Actualidad Nacional

Más de 100 mil adolescentes se embarazan al año en Venezuela

En el Hospital Central Universitario Antonio María Pineda se lleva a cabo la consulta de embarazo de alto riesgo en la mañana y en la tarde, con dos especialistas por turno que atienden en promedio de 15 a 20 pacientes, como precisó el gineco-obstetra Jesús Rojas Paredes, jefe de esta unidad.

Una gran parte de las pacientes que atienden son adolescentes, inclusive embarazadas con apenas 11 años de edad, la mayoría con patologías como la hipertensión arterial, amenazas de aborto, o preclamsia, a quienes se les debe practicar cesárea para evitar riesgos vitales.

«El volumen es tan alto que estamos trabajando sobre la idea de crear una consulta de embarazo sólo para menores de 14 años, para la cual ya contamos con el ginecólogo infanto-juvenil que nos puede apoyar», expresó Rojas Paredes.

En febrero de 2009, el presidente de la Sociedad Venezolana de Pediatría y Puericultura, Huníades Urbina, declaró que «de los 600 mil embarazos registrados anualmente en Venezuela, 120 mil partos corresponden a niñas y jóvenes, cifra que pone a nuestro país en el primer lugar de embarazos en adolescentes de América Latina».

Hipertensión arterial

Las mujeres que asisten a esta consulta especializada son referidas por médicos de los ambulatorios, quienes determinan si el embarazo es de alto riesgo o no.

Otras patologías comunes son las enfermedades endocrinas como el hipertiroidismo, amenazas de aborto por diferentes causas, sangrados, infecciones urinarias, y de hecho -agregó Rojas Paredes- se generan con más frecuencias complicaciones en el parto cuando la madre es adolescente.

«La causa de la hipertensión durante el embarazo es multifactorial, pueden influir desde factores nutricionales hasta emocionales, y también se puede complicar con otras patologías como el Síndrome de Hellp, el cual pone en peligro la vida de la madre», explicó el ginecólogo.

Insistió que las mujeres que tengan este tipo de embarazo deben tener una alimentación adecuada y balanceada, sumado a un reposo verdadero que le genere paz y tranquilidad, porque de lo contrario, se debe recurrir a la interrupción del embarazo para preservar la vida de la mujer.

Malformaciones genéticas

En un menor porcentaje, atienden pacientes a quienes se les ha detectado algún tipo de malformación en el feto, de manera que se le garantice hasta el final la vida de ambos, porque la ley venezolana impide la interrupción del embarazo por este tipo de causa, así la madre desee abortar.

«Se les ofrece soporte emocional con los psicólogos, porque toda familia se afecta al conocer que su futuro hijo tiene algún problema», dijo el especialista.

En este sentido, Rojas Paredes mencionó que lo ideal es que toda mujer planifique salir embarazada, de manera que comience a tomar las vitaminas necesarias para prevenir malformaciones, sobre todo en el tubo neural, con la ingesta de ácido fólico meses antes.

Además, con la consulta ginecológica se determina si la mujer tiene algún tipo de enfermedad que pueda tratarse antes del momento de la fecundación, o que deba tener una vigilancia especial, como el caso de quienes están infectadas con el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), porque necesitarán planificar la cesárea y los cuidados extremos para evitar la transmisión vertical (madre-hijo) al momento del parto.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar