Especial PaísJudicialPulso Regional

Verónika Corona, el secuestro de seis días que enlutó a Anzoátegui

Ysamira Salazar González-Anzoátegui
@Ysamira

Solo seis días estuvo desaparecida Verónika Odaissa Corona Lara, de 16 años de edad. La misma cantidad de días que pobladores de la zona norte de Anzoátegui y estado cercanos, estuvieron a la expectativa por el paradero de la adolescente.

El martes 6 de febrero una terrible información corrió como pólvora por las redes sociales: Verónika fue localizada sin signos vitales, en una zona boscosa del Parque Natural La Sirena, en el sector Chorrerón del Municipio Guanta.

La misma información trajo consigo la desgracia para los familiares, amigos y para la colectividad de Anzoátegui en general, pues la chica fue hallada por funcionarios del Cuerpo de
Investigaciones, Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), pero sin
vida y en avanzado estado de descomposición. Según indican las primeras versiones de la investigación policial la niña tenía signos de estrangulamiento y aún estaba con la ropa que cargaba el día que fue secuestrada.

José Javier Barreto Curbata, de 22 años de edad, joven con quién Verónika se encontró en el restaurante de comidas Arturo´s, ubicado en el Paseo de la Cruz y el Mar (Antiguo Paseo Colón) en Puerto La Cruz, es el señalado por las autoridades policiales y de investigación como su
asesino.

Tras haber confesado el crimen Javier Barreto, como también se hacía conocer entre sus amistades, indicó a los agentes el lugar donde había dejado a su víctima luego de matarla. Un lugar muy cercano a la casa que el señalado cuidaba.

El victimario narró al final de sus declaraciones, pues los funcionarios del Cicpc indican que las primeras fueron incoherentes, que fue el autor material del asesinato y posteriormente donde la había dejado.

Versión oficial

El director regional del Cicpc, José Castellanos, informó que Barreto Curbata, informó que Barreto y Verónika se vieron en el establecimiento de comida rápida para despedirse, pues supuestamente él se iba del país. La niña le entregó una carta y luego se fue. Sin embrago, después de que cada uno tomara su camino decidieron reencontrarse y finalmente la llevo a Guanta.

Barreto confesó que la idea era secuestrarla y pedir rescate, pero como la víctima lo tenía identificado pensó que luego podían dar con su paradero y fue cuando decidió matarla. Lo hizo, según apuntan las investigaciones, el mismo día que la joven de 16 años desapareció.

A pesar de la versión de Barreto, la hermana de la joven Oskarina Corona aseguró que ella no tenía novio ni relación con ese joven. La familia ha pedido que respeten la memoria de Verónika y que no se hagan eco de falsas informaciones.

Verónika cursaba segundo año de educación diversificada en la Unidad Educativa Privada Minerva, ubicada en Pozuelos, zona porteña donde también residía con su familia. Entre su núcleo familiar se conoció que era la tercera de cinco hermanos.

Castellanos, explicó que también hay otras tres personas detenidas por lo ocurrido, un hombre y dos mujeres. Los detenidos responden a los nombres de; Christian Rafael Inserny Weffer de 33 años de edad, quien se desempeñaba como funcionario de Policía del municipio Juan Antonio
Sotillo y estaba solicitado por homicidio calificado. Y Angélica del Valle Torres Hernández de 29 años, y Eliana Andreína Morillo Solano de 31.

Estas personas fueron detenidas la tarde del domingo, en la calle San Ramón del sector Las Delicias, parte alta de Puerto La Cruz.

Anzoátegui se enlutó

Las redes sociales se convirtieron, durante los seis días de desespero para la familia de Verónika y para la población de Anzoátegui, en el canal informativo del caso. Su hermana, Oskarina Corona, mantenía al tanto a la colectividad.

En su último anuncio por su Facebook, Oskarina, dio a conocer la lamentable noticas y aclaró que su hermanita no tenía novio. También dio la versión de que la niña llamó a su mamá, le dijo que estaba en el establecimiento de comida rápida y que lloró. «Avisó que ya se iba a la casa, pero mientras hablaba se escuchó como si le hubieran halado el teléfono y desde entonces no supimos absolutamente nada de ella», dice en la red social.

Las palabras de aliento y esperanza luego de anunciar la desaparición no se hicieron esperar a través de las redes sociales. También hubo protestas para pedir a los cuerpos policiales que buscaran a la niña que había sido secuestrada y cuyo caso se unió a un comentario generalizado de que en Anzoátegui estaban llevándose a adolescentes.

Pero por otro, José Javier Barreto Curbata derrochaba entre letras y frases los actos más espantosos y de locura que alguien pueda imaginar.

Barreto Curbata, manejaba un con su nombre y en Twitter se llamaba @psicoescritor. Mientras que en su Facebook, el cuál se encuentra bloqueado, se leen historias oscuras y hasta dan pista del asesinato de una persona. Situación muy similar a lo ocurrido con Verónika.

Un día no esperado

Llegó el miércoles, 7 de febrero, y con este la incertidumbre del caso. Nuevamente, las redes sociales jugaron un papel importe en esta triste historia ocurrida en el oriente de Venezuela.

El cuerpo sin vida de Verónika fue llevado hasta la sala forense en busca de más evidencia sobre el caso, el mismo que según autoridades policiales está resuelto pero no cerrado, pues aún falta esclarecer la relación que tienen con el victimario las dos féminas y el agente policial porteño, todos detenidos.

El policía tenía en su poder el teléfono móvil de Verónika, pero funcionando con una tarjeta SIM de su propiedad.

Ya para horas del mediodía, los restos de Verónika fueron entregados, tras un gran papeleo, a sus familiares, quienes inmediatamente le dieron cristiana sepultura en las instalaciones del Cementerio Metropolitano, ubicado en las afueras de Barcelona.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar