Especial PaísJudicial

Torre Viasa: El barrio vertical de los olvidados, donde se desató una mortandad

Cuando el reloj marcaba las 12:40 de la tarde del lunes 12 de noviembre el funcionario de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) identificado como José Alemán Canales se encontraba en su guardia cotidiana en la avenida Bolívar cuando fue sorprendido por hombres armados, quienes le propinaron un disparo en el rostro para robarle su arma Prieto Beretta, serial P82302Z.

Luego del ataque el funcionario fue trasladado a un centro de salud cercano, mientras que sus compañeros activaron la búsqueda para dar con los involucrados en el hecho.

Foto: Lysaura Fuentes

En medio de las averiguaciones lograron conocer que los hombres presuntamente habían ingresado a la Torre Viasa, una edificación de 14 pisos, que lleva alrededor de 13 años invadida, situada frente al Seniat, cercana a la Defensoría del Pueblo y a la Plaza Morelos, en el municipio Libertador de Caracas.

Los uniformados solicitaron apoyo de los grupos tácticos de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES), quienes iniciaron la toma del lugar con la intención de buscar a los presuntos implicados en el ataque contra el funcionario.

En medio del operativo en el edificio fallecieron más de siete personas y se registraron alrededor de 60 detenidos.

Este martes desde la edificación, de paredes grises y de ladrillos, los residentes y familiares de los fallecidos contaron su versión de los hechos. Afirmaron que lo que ocurrió en el lugar fue un «ajusticiamiento». «Ellos nunca se enfrentaron, a nosotras las mujeres nos encerraron en un cuarto y otras estábamos en la planta baja y cada uno de los hombres los señalaban preguntándoles si estaban solicitados o bajo presentación, el que decía que sí, lo subían al piso 11 y lo mataban. Los funcionarios les cubrían los rostros y los asesinaban como perros», dijo una residente, quien prefirió no identificarse.

Uno de estos muertos fue Asley José Flores Rodríguez, de 41 años, quien, según sus familiares fue llevado al piso 11, donde «lo mataron de un disparo y su cuerpo quedó en el baño». En ellos también se encuentra Johany Roca Gil, de 37 años, quien residía en el piso 13 y de acuerdo a familiares presuntamente era técnico de celulares y cristiano evangélico.

También falleció durante el operativo un joven de 22 años de nombre Johan Alberto Mijares Izquiel, quien recibió un disparo en el pecho.

Foto: Lysaura Fuentes

Se conoció además sobre un joven que sobrevivió durante la toma policial en el lugar. Este joven contó que tuvo que darle sus zapatos a un funcionario para que le perdonara la vida. «Me llevaron al piso 11 para matarme, pero le dije al policía que le iba a dar mi laptop para que me perdonara la vida cuando subí ya no estaba, se la habían llevado, luego recordé que tenía mis botas Nike, se las ofrecí y me dejó tranquilo», reveló.

Por su parte, los funcionarios que participaron en el operativo, afirmaron que los fallecidos presentaban prontuarios policiales y que tenían en su poder armas de fuego, que, según ellos, les fueron incautadas.

Un edificio de tostoneros

En esta edificación residen alrededor de 200 familias que viven en condiciones precarias y bajo la insalubridad, que impera en el lugar.

Foto: Lysaura Fuentes

Basura por doquier, pisos oscurecidos, excrementos y grasas por todos lados se manifiestan en aquel lugar y es que en cada punto del edificio se encuentran un grupo de personas produciendo tostones para vender, una labor que ayuda a algunos de los residentes a subsistir en medio de la pobreza.

Uno de los habitantes del sitio contó que los plátanos verdes para la producción de tostones son comprados por sacos en San Martín, luego comienzan a rallar y las tajadas son colocadas en calderos repletos de aceite para luego sacarlas, embolsarlas y venderlos en varios puntos de Caracas.

La otra cara

Los vecinos que hacen vida en el sector manifiestan temor al comentar lo que sucede entre las paredes de la torre Viasa.

Con voz cabizbaja cuentan que algunos de los habitantes de la torre salen a cometer robos en otras zonas y luego ingresan a esconderse en el edificio. «Ellos no se meten con los que viven o trabajan cerca de la torre, pero si roban en otras zonas como en el puente de Quebrada Honda. La policía se ha metido como tres veces al edificio y se conoció que han mantenido a gente secuestrada en la torre y en una oportunidad consiguieron a una persona descuartizada dentro de un ascensor», dijo un vecino de la zona.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba