en segundo lugar, que los EEUU no firmó el tratado de Roma y por lo tanto no está sometido a la jurisdicción de la Corte.

¿Qué se puede decir sino que es otra payasada más? Y lo que es peor, es que sienta precedente que, por un lado, el gobierno no podría oponerse a un eventual juicio contra Maduro porque ratificó con su presencia que Venezuela reconoce la jurisdicción de la Corte.

Pero adicionalmente, ¿Qué podrá decir cuando la Corte Internacional de Justicia eventualmente acepte decidir sobre el fondo la controversia del Territorio Esequibo? No se puede alegar por un lado que aunque no se sea miembro de la CPI procedería una demanda y sostener que en la CIJ no se nos puede juzgar porque no aceptamos su jurisdicción.

La diplomacia es un arte que requiere conocimiento y no es una vitrina para hacer política de galería.

Por EFP

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Los intentos de la dictadura están dirigidos a presentar situaciones sin respaldo de ninguna naturaleza. En estos días he leído la supuesta existencia de una realidad que no tiene sentido ni fundamento a la que han denominado «posverdad». Es una tentativa sin resultados, como si jugasen ajedrez a solas, con el espejo.
    La historia nos ha enseñado que los gobiernos aplomados y con aceptación de la sociedad obtienen el resultado de un equilibrio entre los grupos que lidian por el poder. Allí está Churchill como ejemplo de honestidad y valentía.
    En Venezuela hemos vivido conflictos políticos, antes y después de la democracia del siglo XX. A pesar de ello logramos anudar el hilo en un carrete único para el gobernante elegido por el voto. Fue la aparición de un militar sin mérito lo que removió el disgusto popular (en toda comunidad hay conflictos), y lo hizo con el hechizo de Fidel Castro y la supuesta gloria para instaurar un comunismo amañado.
    Hemos escuchado los disparates del usurpador, dirigido por el otro desquiciado. Nos hablan de extraterrestres o de una milicia libertadora.
    Es posible que una parte de la población caiga en el engaño que parece haber surgido de una obra de Beckett, que muestra la angustia de la condición humana, el miedo a la muerte, la presión de las normas sociales sobre el individuo, la degradación social.
    Todavía esperamos a Godot.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar