ActualidadActualidad Nacional

Red de médicos: Epidemia de difteria en Venezuela aumenta en número de casos

La Sociedad Venezolana de Salud Pública, Red Defendamos la Epidemiología Nacional, emitió un informe en el cual advierte que la epidemia de difteria en Venezuela aumenta en número de casos y se propaga.

Aseguran que es la sexta alerta epidemiológica sobre difteria que emiten, esta vez lo hacen a través de un informe con fecha 27 de noviembre de 2016.

El grupo de médicos está compuesto por ex ministros de salud y otros médicos, quienes consiguen las cifras a través de informes de galenos, que trabajan en el sector público y privado, y que forman parte de la red.

Cabe destacar que el Ministerio de Salud no emite cifras oficiales, ni reconoce aún la grave situación ante el repunte de las llamadas enfermedades olvidadas, así como la crisis humanitaria por la falta de medicinas y fallas en los servicios de salud, según la red. De allí, que este grupo de galenos haga las alertas y dé a conocer las informaciones.

Este es el informe

Epidemia de difteria en Venezuela aumenta en número de casos y se disemina

La epidemia de difteria aumenta aceleradamente en número de casos y se ha diseminado rápidamente, desde septiembre de 2016. Esta sexta Alerta Epidemiológica, está destinada a actualizar la información de fuentes oficiales, no divulgadas y a exhortar nuevamente al Gobierno Nacional, específicamente, al Ministerio del Poder Popular para la Salud, a darle la importancia debida a este grave problema de salud pública y a actuar sin mayor retraso para controlarlo. Aportamos además recomendaciones fundamentales para el control de la enfermedad.

1. Al confirmarse en esta semana, la presencia de un caso mortal de difteria en Apure, se suman ahora 6 estados con casos autóctonos de la enfermedad. (equivalente a 25% de las entidades federales del país). La diseminación desde Bolívar ya se había confirmado a Monagas, Sucre, Anzoátegui (Municipio Bolívar, Araguita), Miranda, (Ocumare del Tuy, Municipio Lander) – en este caso se trata de una paciente con residencia en esa ciudad, hospitalizada en el hospital Domingo Luciani, con contacto epidemiológico con vecino que realiza minería en Bolívar y que además, realiza continuos viajes a Caracas. Trabaja en establecimiento público con múltiples contactos personales, este caso – nos confirma el predecible fracaso de los mecanismos de bloqueo epidemiológico realizados por el MPPS. Estas actividades fueron concentradas originalmente, en el estado Bolívar, y no impidieron la fácil transmisión de la enfermedad, por portadores sanos y sintomáticos, muchos de ellos, vinculados con personas que viven y trabajan en las zonas mineras del Municipio Sifontes y de otros municipios de ese estado, como Caroní y Heres. Estas personas se desplazan constantemente hacia otros territorios de la Nación, en donde residen poblaciones altamente susceptibles de adquirir la enfermedad, por no estar suficientemente vacunadas contra la difteria.

2. Desde septiembre de 2016, cuando los medios de comunicación del estado Bolívar alertaron por primera vez, la presencia de casos de difteria, el número de casos sospechosos acumulados ascendió en octubre a 86. Esta cifra se ha multiplicado hasta esta semana, cuando el número de casos estimados oscila entre 200 y 300 en los 6 estados afectados con casos autóctonos. Se desconoce con exactitud e número de casos confirmados y de fallecidos.

3. En notas anteriores, advertimos cuáles estados se encuentran con el mayor riesgo, por no haber alcanzado los niveles de cobertura óptimos (Además de Bolívar: Amazonas, Monagas, Delta Amacuro, Zulia, Carabobo y Barinas). En este grupo, dos de ellos ya han sido afectados y los de riesgo intermedio (Cojedes, Yaracuy, Miranda, Guárico, Anzoátegui, Apure, Distrito Capital, Lara y Mérida, 3 de ellos tienen casos autóctonos confirmados. Entre los 7 estados restantes, con muy bajo riesgo, uno, Sucre, ha confirmado casos.

4. Desde la identificación del primer caso, aproximadamente en abril de 2016, han transcurrido 8 meses y el MPPS, no ha ofrecido información completa, oportuna, ni continua sobre la situación de riesgo que representa esta enfermedad re emergente, para la población general de toda Venezuela y en particular, en los grupos de edad más jóvenes, no vacunados o insuficientemente vacunados, igualmente, los familiares directos y otros contactos cercanos de las personas afectadas y para el personal de salud que por razones profesionales, está expuesto al contagio y que aún no ha recibido vacunación, ni suficientes equipos de protección personal.

5. Para proteger a la población se requeriría realizar con, urgencia, una campaña masiva de vacunación nacional, con al menos 5 millones de dosis. Para el éxito de la misma, la información y educación para la salud son indispensables, por lo que hace falta iniciar, simultáneamente, una campaña amplia y continua de información, mediante el apoyo de los medios, dirigida a sensibilizar a las personas y a aceptar la medida preventiva más eficaz para evitar la enfermedad, la vacuna. A la vez, la campaña reforzará la confianza de la población en las autoridades de salud, reducirá el miedo, los falsos conceptos, la incertidumbre y la discriminación que son comunes en cualquier epidemia. El primer paso será romper el silencio oficial y reconocer la gravedad del problema de salud.
Una primera aproximación, de las medidas de control que han debido tomarse, nos indica que el número de niños menores de 10 años susceptibles, e insuficientemente vacunados, puede alcanzar la cifra de 2.500.000 en todo el país.

6. Cerca de 2 millones de adultos y adolescentes, requerirían además ser vacunados, por residir en municipios de alto riesgo y no haber cumplido programas completos de vacunación. También deberán recibir refuerzo de vacunación, aquellas personas con más de 10 años de haber sido inmunizadas.

7. No menos de 500.000 trabajadores y profesionales de la salud de todo el país deben ser igualmente protegidos y no se conoce hasta este momento cuantos de ellos han recibido protección vacunal. Además, debe garantizarse el equipo de protección individual, al personal que tiene la responsabilidad de cuidados directos de los pacientes con sospecha o confirmación de la enfermedad.

8. Además, se requerirá para los tres próximos meses, al menos 1.000 tratamientos completos de antitoxina diftérica, para cubrir las necesidades de los casos sospechosos. La reserva nacional de penicilina y eritromicina debe ser reforzada al igual que los insumos requeridos para la atención de los enfermos en unidades de aislamiento y cuidados intensivos.

9. El éxito de las urgentes medidas individuales y colectivas de salud publica que deben aplicarse, ante esta grave epidemia, dependerá en primer lugar, del reconocimiento por parte de las autoridades de salud de la emergencia que está en desarrollo, de asignar recursos financieros y técnicos especiales y de la convocatoria que el órgano rector de la salud debe realizar, para actuar coordinada y armónicamente, en las tareas necesarias de vigilancia y el control de esta amenaza de salud colectiva, a nivel nacional, regional y local. Para ello se requerirá la indispensable participación de gobernaciones, alcaldías y de la comunidad organizada y bien informada.

Igualmente, será necesario mancomunar esfuerzos, con la Academia Nacional de Medicina, con los gremios de la salud, las sociedades científicas, universidades, institutos de investigación, iglesias y los promotores y comunicadores sociales.

10. Ya no es posible ocultar la magnitud y extensión territorial de la epidemia de difteria en Venezuela, mediante el silencio oficial continuado, o con declaraciones oficiales que afirman erradamente ¨que es un asunto regional, bajo control¨. Exhortamos al Ministerio del Poder Popular de la Salud y a la Organización Panamericana de la Salud, que le asesora, a declarar la alerta epidemiológica, obligados por esenciales razones de justicia social y para dar fiel cumplimiento de los mandatos del Reglamento Sanitario Internacional, Ley supranacional, ratificada por Venezuela.

José Félix Oletta L.; Carlos Walter V.; Ángel Rafael Orihuela; Ana Carvajal; Julio Castro M.; Oswaldo Godoy; Andrés Barreto y Saúl O. Peña

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba