ActualidadActualidad NacionalEspecial País

Reclamos a la oposición protagonizaron la jornada de protesta de este viernes

Entre algunos manifestantes en Caracas reinaba la molestia y la incertidumbre. «La semana contundente la dejaron enfriar», expresaba una señora en Altamira. Aún así, tras cuatro días sin protestas de calle luego de las elecciones del domingo 30 de julio, los opositores, con más preocupación y en menos cantidad que antes, salieron a protestar en contra de la recién electa Asamblea Nacional Constituyente. Y, como ya es usual, no pudieron llegar a su destino.

En Santa Fe, los manifestantes reclamaban al diputado Juan Requesens por las recientes pugnas dentro de la Mesa de la Unidad Democrática acerca de las inscripciones en las elecciones regionales, convocadas para el 10 de diciembre por un Consejo Nacional Electoral cuestionado tras las recientes denuncias de manipulación de resultados por parte de la empresa Smartmatic.

«Si nos inscribimos no llamarán a elecciones», decía una de las asistentes a la concentración. «Los trapos sucios se lavan en casa», acotaba otra persona refiriéndose al alboroto que generó la decisión de Acción Democrática de participar en las regionales, anunciada este miércoles por Henry Ramos Allup en Globovisión. Al unísono, cuatro personas expresaron que lo único que le exigen de ahora en adelante a la oposición es «unidad». «Nosotros apoyamos las decisiones de ellos pero en unidad», agregó una de las manifestantes.

A unos metros, el alcalde del municipio El Hatillo, David Smolansky, afirmaba que continuarán protestando por los problemas que afectan al país. «Hay temas más importantes que hoy debatir y discutir que las elecciones regionales», expresó y recordó que en cuatro meses hay cerca de 500 presos políticos y un dólar paralelo que cambia minuto a minuto. La postura de Smolansky coincidió con la del diputado Juan Andrés Mejía, quien aseguró, también desde Santa Fe, que el tema central ahora es salir de la crisis que afecta al país, y no llevar a alguien a un cargo.

En todos los puntos de concentración los ciudadanos abordaban a los políticos opositores con observaciones, críticas y sugerencias. En otros, a los manifestantes no les hicieron falta los dirigentes y formaron sus propios mítines. «No tenemos que esperar por los políticos. Estamos cansados ya. Demasiados muertos», señaló un manifestante en Chacao.

«Los diputados tendrían que haber estado hoy allá. Tenían que haber amanecido en el Parlamento. Anoche la Guardia Nacional violentó la entrada al Salón Elíptico. ¿Dónde estaban los diputados? Tomando whiskey, porque los vi», exclamó un manifestante frente a la plaza Francia de Altamira.

La movilización, que tenía como destino el Palacio Federal Legislativo, no pudo ni llegar a la autopista Francisco Fajardo de Caracas. Efectivos de la Policía Nacional Bolivariana dispersaron a los manifestantes en la avenida Francisco de Miranda. En El Rosal, frente al Centro Lido, los uniformados lanzaron gases lacrimógenos que, en cuestión de minutos, retiraron a las personas que protestaban. En Santa Paula y Santa Fe también hubo represión. Y nada, pese a las esperanzas de los opositores y a la petición de más de 40 países a nivel mundial, incluyendo al Vaticano, impidió que el Gobierno instalara la Constituyente en el Salón Elíptico del Capitolio este 4 de agosto.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba