Judicial

GNB detuvo a estudiante de la ULA-Mérida en Plantón

Nora Sánchez /Mérida

@norasan16

Carlos Ramírez, estudiante de Derecho en la Universidad de Los Andes (ULA), no tuvo tiempo de cumplir con el plantón en la avenida Las Américas, sector Yuan Lin de la ciudad de Mérida, ya que a los pocos minutos de haber llegado al sitio de concentración, a eso de las 6:15 de la mañana de este lunes 15 de mayo, un grupo de efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) se lo llevaron detenido.

El joven estudiante, ampliamente conocido en Mérida por su trayectoria de lucha contra el gobierno, es integrante del movimiento estudiantil de la ULA “13 de marzo” y una vez detenido, se conoció que fue trasladado hasta el comando de la GNB, ubicado en la urbanización La Mata, al sur de la ciudad de Mérida.

Carlos Ramírez, según lo señaló el gobernador de Mérida, Alexis Ramírez, en su cuenta en twitter @GobAlexisR, fue detenido para investigar su participación en los homicidios recientes ocurridos tras las protestas realizadas en Mérida.

Desde la Federación de Centros Universitarios (FCU) de la ULA, rechazaron la detención del compañero.

Jorge Arellano, presidente de la FCU-ULA, informó que Carlos Ramírez llegaba al sector Yuan Lin para comenzar a realizar el plantón, cuando un grupo de efectivos de la GNB, sin mediar palabra alguna, lo detuvieron.

Dijo el líder estudiantil que quienes estaban en el lugar intentaron mediar con los funcionarios de la GNB para evitar la detención de Carlos Ramírez, pero los militares lo que hicieron fue mostrar sus armas, usándolas para impedir que las personas se acercaran o impidieran la detención del estudiante.

Sin mayores detalles del paradero de Carlos Ramírez, cerca del mediodía de este lunes 15 de mayo el mandatario regional informó a través de la red social twitter que el estudiante era trasladado a la ciudad de Caracas.

El movimiento estudiantil en pleno rechazó la detención del estudiante, así como la presencia de cientos de funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) y de la Comisión Nacional Antiextorsión y Secuestro (Conas) en Mérida, de quienes Jorge Arellano dijo que se han encargado de “sembrar terror el la ciudad y solo buscan que la gente no salga a la calle a manifestar su descontento con el gobierno”.

Con perdigones y lacrimógenas quisieron acabar con el plantón

Piedras, palos, banderas de Venezuela sobre el asfalto, algunos cordones a lo ancho de las avenidas o calles con mensajes hacia el presidente Nicolás Maduro, alcantarillas levantadas, cauchos encendidos, entre otros objetos como una cacerola y una cuchara, fueron usados por los merideños para cumplir con el plantón convocado por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

A primeras horas del día no todas las vías previstas para trancar habían sido obstaculizadas, la afluencia de personas hacia los puntos de concentración fue tímida; sin embargo con el transcurrir de las horas llegaron más manifestantes y cerca del mediodía, la GNB salió a disolver las trancas, tanto en la ciudd e Mérida, como en la de Ejido.

Santa Juana, Carrizal, Campo Claro, Yuan Lin, fueron blanco de ataque de los militares, quienes hasta lanzaron gases lacrimógenos al interior de edificios y casas cercanas a donde manifestaban los ciudadanos.

La presencia de colectivos fue denunciada por habitantes de las populosas urbanizaciones Santa Juana y Campo de Oro, donde supuestamente al menos 10 colectivos ubicadas en techos de casas y edificios dispararon hacia zonas trancadas en la avenida principal de Santa Juana y sus alrededores.

Pero no sólo los ciudadanos que trancaron la ciudad de Mérida fueron reprimidos, ya que en horas de la tarde los mismos ataques ocurrían en ciudades como Ejido (municipio Campo Elías), El Vigía (municipio Alberto Adriani), Tabay (municipio Santos Marquina), Santa Cruz de Mora (municipio Antonio Pinto Salinas) y Tovar (municipio Tovar).

La represión se extendió más allá de las 7:00 de la noche en varias ciudades en las cuales, pese a la lluvia, los manifestantes continuaron con las protestas.

 Aseguran que el gobernador perdió el control

En franco rechazo a la presencia de 200 Cicpc, funcionarios del Conas y de GNB por toda la ciudad, el diputado a la Asamblea Nacional (AN) por el estado Mérida, Lawrence Castro, dijo que la excesiva cifra de funcionarios de los cuerpos de seguridad evidencia que el gobernador de Mérida, Alexis Ramírez, perdió el control del estado.

“El gobernador no puede con Mérida y tuvo que traer padrino para que lo ayuden a reprimir al pueblo que está en la calle pidiendo elecciones generales para sacar del gobierno a Nicolás Maduro”, expresó el diputado, al tiempo que recordó que la presencia de Alexis Ramírez en localidades como Tovar y Santa Cruz de Mora, ha sido rechazada con cacerolazos y trancas.

 Santamarías abajo y cero buses

El 90% de los comercios de las ciudades de Mérida, Ejido y El Vigía, tuvo sus santamarías abajo durante todo el día del lunes 15 de mayo mientras se desarrolló el plantón.

El transporte público no circuló por las calles y avenidas de estas ciudades y el trolebús de Mérida suspendió su servicio como medida de precaución, sobre todo porque las protestas, en su gran mayoría, se realizaron en las cercanías de la ruta exclusiva de este sistema de transporte masivo.

Al final del día se reportaban de manera extraoficial más de 40 heridos de perdigón en enfrentamientos con la GNB.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba