JudicialPulso Regional

Curas lograron que GNB parara represión para darle cristiana sepultura a Rafael Balza en Ejido

Nora Sánchez – Mérida

@norasan16

En medio de la avenida Centenario de la ciudad de Ejido que refleja la escena de un campo de batalla tras días de protestas, cuatro curas sorprendieron a la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) que en tanquetas reprimían a manifestantes que aún llora la muerte de Rafael Balza, herido a quemarropa por los militares cuando huía de la persecución.

Las nubes de humo blanco de los gases lacrimógenos confundían la presencia de los padres Abdón Araque, José Gregorio Méndez, Carlos Zambrano y Gabriel Fernández, quienes ante la represión desmedida y la proximidad de la realización de la eucaristía del sepelio, hablaron con los GNB para que cesara la acción y permitieran que el pueblo acompañara en su último adiós a Rafael Balza.

Asimismo, los curas, quienes fueron aplaudidos por la comunidad, mediaron para que liberaran “a un joven inocente que estaba pasando en ese momento y detuvieron”, dijo el padre Abdón Araque.

El episodio antecedió al último adiós que le dieron los ejidenses a Rafael Balza quien murió tras los disparos de perdigón que le propinaron los GNB cuando decidió correr de la placita donde se encontraba con su abuelo observando los enfrentamientos de la avenida Centenario, hacia un sitio seguro.

El llanto fue generalizado, decenas de personas alrededor del féretro que lo cubría una carpa improvisada de plástico negro recordaron “lo buen muchacho que era Rafael, no se metía con nadie”, dijo una vecina desconsolada y sorprendida por la repentina muerte de Rafael, quien apenas tenía 30 años de edad.

Su pasión por la música, especialmente por el género rap, marcó la despedida de Rafael, pues no faltó que a lo largo de los actos fúnebres se escucharan sus canciones.

Jesús Vergara, su hermano, no tuvo consuelo alguno durante el últimos adiós, así como tampoco lo tuvo la pareja de Rafael Balza, quien no cesó de llorar y reflejó en su cuerpo el dolor que la invade.

El pueblo cansado caminó

Al finalizar la eucaristía, oficiada por los curas de la pastoral de Ejido, familiares y amigos acompañaron caminando a Rafael Balza al cementerio municipal de la localidad mientras escuchaban sus canciones, especialmente su última producción titulada, “Se cansó el pueblo”, referida a la situación económica actual que viven los venezolanos.

Hombres y mujeres conformaron ese pueblo cansado que caminó varios kilómetros y cargaron el féretro bailando rap en honor a un joven “que murió a manos de asesinos represores y de un régimen que quiere acabar con el futuro del país porque somos una nueva generación de venezolanos que queremos un país mejor”, expresó un joven de la llamada Resistencia.

Colaboraron con dinero

Vecinos del sector donde residía Rafael Balza hicieron una colecta de dinero para ayudar a la familia que no tuvo los recursos económicos para el sepelio, la cual además recibió aporte económico del alcalde del municipio Campo Elías, Omar Lares.

Los curas, a quienes los asistentes al sepelio llamaron valientes y aplaudieron, dijeron estar del lado del pueblo y pidieron por el cese de la violencia y el ataque a las comunidades, “queremos que haya paz, alegría, no queremos divisiones, no queremos violencia”, manifestó el padre Abdón Araque.

Enderson Calderas estaría apagando 24 velitas

Casi en paralelo al sepelio de Rafael Balza, en Timotes, capital del municipio Miranda del estado Mérida, recibía cristiana sepultura Enderson Calderas, joven herido de bala en la cabeza por un funcionario policial que reprimía a manifestantes de esa localidad.

Enderson, conocido como “la pulga”, fue enterrado este 28 de julio en Timotes, fecha en la que estaría cumpliendo 24 años de edad.

Era el mayor de cuatro hermanos y se desempeñaba como ayudante de panadería, antes de eso su oficio fue ayudante de maestro de obra.

Los timotenses colmaron la iglesia y las calles del pueblo para despedir al joven del que sus familiares aseguraron no se encontraba protestando, sino que observaba los enfrentamientos cuando una bala disparada por un Polimérida le cegó la vida.

Tras recibir cristiana sepultura, los timotenses, indignados por la represión, se concentraron en la plaza Bolívar del pueblo y vistieron la estatua pedestre de El Libertador con la bandera de Venezuela y una capucha en honor a los jóvenes de la Resistencia, quienes han batallado contra la Constituyente y el gobierno de Nicolás Maduro.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar