Especial PaísJudicialPulso Regional

Carabobo de luto: El incendio que asoló a la Policarabobo

Cristhopher Borrero – Carabobo.-

@CristhopherB

Ríos de dolientes ocuparon el Cementerio Municipal de Valencia. Un denso duelo sumió al sur de la ciudad, mientras los cuerpos de las víctimas del incendio de la Comandancia General de la Policía de Carabobo eran sepultados gradualmente.

En tumbas de conglomerado arribaban los cadáveres. Cada urna era seguida por un séquitos de familiares, amigos y adyegados que despedían en el campo santo a los fallecidos. El parte oficial reconoce a 68 occisos, pero entre los dolientes se asienta la creencia de que pudieron ser hasta 200 muertos.

En la cima del cementerio 12 huecos vacíos aguardaban por los ferétros. Solo un muro los separaba del sector popular Colinas de la Guacamaya, lugar desde el cual se escucharon lejanas ráfagas de tiros.

Las familias se agrupaban como tribus en torno a las tumbas; que serían puestas bajo tierra sin mayores atenciones. Centenares de presentes atestiguaron las exequias.

Lejos de la verdad y de Dios

Ninguna autoridad religiosa ofició las sepulturas. Urgidos por el tiempo se enterraron los ataudes uno sobre otros, tres por hueco. Un empleado del cementerio coordinó las labores, mientras chequeaba frecuentemente el largo itinerario.

El dolor no acalló los reclamos. «Yo como hermana de Pedro Mendoza exijo justicia. No es justo que por haber cometido un robo los hayan prendido en fuego. A todos esos policías deberían meterlos presos. Mira a tu alrededor, aquí hay padres, madres, hermanas y abuelos ¿Cómo es posible que en un solo barrios hayan hasta 14 familias de luto?», reclamó Cleidimar Mendoza.

Solo en La Fundación CAP se registraron seis velaciones en paralelo, todas vinculadas a la tragedía precisaron lugareños.

Una apretada agenda los seguía. De 10 am a 12 ingresarían un lote de cadáveres, de 12 a 2 otro lote y así hasta finalizar la tarde. A cada grupo se le asignó un área de sepultura diferente y equidistantes. Mientras que unas 12 motorizados de la Policía Municipal custodiaban a los presentes.

El silencio de los sobrevivientes

El Centro de Detención Preventiva, situado en la Comandancia de PoliCarabobo albergada a unos 250 reclusos. Este viernes 30 de marzo poco menos de 20 detenidos permanecían dentro de sus calabozos, según filtraciones suministradas al equipo de Analitica.com.

La desolación es producto de una serie de traslados forzosos que se han efectuado todas las madrugradas desde que se produjo el siniestro. Las instrucciones fueron adoptadas luego de que efectuara una reunión ennla sede policial, precidida por Douglas Rico, director nacional del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc).

La población carcelaria fue distribuida entre el Centro de Formación para el Hombre Nuevo «Libertadores» y el Internado Judicial de Tocuyito. El dato extraoficial afirmaría que los casi 150 policías detenidos que permanecían en las celdas de PoliCarabobo fueron enviados al penal nuevo.

Para los familiares solo hay una justificación. «Quieren silenciar a los testigos. Por eso han trasladados a todos fuera del sitio. Nosotros sabemos que ellos los quemaron y los sobrevivientes también», sentenció Lucrecia, pseudónimo otrogado a la declarante para proteger su identidad.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba