ActualidadActualidad NacionalDestacado

Maduro cambió de cargos a Ramírez y a Jaua

El presidente de la República, Nicolás Maduro, se refirió este martes en cadena nacional de radio y televisión a los cambios que considera necesario impulsar para que el país supere la crisis, en lo que ha llamado «sacudón» del Estado. Dividió los cambios en lo que llamó «las cinco grandes revoluciones» de la nueva etapa.

Aseguró que con tales reformas se debe definir una nueva estructura de gobierno y hay que lograr que haya capacidad para dar poder al pueblo.

Sin embargo, lo más llamativo de su alocución fueron los movimientos ministeriales, con la salida de Rafael Ramírez de todo el ámbito económico, quien deja Pdvsa, el Ministerio de Petróleo y Minería y la vicepresidencia económica para pasar a la Cancillería. Elías Jaua pasó a la nueva vicepresidencia del Socialismo Territorial y al Ministerio de las Comunas, Asdrúbal Chávez, hermano del expresidente Hugo Chávez, asumirá la cartera de Petróleo y Minería; mientras que Eulogio del Pino pasa a ser el nuevo presidente de Pdvsa.

Sobre los cinco cambios anunciados, como primer punto Maduro se refirió a lo que llamó «revolución económica», con cambios productivos para llegar a la «Venezuela potencia». Dijo que es necesaria una economía autónoma y diversificada, con capacidad para satisfacer las necesidades del país e implantar un sistema que permita impulsar las exportaciones con el fin de percibir divisas. «Sólo eso puede garantizar estabilidad la estabilidad de la nación. Hay que concentrar todos los esfuerzos para cumplir esos fines y el nacimiento definitivo de la Venezuela potencia», expresó.

Pidió, como segundo punto, a la juventud, los estudiantes y maestros, que asuman con un perfil propio para la «revolución del conocimiento», en la que incluiría, dijo, la ciencia, la cultura y la tecnología. «El objetivo es unir diferentes aspectos del desarrollo del país. Venezuela necesita una revolucuón profunda en el campo de la educación, una estrategia clara para el desarrollo del conocimiento con una nueva ética. Hay que incorporar la tecnología para producir más y satisfacer las necesidades de los trabajadores, no para reducir el número de trabajadores», aseguró.

Maduro solicitó profundizar «la revolución de las misiones socialistas», una tercera reforma que tendría como fin la integración de las misiones para conseguir una nueva dinámica, dijo.

Como cuarto punto, se refirió a la «revolución política del Estado», de la que dijo se justifica por la necesidad de construir un nuevo Estado, democrático y de justicia social y de derecho. «Es fundamental transformar las estructuras y restos del Estado burgués y hacer un Estado que esté en manos del pueblo», explicó.

Para terminar con la explicación, se refirió a la «revolución del socialismo territorial», que incluye, manifestó, la reorganización de los servicios y la consolidación del modelo comunal con el objetivo de asumir de forma definitiva el modelo ecosocialista.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

2 comentarios

  1. Colocándonos en la perspectiva adecuada se le puede encontrar sentido a esos dos nombramientos en términos de la evolución futura del »proceso». El señor Ramírez ya había acumulado suficiente poder y manejado tal cantidad de información que en un momento dado se podía convertir en un elemento peligroso hasta para el mismo régimen e incluso poder disputarse la presidencia del país en un momento dado. Con ese nombramiento el presidente Maduro lo coloca directamente bajo su mando y lo mantiene bien »cerquita» y vigilado en un cargo »inofensivo», donde a título personal le es imposible inventar, negociar y tranzar con potenciales enemigos, comprometiendo la direccionalidad de la » revolución ». Y en cuanto al nombramiento del señor Jaua, ha sido una decisión coherente y hasta inteligente. Un cargo hecho a la medida del personaje.

    Después de un tiempo de »silencio» o de aparente alejamiento del poder el señor Jaua retornó a los predios de Miraflores con el nombramiento de Canciller y que nadie esperaba. Personaje radical y comprometido con el ideario de la revolución cubana , marxista – lenininista por formación y convicción no era el personaje que se sintiese cómodo en medio de los actos y protocolos del mundo de la diplomacia y las relaciones internacionales. Es un hombre que lleva dentro de si los hábitos del moverse en la clandestinidad, con un odio de clases que lo hace impulsivo y peligroso en un momento dado, y que cree en el triunfo de la fuerza y las armas si las circunstancias así lo requieren. Esta mentalizado para ello.

    En nuestra opinión es el nombramiento perfecto, con el »cargo» a la medida y con la capacidad e inteligencia necesaria para acelerar el paso a la consolidación del modelo socialista. En el fondo, es el nombramiento adecuado para la tarea que se le ha »auto – asignado » y políticamente hablando, es el mas importante. Tempo al tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar