Política

Oposición condicionaría las elecciones presidenciales en el diálogo con el chavismo

La mesa parece estar servida para lo que será un nuevo episodio en el diálogo que sostendrá la oposición liderada por el presidente interino Juan Guaidó y el líder chavista Nicolás Maduro. Los antichavistas al parecer estarían dispuestos a esperar a que se realice la elección presidencial en 2024, sin embargo advierten que tendría que pasar algo en 2021, 2022 y 2023 para introducir garantías y condiciones institucionales y lograr que los comicios sean libres, justos y verificables.

Este planteamiento fue dado a conocer por El Universal de México, dado que pudo acceder a la información que manejan fuentes ligadas a Guiadó, quienes hicieron la salvedad de que el Consejo Nacional Electoral se encuentra bajo el dominio y a las órdenes de Nicolás Maduro.

Podremos esperar una elección presidencial para 2024, pero algo tiene que pasar en 2021, 2022 y 2023, y eso significa un cronograma electoral con garantías y condiciones. Tenemos disposición total a negociar, pero que logremos que haya elecciones libres, justas y verificables”, manifestó una de las fuentes.

Estas declaraciones fueron dadas al diario mexicano bajo el anonimato y todo ello bajo un escenario sensible, temiendo que cualquier declaración puede acabar con el proceso de negociación.

El diálogo se llevará a cabo bajo un ambiente marcado por la desconfianza mutua. Se estima que ambas comitivas comiencen a negociar a partir del próximo viernes 13 de agosto en México, con el fin de destrabar el juego político que se complicó a todas luces desde el año 2014 acrecentando la crisis política, económica y social de Venezuela.

La Ciudad de México se tiene previsto el lugar donde se lleve a cabo el debate, luego de los intentos fallidos que se realizaron en República Dominicana en 2016, 2017 y 2018, al igual que en Noruega y Barbados en 2019.

De la misma manera las fuentes aseguraron que la situación es tan tensa y frágil que incluso la fecha del 13 de agosto podría ser modificada en cualquier momento.

A pesar de que hay un pacto preliminar, donde Noruega fungirá como mediador para que el proceso de diálogo arranque el próximo viernes, todo dependerá de que la orden que dé Maduro para enviar a su delegación y que se evite un cambio de último momento.

Noruega ha sido el gobierno que fungirá como mediador, y es que desde los meses de febrero y marzo de este año ha llevado a cabo una negociación pendular entre opositores y chavistas.

Antecedentes

En el 2018 Nicolás Maduro adelantó las elecciones presidenciales para el mes de mayo y así asumir el gobierno desde 2019 hasta enero de 2025, sin embargo más de 50 países lo desconocen como jefe de Estado dado que calificaron de ilegítimo ese proceso electoral, razón por la cual si reconocieron como presidente interino a Juan Guaidó. Las presidenciales deberían llevarse a cabo en 2024.

La comitiva de Guaidó acudirá a México con un libreto que reafirmó en los últimos 30 meses y medio: fin de lo que definió como usurpación de Maduro de la presidencia al reelegirse sin legitimidad, encabezar un gobierno de transición y elecciones libres para restablecer la democracia.

Al factor electoral sumó el ingreso a Venezuela de vacunas anticovid y de ayuda humanitaria, su disposición de evaluar las sanciones de EE.UU para quitarlas y la necesidad de definir plazos o “tiempos” para cumplir lo acordado.

La contraparte de Maduro que asistirá a la capital mexicana se concentrará en las medidas punitivas de EE.UU, calificadas por el régimen como “guerra económica” y a las que el oficialismo culpó de las prolongadas carencias de medicinas, alimentos, y artículos básicos, de la hiperinflación, la devaluación sin control y de otros fenómenos.

¿Qué le interesa a Maduro? ¿Negociar con nosotros, para qué? Lo que le interesa es que EE.UU le quite el castigo económico. Los encuentros en Noruega y Barbados en 2019 fracasaron porque Washington se negó a levantarlo y reiteró su objetivo fundamental”, explicó una fuente.

En esas charlas durante el gobierno del anterior presidente de EE.UU, el republicano Donald Trump, la Casa Blanca envió a Maduro un mensaje directo, reveló un informante. El aviso, agregó, fue contundente: “EE.UU le notificó a Maduro que ‘no te vamos a quitar las sanciones’ y ‘queremos la cabeza de Maduro’. Maduro respondió que si lo que querían era su cabeza, no tenía nada de qué hablar”.

Sin embargo, y al finalizar el gobierno de Trump en enero de 2021 y empezar la gestión del demócrata Joe Biden, ahora EE.UU, Europa y los opositores “están en ‘sintonía’ de que si Maduro da condiciones reales para un cronograma electoral, se puede quitar la sanción de EE.UU”.

En lo que describió como un trabajo “paralelo”, otra de las fuentes opositoras familiarizadas con la ruta a México señaló que “todo es como un canje”.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba