ActualidadActualidad Nacional

Libertad de expresión en Venezuela sigue amenazada

Las ventanas para realizar denuncias parecieran estar cercenadas en el país. La red social Twitter se ha convertido desde hace algún tiempo en la herramienta predilecta de ciudadanos y periodistas para elevar su voz ante el mundo, y explicar la situación que se vive como consecuencia de las políticas intervencionistas de los gobernantes venezolanos. Sin embargo, actualmente la represión también comenzó a acercarse al mundo digital.

La escasez que afecta al país desde noviembre es la principal preocupación para los ciudadanos que tienen que hacer colas de hasta cuatro horas en los supermercados para conseguir bienes básicos. «Los periódicos están silenciados totalmente, la prensa está silenciada, en el único sitio que se puede denunciar esto es vía Twitter«,  dijo a Libre Mercado Pierina Camposeo, abogada de uno de los periodistas detenidos el sábado mientras cubría una protesta.

«Falta de todo: jabón para bañarse, champú, desodorante, jabón para lavar, pañales, leche para niños. La escasez es terrible», añadió Camposeo. El hecho de que todo esto se haga público tiene muy descontento a Nicolás Maduro. Por ello, la Justicia procesará a once personas, dos de ellas reporteros gráficos, que  fotografiaban protestas contra la escasez y colas en los supermercados para comprar alimentos.

La abogada relató cómo detuvieron a su defendido y otro reportero, a quienes prefirió mantener en el anonimato para evitar represalias: «Ellos fueron a cubrir una protesta que había ahí, debidamente acreditados con su carné de reporteros gráficos de los medios que cubren y a la Guardia Nacional Bolivariana no le interesó. Les detuvo arbitrariamente a ellos y a otros dos chicos».

Los tuvieron detenidos desde el sábado hasta el lunes a las 7:00 de la noche, cuando se realizó la audiencia donde la juez determinó que era necesario abrirles un procedimiento: se les otorgó una medida de presentación cada 30 días. Eso significa que están libres, pero con restricciones.

Además, sus cámaras, las cuales son su principal medio de trabajo, también están retenidas. La represión y la falta de libertad en el país es tal que los tuiteros que toman fotos de la escasez en los supermercados también están siendo sancionados. Es un ataque directo a los reporteros y periodistas para que no cuenten lo que está sucediendo en Venezuela.

«A nuestro defendido le están imputando el delito de obstrucción de vías públicas y desobediencia de las leyes», explicó la letrada. A partir de ahora, tienen 45 días para presentar las pruebas suficientes que demuestren que este periodista estaba cumpliendo con su trabajo.

 

 

 

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar