Actualidad Nacional

Múltiples procesos amenazan la existencia de Globovisión

Once procedimientos administrativos sancionatorios, de los cuales ocho provienen de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel), uno del Consejo Nacional Electoral (CNE) y dos de carácter tributario, enfrenta el canal Globovisión desde el año 2001.

Pero la presión contra la planta televisiva no se queda allí, pues, según la Consultoría Jurídica de la planta, han tenido que enfrentar 22 acciones judiciales, once solicitudes de permiso a Conatel sin respuesta o negadas, cuatro investigaciones en Fiscalía y dos destituciones de jueces que han sentenciado a favor del canal.

Adicionalmente se han producido 268 pronunciamientos descalificadores -incluidos amenazas de cierre- de parte del presidente de la República Hugo Chávez y sus ministros y 88 agresiones físicas y verbales en la calle a trabajadores del canal.

A pesar de todas estas acciones, la línea editorial opositora del canal de noticias sigue firme y su personal se prepara para enfrentar el cierre de la planta, anunciado por el presidente de la República Hugo Chávez, quien apostó su nombre a la clausura de la estación.

Revocatoria La concesión de Globovisión aún no expira. La misma vence en el año 2015, así lo reconoció hace dos años el entonces director de Conatel, Jesse Chacón, pues el permiso fue otorgado en 1995 por 20 años, cuando estaba en vigencia el reglamento de Telecomunicaciones de 1989.

Sin embargo, por los hechos y las expresiones del oficialismo sobre la planta televisiva, el mandatario venezolano no parece estar dispuesto a esperar siete años más para negar la renovación de la concesión, por lo que la vía más expedita para sacarla del aire es la revocatoria de la concesión.

La ley de Responsabilidad Social en Radio y Televisión (Resorte), en su artículo 29, establece una suspensión de 72 horas fuera del aire, cuando, entre otros aspectos, los mensajes difundidos promuevan, hagan apología o inciten a la guerra, promuevan, hagan apología o inciten a alteraciones del orden público y promuevan, hagan apología o inciten al delito. Si la planta televisiva reincide en su actuación en un lapso de cinco años, se ordena la revocatoria de la concesión.

En Globovisión -por las fuentes que manejan-, dan como un hecho la suspensión por 72 horas, lo que los dejaría a las puertas del cierre definitivo.

En detalle En la mayoría de los procedimientos administrativos sancionatorios abiertos por Conatel, el lapso de 60 días hábiles desde el inicio del procedimiento para que el ente tomara una determinación ya ha transcurrido, sin embargo, el silencio es la norma y la espada de Damocles sigue colgada sobre la planta.

El primero de ellos fue abierto el 18 de octubre de 2001 por la Comisión de Telecomunicaciones, debido a una solicitud hecha públicamente por el presidente de la República, por la transmisión de una información errada sobre el asesinato de nueve taxistas -que en realidad fue sólo uno.

Según el equipo legal del canal, dicho procedimiento fue abierto «en desconocimiento de los límites del derecho a la libertad de expresión que amparan también informaciones falsas, racionalmente verificadas, cuya falsedad se desconocía y oportunamente rectificadas», pues la información fue corregida en menos de tres horas, antes de que el propio Gobierno venezolano diera la información correcta.

Otro de los procedimientos abiertos fue por las declaraciones del director de El Nuevo País, Rafael Poleo, en octubre de 2008, quien en el programa Aló Ciudadano señaló que el presidente Chávez podría terminar como Benito Mussolini «colgado y con la cabeza pa’ abajo». A juicio de Conatel, podría inferirse que tales declaraciones pudiesen promover, hacer apología o incitar al delito y ser contrarios a la seguridad de la Nación, no obstante, dicho programa es una producción nacional independiente y el conductor del mismo, Leopoldo Castillo, hizo la oportuna observación a Poleo de lo indebido de sus declaraciones.

Las declaraciones de Henrique Salas Feo la madrugada del 24 de noviembre, cuando presuntamente adelantó resultados electorales, fue causa de la apertura de otro procedimiento en contra del canal. Conatel consideró que sus declaraciones constituyeron una presunta apología y/o incitación a alteraciones del orden público.

Sobre estos dos procedimientos, Conatel aún no ha tomado una determinación y se espera que si hay una sanción en contra de Globovisión sea por cualquiera de ellos.

Por otra parte, la planta televisiva ha sido multada, en 2003 por 580 millones de bolívares más el decomiso de equipos de microondas y esta semana por 2.500 millones más.

Para cerrar el canal solo bastan dos procedimientos. Sin duda que el Gobierno tiene varios para escoger cuales usa como excusas para ordenar el cierre.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba