Actualidad Nacional

Mala vialidad se une a las calamidades del caraqueño

El deterioro progresivo de los servicios públicos en la capital caraqueña, no es el  único mal al que se enfrentan los capitalinos; el deplorable estado en el que se encuentran algunas arterias viales es otro de los problemas a los que se tienen que enfrentar.

Los ciudadanos que poseen vehículos, deben sortear y esquivar los innumerables huecos que presenta el asfaltado capitalino. Suelos deteriorados y sin soluciones es notable en calles, avenidas y arterias viales de la Gran Caracas. 

La alcaldesa de Caracas, Érika Farías, en el inicio de su período presentó como estructura de trabajado el “Plan por amor a Caracas”, con el que intenta “descolonizar” la ciudad. En dicho plan no aparece por ningún lado algún programa para el asfaltado vial.

Las fallas infraestructurales que revisten las calles de la municipalidad solo presentan: huecos, ausencia de alcantarillas, desniveles y hundimientos del asfaltado. Algunas de las avenidas que han sido emparchadas ya muestran una cara agrietada, además de desniveles incómodos para los conductores.

Parches resquebrajados / Foto Lisandro Casaña

Lo que los conductores han denominado como “pañitos de agua tibia” es lo que se evidencia en muchos corredores viales. Huecos de hasta un metro de profundidad, que necesitan de saneamiento e inspección son tapados con parches de asfalto, al cabo de un máximo de tres meses se vuelven a fracturar y terminan siendo más grandes que el original. Es decir, es peor la cura que la enfermedad.

Muchos “cráteres” se deben a filtraciones o tubos rotos que generan el sedimento de la vía, situación que se ha denunciado de manera reiterativa y que Hidrocapital ha hecho caso omiso.

Los desniveles viales y las aceras resquebrajadas se han convertido en el pan diario de los capitalinos. En algunos casos vecinos afectados, han utilizados las rejillas de alcantarillas hundidas como obstáculo visual; esto con la finalidad de alertar a los conductores para que esquiven los sumideros y así evitar algún accidente lamentable.

Alcantarillado abandonado / Foto Lisandro Casaña

El lavado del pavimento y las superficies corroídas han sido olvidadas por el Estado venezolano. Tal es el caso del elevado de la a avenida Intercomunal de La Yaguara, municipio Libertador, el cual fue inhabilitado debido a la ruptura de un tubo matriz el cual ocasionó el colapso del mismo desde hace meses.

Más de 5 meses transcurrieron para que las autoridades iniciaran el trabajo de reconstrucción del elevado, tal era la magnitud del cráter y la intensidad del bote del agua que el hueco sirvió hasta de piscina para los niños de la zona.

 

Erika Farías anunció en el mes de febrero que en la avenida Moran, que abarca kilómetro y medio, se encontraban realizando trabajos la escarificación en 2.000 metros cuadrados para verter cerca de 520 toneladas de asfalto y así tapar los huecos que se encuentran en la vía y poder optimizar la circulación por el sector. Es importante mencionar que dicha avenida estaba en total abandono desde hace más de un año.

Asimismo indicó que en la avenida Lecuna se habían aplicado ocho toneladas de asfalto y pintura brocales en 250 metros lineales. Para dichas labores fueron divididos en cuadrillas 120 obreros de la Alcaldía, además de emplear ayuda de maquinaria pesada como camiones retro, maquina vibro compactadora y recoge escombros.

Crisis vehicular

El venezolano que aduras penas puede mantener su transporte privado, bien sea un carro o moto se ve alarmantemente afectado por el estado de la vialidad. Teniendo en cuenta que para adquirir los repuestos necesarios se enfrentan a una crisis económica agobiante.

Muchos repuestos son vendidos en divisas por el mercado informal con precios exorbitantes y que muy poco venezolanos pueden costear. Cauchos, amortiguadores, rines, muñones, tren delantero y rolineras son algunas de las piezas más afectadas por huecos en la vía.

El equipo de Analítica.com consultó con un motorizado, algunos de los costos que debe solventar de manera constante por el deterioro vial. El mismo informó que un caucho puede costar alrededor de 70 dólares y un amortiguador 40 dólares.

Los rines para motos oscilan entre 50 y 60 dólares norteamericanos, el mismo aseguró que las rolineras que pueden durar desde un año o en casos críticos hasta seis meses se encuentran en el mercado con un precio de entre 8mil y 15mil bolívares soberanos.

Por su parte un profesional del volante detalló los siguientes precios: los muñones o rolineras para vehículos se pueden encontrar hasta en un millón de bolívares soberanos. En su caso un amortiguador para un vehículo del año 98 hasta el 2000 puede oscilar entre 200 o 500mil bolívares, el conductor alertó que estos precios son para modelos chinos.

Muchos deben recurrir a repuestos de media vida, y de esta manera solventar de manera temporal el problema mecánico que les aqueja.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba