Actualidad Nacional

Reducida a 3 horas diarias la justicia en Caracas

Úrsula Mayora se levantó a las 3:00 de la madrugada. Salió de Caruao a las 4:00 am. A las 5:30 am estaba en La Guaira y a las 7:00 am a las puertas del Palacio de Justicia, en la esquina Cruz Verde del centro de Caracas. Cada 15 minutos el campanario de la basílica de Santa Teresa disminuía su esperanza de que se llevará a cabo la audiencia de juicio del hijo que tiene preso en El Rodeo.

La decisión del Tribunal Supremo de Justicia de reducir a cinco horas (de 8:00 am a 1:00 pm) la jornada laboral en todos los tribunales del país entró en vigencia ayer. La intención de contribuir con el racionamiento de electricidad sorprendió, preocupó y angustió a la mayoría de los usuarios de los tribunales penales de Caracas, sobre todo porque la entrada implacablemente restringida a las 11:00 am. A partir de ese momento no sería posible iniciar ningún trámite judicial, sólo concluir los pocos que estuvieren en curso.

Pero a las 11:00 am no habían sido trasladados los reclusos de la prisión mirandina.

La audiencia del hijo de Úrsula Mayora que se iba a realizar en el Tribunal 11 de Juicio fue diferida. Sin embargo, la mujer de 58 años de edad seguía esperando en la entrada del Palacio de Justicia. Sólo hasta la 1:00 pm pudo hablar con una funcionaria de ese juzgado que le confirmó el inconveniente.

Con el temor de que las demoras causen la anulación de un juicio que comenzó el año pasado, la madre regresó a su pueblo en el estado Vargas.

Eco en las cárceles. Otra mujer que también esperaba el traslado de su hermano desde El Rodeo previó una posible consecuencia del retardo procesal que ha comenzado ha causar la medida de racionamiento en los tribunales: «Si por cualquier cosa los presos se cosen la boca, qué no irán a hacer cuando se den cuenta del daño que se les está haciendo».

Un juez que accedió a comentar la situación a cambio de la reserva de su identidad también expresó su temor por la repercusión de la restricción del servicio tribunalicio en las cárceles. Por lo menos en Caracas la justicia quedó racionada a tres horas por día.

«Vamos a estar claros. Aquí no llega un preso antes del mediodía y la mayoría de las audiencias se desarrollan en la tarde», dijo el funcionario. El abogado Roberto Taricani dio más detalles: «Se ha ofrecido la posibilidad de agilizar los traslados de modo de comenzar las audiencias a las 9:00 am. Eso sólo sería posible si se despierta a los presos a las 2:00 de la madrugada para que a las 4:00 estén montados en un autobús que puede tardar más de tres horas en llegar a Caracas».

El litigante Omar García Agostini también perdió la mañana por 2 audiencias diferidas. Explicó que los 8 tribunales de control que quedan de guardia en las tardes (de los 52 que funcionan en la sede de Cruz Verde) sólo se pueden ocupar de casos nuevos y urgentes, generalmente relacionados con detenciones en flagrancia.

En el extremo oeste, desde donde es más fácil ver que la mitad del Palacio de Justicia es un edificio en ruinas rodeado de escombros, los reos en libertad condicional que se deben presentar periódicamente ante los tribunales no escatimaron groserías cuando se enfrentaron a un escueto anuncio: «El horario de presentación es de 8:00 am a 1:00 pm. Hasta nuevo aviso».

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba