ActualidadActualidad NacionalTecnología

Las Telecom después del 6D: ¿Colapso de una crisis anunciada? por William Peña

En Venezuela, el sector de las telecomunicaciones dejó de crecer hace mucho tiempo y, hoy día, aunque los números oficiales digan lo contrario, apenas subsiste, sobrevive, sin mayor valor agregado que ofrecer. Las empresas, desde las más pequeñas que se nutren de los requerimientos de servicios de las más grandes, hasta los operadores que sirven a millones de ciudadanos, tienen tiempo esperando por una rectificación del Gobierno Nacional que les permita dar vuelta y retomar el camino del desarrollo que hace ya seis años dejaron atrás, justo cuando comenzó la segunda crisis económica del chavismo, impactada por la recesión mundial del 2009.

Pero en el seno del Gobierno siguen ignorando su importancia, incluyendo la que representa la propia estatal Cantv y, aunque el sector se convirtió en uno de los más prósperos del país, con crecimientos consecutivos a pesar de las circunstancias y el entorno, la realidad terminó arrastrándolo y los más de 100 mil puestos de trabajo que alcanzó en su época de oro, entre directos e indirectos, hoy día son sólo una referencia histórica. Las mesas de telecomunicaciones, en las que se pidió a las empresas presupuestos, planificación, propuestas de inversión, requerimientos, que se anunciaron con gran euforia, ya no existen y en la única que hubo, hace ya dos años, les dijeron a las empresas que no había dinero para el sector.

En el ínterin de esa dura realidad, decenas de empresas cerraron sus puertas y los grandes proveedores, que en otros tiempos tenían a Venezuela como el cluster regional, se fueron a Colombia, dejando en el país el mínimo de operaciones y sólo a la espera de que las deudas, cuantiosas, empiecen a ser canceladas. Los únicos que siguen con amplia presencia son las chinas Huawei y ZTE, pero más por el convenio Chino que les beneficia y porque Venezuela es prácticamente el único país de la región donde sus productos no necesitan competir para hacerse de los contratos. Se los otorgan incluso sin licitaciones en algunos casos. Los demás competidores, en desventaja, perdieron el interés hace tiempo.

Y no es para menos. Según fuentes consultadas del sector, las empresas de telecomunicaciones acumulan deudas por más de mil millones de dólares con los proveedores extranjeros, sólo en lo que se refiere a bienes de capital y equipamiento, pues para el área de los intangibles y dispositivos (teléfonos, routers, decodificadores, etc), las deudas superan los 500 millones de dólares adicionales. No hay un operador en el sector que no esté endeudado con un proveedor en el extranjero.

Pero el problema es mucho más grave, pues como consecuencia de la acumulación de las deudas y el retraso en los pagos, algunos llevan años, los créditos desde proveedores extranjeros están cerrados y los inventarios para reponer averías o problemas, entre otros, sencillamente están agotados.  Es por ello que los problemas que últimamente enfrentaron las empresas no se resolvieron en corto tiempo y, dependiendo el grado de complejidad, éstos, que ahora pueden ser de unas cuantas horas en promedio, pueden llegar a convertirse en temporales, es decir que, una avería puede durar días o meses, como está pasando hoy con las que tienen relación con la telefonía fija en la estatal Cantv.

En el sector, aunque el temor es la clave del silencio y los voceros no se atrevan a informar, viven sus horas más complejas, sin acceso a divisas para adquirir equipos y solventar problemas, endeudados y con aumentos de tarifas controlados por el Gobierno desde hace tiempo, justo en medio de un entorno económico en el que la inflación pisa el 200% sólo este año y una devaluación superior al 300% en comparación con la moneda oficial más elevada según las tasas de cambio oficiales.

Pero en el ente regulador buscan tapar la crisis con bolívares devaluados, que no representan una realidad que es aplastante.  Así, según los últimos números de Conatel, en el primer semestre del año, las empresas del sector invirtieron 57% más que en el mismo periodo del año pasado, con un desembolso, en bolívares, de poco más de ocho mil 800 millones, pero el informe no dice que, con esos fondos, sólo cubrieron algunos de los requerimientos en bolívares para servicios y mantenimiento de sus plataformas,  pues las compras de productos y equipos en ese tiempo, las pocas que pudieron hacer a las empresas chinas que se benefician del dólar preferencial, tuvieron que pagarlas en bolívares, calculadas al precio del dólar paralelo.  Es decir que con lo que pudieron comprar una radiobase, pagada en bolívares a dólar paralelo, en un entorno de acceso a dólares oficiales, hubiesen podido comprar por lo menos 10.

Y esa es una, entre muchas, de las razonas por las que los despliegues de plataformas están paralizados en el país y el crecimiento en la expansión de los servicios en el mínimo, pues las empresas no cuentan con suficientes recursos, en bolívares, para pagar los precios establecidos por los proveedores chinos con acceso a divisas oficiales pero que venden a dólar del mercado negro. Además, los operadores tampoco pueden avanzar en línea con una demanda que está creciendo, pero que debe entenderse que ésta está conectada directamente con tarifas bajas, subsidiadas, congeladas y por debajo de inflación, que le permite a los usuarios disfrutar de un servicio integral de telefonía (mensajería, voz y megas de navegación), por apenas el 10% o menos de lo que tendría que pagar en cualquier otra economía del mundo por un servicio igual o de menor capacidad.

En Venezuela, las telecomunicaciones están a las puertas de un colapso, pero no del tipo de apagón absoluto de los servicios, sino de una desmejora mucho más acelerada que la vista hoy día en las redes, que bajará aún más la velocidad de navegación en Internet que se disfruta en la actualidad, llevándola a niveles del año 90, así como de una crisis técnica en los servicios de voz y mensajería, que implicará llamadas con tiempos de conexión de poco tiempo, caídas recurrentes y textos en la cola de los servidores por mucho tiempo.  En el sector corporativo, la crisis, que ya impacta la productividad, será mucho más fuerte.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba