Judicial

Carta de Tamara Adrián ante asesinato de Ginyveth Soto

La abogada Tamara Adrián se pronunció ante el asesinato Ginyveth Soto, quien era activista de los derechos de la comunidad LGBTI e integrante de de la ONG Venezuela Igualitaria. Estas fue el escrito que le dedicó a través de la red social Facebook:

Apenas hace 4 días (el 10 de diciembre) el Registro Civil, dependiente del CNE, le negó a Giniveth Gini Soto el derecho al registro del Acta de Nacimiento del hijo de ambas, porque tiene dos madres. Ese día, que coincidentalmente es del día internacional de los DDHH, se le negó la nacionalidad venezolana a un niño por los prejuicios hetersosexistas. Ya antes se había negado el registro del acta de matrimonio que celebraron en Rosario, Argentina el 28 de junio de 2013 (16 de diciembre de 2013).

Gini no se iba a dar por vencida. Iba a intentar todas las acciones legales del caso.

Ayer en la madrugada mataron a Gini para robarle el carro cerca de Bellas Artes. Es una víctima más de las más de 230 que han ingresado a la morgue en menos de 15 días, en esa masacre cotidiana que se vuelve una especie de espada de Damocles sobre las cabezas de cada quien.

Pero en este caso mataron a una madre que no es legalmente considerada la madre. A pesar de que es su hijo no sólo legalmente, sino también biológicamente, porque es su óvulo fecundado que fue portado por su esposa.

Mataron a una esposa que no es legalmente esposa. Porque la intolerancia heteronormativa ha hecho que en Venezuela las familias LGBT sean parias, y estén desprovistas de todo derecho tanto en la vida como en la muerte.

Y así como en vida no se les reconoció, ahora ni su hijo ni su esposa tienen derecho a heredarla. Somos los últimos de América Latina, debido a una intolerancia inadmisible. El proyecto de Ley de Matrimonio Igualitario que fue consignado en la Asamblea Nacional por iniciativa popular con más de 20 mil firmas debía ser discutido, según establece la Constitución, en el primer período de sesiones ordinario siguiente a la consignación de las firmas. Este período vence el 15 de diciembre. El mismo día en que sus restos fueron cremados. ¿Una premonición simbólica?

Gini creía en este gobierno, pero este gobierno no creía en ella ni la respetaba. Es a nosotras y a nosotros el hacer lo necesario para que se le respete, y se le den los derechos a sus herederos legítimos: su esposa y su hijo. Mientras estoy fría de rabia e impotencia.

Tal vez su tío el diputado Fernando Soto Rojas pueda convertirse en un abanderado en la Asamblea Nacional del Matrimonio Igualitario, para darle los derechos que no pudo tener en vida. O talvez la querrá invisiblizar. La querrá diluir. Diluir e invisibilizar su amor. Su proyecto de vida. Veremos el temple y la dignidad de su tío Fernando Soto Rojas. Si no la apoya en esos momentos, será por homofobia o por cobardía.

Pueda esta muerte ayudar a que el movimiento LGBTI, absurdamente dividido políticamente (ahora que debe ser un movimiento Político en el sentido más amplio de la palabra, con P mayúscula, que trascienda las politiquerías), sea concrete de una vez por todas. Y se entienda que debemos marchar cuantas veces sea necesario. Debemos intentar todas las acciones legales que sean necesarias.

Recuerdo que mi caso tiene 10 años y 9 meses ante el Tribunal Supremo de Justicia, sin que ni siquiera se hayan pronunciado sobre la admisibilidad. A Gini querían hacerle lo mismo: invisibilizarla con el silencio. No debemos permitir que ello ocurra. Alcemos la voz alto y fuerte: Los mismos derechos, los mismos derechos con los mismos nombres. Ni más ni menos.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Con todo respeto a la Sra. Adrián, su petición o aspiración de que el gobierno actual reconozca los derechos de las minorías me parece bastante ingenuo, pues, quienes detentan el poder no se cansan de tildar de homosexual y de estigmatizar con otras lindezas a los venezolanos que no comulgan políticamente con ellos, difícilmente le podemos pedir peras al olmos, y menos a gente tan intolerante y atrasada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba