Actualidad Nacional

¿Qué hay detrás del enfrentamiento verbal entre funcionarios venezolanos y colombianos?

Las últimas declaraciones del canciller jorge Arreaza atiza los enfrentamientos con la hermana nación de Colombia, pues manifestó que le “resulta risible que el Presidente del país líder mundial en narcotrafico, narcopolitica, paramilitarismo, parapolítica, secuestros, falsos positivos, producción de drogas y violencia selectiva, pretenda dar lecciones de democracia y gobernabilidad a Venezuela y al mundo”.

En efecto, acusa a Duque de utilizar la agresión contra el gobierno de Maduro para subir su poca popularidad en su corta gestión e hizo un llamado al primer mandatario colombiano a dedicarse a atender a resolver los problemas internos y dejar de meterse con Venezuela.

Y por si fuera poco, ayer manifestó en su plataforma tecnológica: “Que vergüenza que la política exterior de una nación tan grande y compleja como Colombia se circunscriba, casi exclusivamente, a mendigar por el mundo para seguir viviendo del sistema internacional, mientras agreden al pueblo venezolano”.

Para algunos analistas la política de Colombia frente a Venezuela forma parte de un complicado juego diplomático en la que la beligerancia de las palabras de los funcionarios de ambas partes genera muchas inquietudes.

Cabe preguntarse cuáles serían las implicaciones, consecuencias de este constante enfrentamiento entre los funcionarios de ambas naciones. ¿Acaso se complica más el juego diplomático entre Venezuela y Colombia?

El canciller de Colombia, Carlos Holmes mantiene la búsqueda de apoyo internacional para tratar el problema migratorio venezolano.
De hecho, ayer resaltó que el gobierno neogranadino valora mucho “el apoyo político de las autoridades de la República Federal alemana, a la iniciativa de ocho países, de solicitar a la Corte Penal Internacional la apertura de una investigación por crímenes contra la humanidad cometidos durante el mandato de Nicolás Maduro”.

Agregó que en reunión con el Ministro Heiko Maas le agradeció el apoyo técnico y financiero de Alemania para atender a la población de los migrantes venezolanos presente en Colombia que actualmente supera ya el millón de personas.

La montaña rusa

A lo largo de la etapa del difunto Hugo Chávez y el expresidente Álvaro Uribe y luego con la fase de Maduro y Juan Manuel Santos, las relaciones diplomáticas entre Venezuela y Colombia han sufrido muchos altibajos, parecidos a una montaña rusa en los últimos años.

En un trabajo del portal vozlibre, recuerdan que fue en el año 2002 cuando se alteraron las hasta entonces buenas relaciones diplomáticas entre Colombia y Venezuela. El golpe de Estado en contra del presidente Hugo Chávez alteraba las relaciones.

El Gobierno de Álvaro Uribe no dudaba en dar asilo a Pedro Carmona, que ejerció como presidente de facto en las horas posteriores al golpe de Estado. Poco le duró, ya que Chávez volvía al poder 48 horas después.

Un año más tarde, en 2003, comienzan a surgir los rumores sobre los posibles nexos de unión entre Chávez y las FARC. Las tensiones entre ambos países aumentan notablemente. Su punto álgido al respecto llegaría entre 2004 y 2005. Una operación encubierta del gobierno colombiano termina con la captura del portavoz internacional de las FARC, Rodrigo Granda, en Caracas. Chávez no dudó en calificar la detención de “secuestro” y un golpe a la soberanía de Venezuela.

Recrudece la crisis

La crisis entre Uribe y Chávez llega a su peor momento en 2008. El gobierno colombiano abate a tiros en la frontera con Ecuador a Raúl Reyes, máximo cabecilla de las FARC. En el operativo, encuentran un ordenador con datos que probarían que el presidente venezolano apoyaba económicamente a la guerrilla.

El sube y baja

La llegada de Juan Manuel Santos al Gobierno de Colombia produce una mejora en las relaciones. El inicio de las conversaciones entre Santos y las FARC para llegar a la paz fueron apoyadas por Venezuela.

Niños y adolescentes reclutados por las FARC

Pese al respaldo de Chávez, Santos mantuvo ciertas críticas al gobierno venezolano, lo que produciría otro altibajo. Su oposición se mantiene y se agudiza entre 2010 y 2014. Sobre todo, tras despojar a la Asamblea Nacional del poder legislativo. Santos no dudó en calificar de “dictadura” el mando de Nicolás Maduro.

Antes de que Santos abandonara su cargo, Maduro lo acusó de estar involucrado en el supuesto atentado contra su persona.

¿Intervención?

Pero lo cierto es que pareciera que se agudizan los conflictos bilaterales internos, como producto de los grandes desequilibrios económicos existentes entre las dos naciones.

El presidente Iván Duque ha afirmado que Colombia “no es un país belicista”, la decisión de Bogotá de no firmar hace poco la carta del Grupo de Lima, que rechazaba una eventual intervención militar en Venezuela causó confusión.

Foto: EFE

A pesar de dicho enfoque enigmático por parte de la administración de Colombia, no se ha dejado de lado una posible intervención militar.

Este miércoles, el ministro de Comunicación, Cultura y Turismo, Jorge Rodríguez advirtió que el Gobierno no seguirá tolerando las «mentiras» y «falsos positivos» de Colombia y dijo que mostrará pruebas que certifican la participación de los funcionarios de Maduro en la “búsqueda” de acuerdos de paz .

El dirigente oficialista alegó que el país vecino ampara «actos de terrorismo» de los que Venezuela ha sido «víctima», como el intento de magnicidio contra el presidente de la República, Nicolás Maduro, el pasado 4 de agosto durante una parada militar.

«Se perpetra un ataque en Caracas y todavía hay medios de comunicación que dudan del atentado contra el mandatario Maduro», resaltó Rodríguez.

Supuesto ensañamiento

Al respecto, apuntó que «el Ejecutivo responderá a cada infamia que provenga de gobiernos satélites o del aparato mediático que se ha ensañado contra Venezuela».

El titular de la cartera de Comunicación, Cultura y Turismo aseguró que mostrará pruebas «que certifican la participación del Gobierno bolivariano en la búsqueda de los acuerdos de paz en Colombia».

En ese sentido, indicó que 36 solicitudes remitió Colombia a la Cancillería de Venezuela para facilitar el tránsito y permanencia de representantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) durante el proceso de diálogo de paz.

«Venezuela, de manera generosa, no solo lo permitió sino que sin su apoyo habría sido imposible un inicio de conversaciones con estas organizaciones, no habría sido posible sin el concurso de la República Bolivariana de Venezuela», puntualizó.

Habrá que esperar. Por lo pronto existe una guerra fría entre Venezuela y Colombia.Las realciones bilaterales parecieran encauzarse a una ruptura de relaciones y a una verborrea entre Maduro e Iván Duque.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba