ActualidadActualidad Nacional

La crisis social se acelera, la solución política da un pasito, por Xabier Coscojuela

Los saqueos o intentos de saqueo van en aumento. Se expanden por todo el país. Desde Maracaibo, pasando por Petare hasta llegar a Cariaco. De norte a sur y de este a oeste son incontables las “situaciones irregulares” –eufemismo utilizado por el Gobierno- parar anotar las expresiones de desesperación que se van dando en todo el país.

El remedio que desde el Gobierno se está imponiendo puede resultar peor que la enfermedad. El último conejo que sale de su chistera tiene por nombre Comité Local de Abastecimiento y Producción, los ya célebres CLAP, que nos hacen pensar que desde Miraflores se está leyendo muy mal lo que ocurre en Venezuela o quieren provocar un estallido social que justifique cualquier tipo de medidas políticas que les permita no contarse.

El Gobierno sabe o debe saber cuánto se produce en el país y lo que se importa. En el primer caso cualquier carga de alimentos o medicinas debe disponer de una guía de viaje que la otorga el propio Gobierno y que dice de dónde sale la carga y a dónde debe llegar. Quien permite y da los dólares para las importaciones es el Estado. Por lo que todo está bajo su control. Ahí está el detalle, como diría el filósofo mexicano.

Sin embargo, el remedio que piensan aplicar dice que el diagnóstico es que lo que falla es la distribución. Esta apreciación es coherente con lo dicho por la canciller Delcy Rodríguez en la OEA cuando afirmó que el país producía e importaba comida para tres países. Esta sería la tesis errada. La otra es conocer que esta es la realidad y jugar a la explosión social.

Explosión que se ha venido dando por cuentagotas, pero cuyas gotas están cayendo cada vez a más velocidad. Creemos que algunas de las “situaciones irregulares” de los últimos días han tenido como protagonistas a los llamados bachaqueros, pues los CLAP les quitan el trabajo y ahora con hambre y sin empleo no me resteo con la “revolución”.

Mientras eso ocurre en el ámbito social, en lo político se dio un pequeño paso de avance en la solución política cuando el Consejo Nacional Electoral llamó a validar más de 1,3 millones de firmas, luego de haber invalidado más de 600 mil entre ellas las de connotados líderes de la oposición, lo que solo se puede interpretar como otra burla más del ente que preside Tibisay Lucena hacia quienes se oponen al gobierno de Nicolás Maduro.

La semana había comenzado mal para la Mesa de la Unidad Democrática, pues habían puesto en evidencia que unidad, lo que se dice unidad no hay. Henrique Capriles fijó posición por su cuenta sobre lo que había que hacer, llamó a marchar y señaló que no le importaba si lo expulsaban de la MUD y de su propio partido. Esta posición caracteriza muy bien a los líderes actuales, para quienes la institución partidista es fundamental siempre y cuando coincida con lo que el líder quiere.

Al final pareció que hubo puntos de entendimiento, las concentraciones y marchas se dieron pero sin una concurrencia importante. La gente está dispuesta a firmar y a votar, pero manifestarse en la calle no. Es un punto que los dirigentes partidistas deben revisar. Como respuesta a esta escasa convocatoria y a la no asistencia, por parte de la MUD, a la  reunión en la República Dominicana, el CNE por orden de Miraflores, retrasó el anuncio sobre cuántas firmas eran las válidas y dónde había que confirmarlas.

El Gobierno se está moviendo con bastante facilidad en estas negociaciones, pues no siente suficiente presión en la calle, por lo que la represión le está resultando bastante barata. Por otra parte, está movilizando a sus cuadros, realizando congresos, que le permiten mantener en forma a su maquinaria en caso de necesidad. Maduro está en campaña.

La MUD debe buscar la fórmula que permita enganchar el descontento popular con el revocatorio. Que las protestas que se están dando sean cada vez mayores y quienes las protagonicen pidan la salida de Maduro puede ser el vapor que impulse al Gobierno a aceptar que no le queda más remedio que contarse. Por ahora, esa posibilidad no luce tan cercana.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba