Actualidad NacionalEspecial País

Métodos anticonceptivos tienen 83,3% de escasez

Tener planificación familiar en Venezuela es tarea difícil. El equipo de Analítica.com tuvo la oportunidad de conversar con tres jóvenes de 22 años y las tres aseguraron que el uso de los métodos anticonceptivos ya no es tan común entre las personas de su edad por diferentes razones.

Karelys Rodríguez, estudiante de Comunicación social, empezó a tomar pastillas anticonceptivas (específicamente Yaz) durante la adolescencia pero esta «desapareció de los anaqueles» y por eso prefirió dejarla. «Desde hace tres años no me cuido», aseguró.

Oriana Chacón, quien es asistente dental, tiene el implante subdérmico. «Está ahí en mi brazo pero se me venció hace un año y la verdad es que no tengo el dinero para volver a colocarmelo. Mi novio y yo solo usamos condón», contó.

Por su parte Estefanía Gamboa, es la única de estas jóvenes que tomó cartas en el asunto: «Yo fui al Plafam en Cotiza el año pasado bien temprano para que me pusieran el aparato en el brazo y puedo estar tranquila por cinco años».

La última vez que el Ministerio de Salud ofreció un informe al respecto, fue en el año 2013, y este indica que para esa fecha el 93% de las mujeres adultas tenía conocimiento en cuanto a los anticonceptivos pero de este porcentaje solo el 47% de ellas los usaban.

Las consecuencias que esto trae para la sociedad son:

  • Aumento de embarazos no planificados.
  • Aumento de abortos inseguros.
  • Aumento de muertes maternas asociadas a abortos.
  • Aumento del embarazo precoz.
  • Aumento de infecciones de transmisión sexual.

«Mujeres al límite»

La crisis económica y la falta de políticas públicas que hay en el país ha afectado gravemente al sector salud. En el informe «Mujeres al límite» realizado por organizaciones como: la Asociación Venezolana para una Educación Sexual Alternativa (Avesa), el Centro de Justicia y Paz (Cepaz), el Centro Hispanoamericano para la Mujer Freya y Mujeres en Línea, los derechos de las mujeres están siendo vulnerados, sobre todo en lo que se refiere a la sexualidad.

Allí se hace público el Índice de Escasez de Métodos Anticonceptivos (Iema) para el 2018. Para realizar este estudio se tomaron en cuenta entre agosto y diciembre 151 farmacias de cinco de las principales ciudades del país: lo que corresponde al área metropolitana de Caracas, Barquisimeto, Maracaibo, Mérida y Porlamar.

  • Los anticonceptivos orales, que son los más usados por mujeres y adolescentes del país, presentaron una escasez entre el 74,7% y el 82,9%, lo que deja claro que su disponibilidad no está garantizada.
  • Los anticonceptivos inyectables tuvieron un Iema elevado entre el 95% y el 100%, es decir, escasez absoluta.
  • Los dispositivos intrauterinos variaron entre el 83% y el 97,3%, este es el tercer método más usado en Venezuela.
  • Los dispositivos implantables tuvieron poca disponibilidad solo en el estado Mérida, en el resto de las ciudades su escasez representó el 100%.
  • Los parches anticonceptivos han sido muy poco empleados por las venezolanas según informes oficiales, sin embargo, presentaron un 100% de la escasez.
  • Los condones, son el método con mayor disponibilidad en el país pero los usuarios se quejan porque los precios cada vez son más altos y complica su adquisición.
  • Los aros vaginales tienen un 100% de escasez.
  • En lo que se refiere a los métodos de anticoncepción de emergencia, es el que presenta un índice de escasez menor que oscila entre el 71% y el 88%.

Según el Iema, la falta de medicamentos de este tipo en farmacias venezolanas durante el 2018 es del 83,3% y la ciudad capital es la más afectada de todas. La alternativa a la que tienen un mayor acceso para protegerse es, sin duda alguna, los condones.

Leer también: Informe “Mujeres al límite” deja en evidencia vulneración de los derechos humanos

Escasez

Los reportes indican que la última vez que el Estado venezolano adquirió métodos anticonceptivos a través del Ministerio de Salud, fue en el año 2015, por lo que se puede constatar la causa de la escasez.

La Federación Farmacéutica Venezolana (Fefarven) en reiteradas ocasiones ha denunciado el desabastecimiento de los anticonceptivos, sus estadísticas indican el incremento del mismo:

  • 45,2% de escasez en 2015.
  • 80% de escasez en 2016.
  • 90% de escasez en 2017.
  • Para el 2018 no se maneja una cifra oficial.

Freddy Ceballos, presidente de Fefarven, asegura que «uno de los problemas es que los anticonceptivos tienen precios altos para que las farmacias los adquieran y también para los usuarios. En algunos casos se pueden conseguir pero no se pueden pagar».

En un recorrido que hizo el equipo de Analítica.com se pudo constatar que en la actualidad hay pocas opciones de anticonceptivos orales en las farmacias y los precios oscilan entre los 26.000 y los 150.000 bolívares.

Para Ceballos «se ha hecho muy poca inversión en el sector farmacéutico, desde la producción hasta la distribución».

Alternativa

Sin embargo, la Asociación Cívil de Planificación Familiar (Plafam) es una alternativa para niñas, adolescentes y mujeres pues allí ofrecen la gran mayoría de los métodos anticonceptivos y tienen precios que son más accesibles.

Plafam, Las Acacias
Asociación Cívil de Planificación Familiar. Foto: @malvis_a

Leonardo Pérez, especialista del Programa de jóvenes y adolescentes de Plafam, asegura que tienen «anticonceptivos orales (pastillas), inyectables (tanto de un mes como de tres), dispositivos intrauterinos (hormonales y de cobre) y además el implante subdérmico».

Plafam tiene cuatro sedes: Las Acacias, Altagracia, Petare y Guarenas; en Charallave hay una en construcción.

Todos los métodos antes mencionados están disponibles en todas sus clínicas. Las pacientes que asisten solo deben ir muy temprano, hacer una cola para tomar cita (si el caso lo requiere) y esperar su turno de atención desde las 7:00 am hasta las 4:00 pm.

Aunque Pérez no maneja las cifras, aseguró que una gran cantidad de las jóvenes que asisten a este centro de salud especializado son adolescentes y en muchos de estos casos hay desconocimiento en lo que se refiere a salud sexual.

«Siempre trabajamos desde la perspectiva de la Lopna que estipula que desde los 14 años en adelante todas las personas tienen derecho a acceder a servicios de salud sexual y reproductiva sin necesitar una autorización. Nunca se les niega el servicio porque entendemos que hay una problemática con los embarazos no planificados en adolescentes», detalló el especialista.

Atención ginecológica, prenatal, obstétrica, ecos, mamografías, laboratorio, son algunos de los servicios que ofrece Plafam. Además de esto, para participar en cada una de las consultas hay que conversar previamente con una orientadora.

En cuanto a los precios, estos varían todos los días pero hay planes especiales que incluyen la consulta ginecológica, el examen de embarazo y el método anticonceptivo con la colocación.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba