Judicial

«¡Hay niños adentro!»: Gas lacrimógeno afectó a estudiantes del Colegio San Pedro

«¡Hay niños adentro!», «¡asesinos!», «ojalá ustedes no tengan un hijo o un familiar en este colegio. Son niños, ¡por Dios!», gritaban padres, trabajadores, profesores y manifestantes frente al Colegio San Pedro de Valle Abajo, parroquia San Pedro del municipio Libertador de Caracas, luego de que efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana lanzaran bombas lacrimógenas en las inmediaciones y dentro del plantel este 26 de abril.

Veinte minutos antes, los manifestantes que respondieron al llamado de la oposición en Santa Mónica cruzaron el puente de Valle Abajo. Previamente habían sido reprimidos cuando comenzaban a reunirse frente a Crema Paraíso, en Los Chaguaramos. Allí las lacrimógenas se esparcieron por la avenida Teresa de La Parra, en las cercanías de otras dos instituciones educativas: el colegio Santa Elvira y el preescolar Job Pim.

Ya en Valle Abajo, la marcha se detuvo a rezar frente a la iglesia San Pedro, al lado del colegio San Pedro. Luego diputados y concejales intentaron mediar con el Teniente Coronel Gotera para que permitiera el paso hacia la avenida Victoria, donde empalmaría con otra concentración para llegar hasta la Defensoría del Pueblo, pero no obtuvieron resultados. En cuestión de segundos los gases lacrimógenos dispersaron a las personas y afectaron a niños, maestros, políticos, manifestantes y trabajadores del sector.

Los caraqueños corrieron. Unos se resguardaron en el colegio. Otros huyeron a las calles aledañas. Los concejales y diputados del municipio increparon a los guardias por el uso excesivo e indiscriminado de las armas de orden público. «¿Ustedes no tienen hijos? Esto es un abuso. ¡Son niños!», exclamaba una señora mientras los políticos chocaban con los uniformados.

«¡Yo estoy buscando a mis hijos y aquí no había nada. No había piedras, no había nada!», gritó indignada una representante a los cuerpos de seguridad.

«¡Vámonos, mamá!», dijo entre lágrimas una niña de primaria que caminaba apresuradamente de la mano de su madre. Profesores y personal de la escuela llamaron a los padres de los alumnos para que fueran a buscarlos. Maestros y representantes que ya estaban en el lugar comenzaron a evacuar a los niños por un callejón a la derecha de la escuela. Los pequeños salían llorando, con las caras tapadas por los suéteres del colegio y pañuelos para no asfixiarse. «No corran» y «respiren por la nariz» eran las indicaciones de los adultos.

Niños asustados, padres y políticos molestos y manifestantes indignados fue el escenario frente a la institución, ubicada en la misma zona en la que el presidente Nicolás Maduro asegura haber vivido y estudiado, y donde todavía viven algunos de sus familiares. «¡Esto es un crimen de lesa humanidad. No lo vamos a olvidar!», expresó una mujer antes de retirarse con la marcha, que siguió hacia Las Acacias por el paseo Los Ilustres, regresó hacia Plaza Venezuela y volvió a ser reprimida en la plaza Los Estadios, en la Ciudad Universitaria.

 

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba