Actualidad Nacional

Mendoza anuncia parlamentarismo de calle sin exclusiones y sin show

Enrique Mendoza asegura que él y los otros 64 diputados de oposición comenzaron a trabajar desde el 26 de septiembre, cuando fueron electos «por voluntad de 52% de los votantes que reclaman la recuperación institucional del país», enfatiza.

Aunque las riendas de la Asamblea Nacional siguen en manos del oficialismo, destaca que en vez de un «coro arrodillado de voces», el Poder Legislativo volverá a servir para el debate y la contraloría sobre la gestión pública. Advierte que la oposición defenderá la Constitución en el Capitolio y en cualquier parte del país, mediante un parlamentarismo de calle distinto, sin sectarismos.

«Los meses que vienen van a ser muy duros ­razona el dirigente socialcristiano­ porque el Presidente y sus seguidores saben que tienen el sol sobre la espalda desde el 26 de septiembre. Ese día se profundizó el resquebrajamiento del régimen. Desde 2006 el Gobierno ha tenido una merma electoral, que el 26 de septiembre fue de 800.000 votos para un acumulado de 1,85 millones de sufragios. No hay posibilidad de que la tendencia se revierta para 2012, cuando la pérdida ascenderá a más de 2,3 millones de votos.

Es absolutamente imposible que Chávez vuelva a ganar la Presidencia.

¿Y si Chávez desconoce resultados que le sean adversos? ­A través del voto los pueblos ponen y quitan a sus gobernantes.

¿Cómo evalúa la designación de Fernando Soto Rojas en la presidencia de la Asamblea Nacional? ­El discurso de Soto Rojas es el típico discurso de todos los comunistas, alude a todo lo que pasa en el mundo, pero nada del país donde está el que habla. Después de la sesión, indagué sobre el personaje. Fue comandante guerrillero en la zona de El Guapo, El Bachiller y Cúpira, en el estado Miranda, cuando ocurrió la invasión de cubanos por Machurucuto. Cuando vi al presidente Chávez entregándole la espada de Bolívar me pregunté qué pensarían los integrantes de la Fuerza Armada del honor a una persona que formó parte de las guerrillas y combatió a los militares venezolanos.

Desde el oficialismo se ha reivindicado la noción de guerrilla y la cúpula de la institución castrense ha dicho que está casada con el proyecto político de Chávez. La cúpula. Les puedo asegurar que es la cúpula, de ahí no pasa.

¿Qué información tiene al respecto? ­No hablo de asuntos militares, pero lo puedo asegurar: es la cúpula, más nada.

¿Qué posibilidad real hay de que la Asamblea reivindique la función contralora de la gestión gubernamental? ­Nosotros también nos vamos a hacer eco del parlamentarismo de calle, pero no como lo practica el chavismo, como un show escenificado sólo ante sus incondicionales seguidores. Nosotros sí vamos a ir a todos los rincones del país, a reunirnos con la gente sin que importe si son seguidores del Gobierno o de la oposición. Vamos a ir donde están los problemas y a trasladarlos a la sede de la Asamblea Nacional.

Si los diputados chavistas insisten en impedir esta interlocución quedará al descubierto ante el país su intención de acallar e ignorar los problemas de la gente. Por ejemplo, tenemos pruebas de corrupción en las misiones sociales del Gobierno. En 49% de los casos evaluados por una comisión técnica hemos detectado irregularidades. Hemos evaluado 25 misiones.

¿De dónde proviene esa información? ­De fuentes absolutamente confiables.

¿De burócratas chavistas desencantados? ­Entre otros. Se trata de gente que creyó de buena fe en la promesa incumplida de una sociedad más justa, pero que no está dispuesta a hacerse cómplice de la corrupción.

Las informaciones nos están llegando por todos lados y de manera abundante. Los informantes son muy buenos.Nosotros hemos recibido información hasta de la llamada Sala Situacional de Miraflores, por ejemplo, toda la agenda planeada por el oficialismo para la instalación de la Asamblea Nacional. Tenemos documentos, pruebas, y lo más importante, todas verificadas.

El problema es que el Gobierno ha manejado las misiones con absoluta discrecionalidad y sectarismo, mientras los mecanismos de contraloría son inexistentes o ineficientes. Tal fue el caso de Pudreval.

Tienen informantes, ¿pero tienen músculo para dar el debate en la calle? ­Yo, que he manejado todas las movilizaciones de la oposición en los últimos años, puedo explicar que las diferencias tienen que ver con el abuso de los recursos del Estado y la obligatoriedad de asistir a las movilizaciones oficialistas que le imponen a los empleados públicos. Por ejemplo, entre las informaciones que hemos verificado está que se utiliza la Misión Milagro para financiar el traslado de personas a las manifestaciones del chavismo. Ya no utilizan la avenida Bolívar, porque no la pueden llenar. En la plaza O’Leary, donde se concentraron los chavistas, caben exactamente 8.950 personas. Nosotros no tenemos como obligar a nadie ni lo vamos a hacer para que acuda a una marcha. Apelamos al voluntariado.

¿Cuántas personas de la oposición se concentraron en la esquina Coliseo el 5 de enero? ­Convocamos a 2.000 personas y asistieron cerca de 1.900.

¿Las misiones sociales han aumentado la calidad de vida de los venezolanos? ­El problema es que las misiones son como un pellizco en el lomo de un elefante. He admirado y defendido Barrio Adentro, pero es indudable que no corresponde a un plan nacional de salud que incluya otras opciones de atención médica. En general, la calidad de la salud en Venezuela no ha aumentado. Las misiones no prosperarán si siguen sujetas al sectarismo y orientadas a desmantelar las instituciones del Estado.

­El desmantelamiento del modelo de Estado liberal burgués y su sustitución por un Estado comunal es un objetivo expreso del Gobierno.Soy un firme creyente de cualquier forma de participación ciudadana. Desde la Gobernación de Miranda fuimos pioneros en la idea de presupuesto participativo.

¿En qué se asemeja o se diferencia eso del plan chavista? ­Cuando promovíamos la participación ciudadana nunca preguntábamos a nadie de qué color político era. El problema de los consejos comunales es que si no están en la órbita de los afectos al oficialismo no reciben recursos ni apoyo. El problema de fondo es querer controlarlo todo, el problema es el totalitarismo de Chávez.

¿Cómo lidiará la oposición con la Ley Habilitante? ­Los 65 diputados vamos a pedir cuentas todos los días.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar