Especial PaísJudicialPulso Regional

Mérida: GNB desapareció evidencias tras asalto a residencias El Molino y Centenario (Fotos)

Cristhopher Borrero
@CristhopherB

Los escombros serán levantados y los rastros limpiados pero las heridas quedaron abiertas en las memorias de sus residentes. Acabaron con todo: Los impactos de balas aún se aprecian sobre los muros de las residencias El Molino y Centenario, en Ejido, municipio Campos Elías, Mérida.

Desde tempranas horas de este 31 de julio funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) recogieron los escombros tras los estragos perpetrados la tarde del pasado domingo, reveló vía telefónica a Analítica.com, Daniel García, residente del conjunto impactado. “Estuvieron hasta las 11:00 am limpiando los escombros, aunque solo estaban en labores de limpieza tenían las armas desenfundadas”, detalló.

El rostro de la represión

La decepción era audible en su tono y el relato macabro. De acuerdo a García unos 200 funcionarios, de comisiones mixtas arremetieron brutalmente contra los residentes de ambos conjuntos residenciales.

Durante las acciones tácticas los residentes divisaron a varios agentes de la GNB, Policía estatal de Mérida, detectives del Cuerpo de Investigaciones, Penales, Científicos y Criminalísticas (Cicpc) y del Servicio Bolivariano de Inteligencia nacional (Sebin).

Las acciones fueron interpretadas como un pase de factura del oficialismo. “Los últimos tres días el paso por la avenida centenaria estuvo obstaculizo. Hubo fuertes enfrentamientos entre los jóvenes
dela resistencia y los cuerpos de seguridad. Como nosotros hicimos un llamado al desconocimiento de las autoridades oficialistas vinieron por nosotros”, sostuvo el también activista político.

Serían cerca de las 2:00 pm cuando la primera tanqueta de la GNB derribó el portón norte, refirió Carmen Nieto, habitante del conjunto El Molino. Poco después otra tanqueta echó al suelo el portón sur, lo que permitió el acceso por ambos francos de los uniformados.

Fue cerca de hora y media de terror. “Las tanquetas entraron y dispararon gases hacia los apartamentos, duraron unos 10 minutos desplazándose por el estacionamiento, mientras que hacia el ala sur efectivos de PoliMérida destrozaron los vehículos aparcados”, rememoró la sexagenaria.

Tres motocicletas fueron incendiadas, un puñado de carros quedó indemne, mientras que otros resultaron con los vidrios rotos e incluso asaltados. “No sabemos quien nos cuida si es la misma policía quienes robaron nuestras pertenencias”, sostuvo la dama, pues los accesos a las torres fueron violentados.

La presencia de un grupo de seis mujeres encapuchadas y entaconadas también generó mucha suspicacia. “No sabemos a cuál organismo estarán adscritas. Solo sé que estaban vestidas de negro y con tacones altos. Eso me llamó mucho la atención”, agregó uno de los consultados.

Secuelas tras allanamientos

La amarga experiencia dejó afecciones en los pobladores del sitio. “Mi nieto menor no puede escuchar ruidos fuertes porque corre a mis piernas y se pone a llorar. Todos estamos muy afectados”, describió Nieto.

Todos los apartamentos fueron requisados. Al margen de la legalidad las 12 torres fueron allanadas, sin órdenes judiciales ni motivos reales, refirió la declarante. “Fue horrible. Mientras disparaban las bombas contra los apartamentos tuve que resguardar a mis nietos en el baño. Los dejé bajo la ducha con el agua corriendo. La mayor tiene apenas cuatro años y el menor un año y medio”, precisó.

Ante la desesperación de los infantes tuvieron que mediar con los funcionarios actuantes. La valiente señora pidió a los agentes del Sebin; quienes practicaron la requisa, que guardaran sus armas antes de ingresar a su casa porque los niños estaban demasiado nerviosos.

“Cuando los efectivos ingresaron mi nieta les preguntó: ‘¿Ustedes son de los policías buenos o malos?’. Su mamá tuvo que mentir y decirles que eran de los buenos para bajar las tensiones”, relató la dama.

Detenidos y desaparecidos

Unos 20 jóvenes fueron detenidos tras los allanamientos efectuados, sin embargo no hay cifras oficiales sobre el caso. Además el paradero de los arrestados es desconocido.

Gran parte de los muchachos aprehendidos no eran residentes del conjunto, provenían de otras zonas de Ejido, comentó la señora Nieto.

En horas de la mañana de este lunes aún llegaban madres en busca de sus hijos. “Aquí estuvo una chica con su hermana menor. Ambas habían sido corridas de su casa y durante los últimos tres días los vecinos nos encargamos de darles alimento y refugio, pero tras las detenciones no se les volvió a ver. Para nosotros desaparecieron”, aseguró la fuente.

La joven mayor tendría unos 17 años aproximadamente, mientras que la menor contaría con cuatro años de edad.

Vinculan a la Gobernación en el ataque

Para las víctimas el despliegue fue una emboscada coordinada por Alexis Ramírez, Gobernador de la entidad. De acuerdo al relato vecinal horas antes del ataque hubo una tensa calma. A las afueras de un galpón, situado a pocas cuadras del conjunto residencial se divisó al Ejecutivo regional.

Al lateral del galpón; el cual creado para servir como un mercal, se encontraba Ramírez hablando con un efectivo de la GNB. Se le veía sonriente según consta en una gráfica tomada por los residentes del sector.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar