Actualidad NacionalEspecial País

Trabajadores son perseguidos y amenazados para que cesen la protesta antigubernametal

La persecución contra trabajadores del sector público se ha incrementado en 2018. La razón es que son ellos quienes han protagonizado las protestas antigubernamentales de este año, para exigir el respeto a sus derechos laborales, la reivindicación de salarios y la rediscusión de sus contratos colectivos.

El sector más afectado ha sido el de la salud y es que desde el mes de junio las enfermeras de todo el país comenzaron una protesta que a la fecha continúa, aunque su intensidad haya bajado, y a la que se han sumado docentes universitarios, jubilados y pensionados,  trabajadores de empresas como: Corpoelec, Cantv, Pdvsa, Metro de Caracas, entre otros.

La Comisión de Política Interior de la Asamblea Nacional lleva la cuenta. La diputado Delsa Solorzano aseguró que solo en el mes de octubre, que termina este miércoles, se registró la mayor cantidad de ataques contra trabajadores, «en especial contra los del sector salud», siendo el estado con más reportes Aragua, seguido por Bolívar donde una médico fue detenida «por ejercer su derecho a la protesta».

Destacó que otro sector bastante golpeado por el empeño del Gobierno de evitar que los trabajadores exijan respeto a sus derechos laborales, es el sindical, sobre todo los que representan a los trabajadores de las Empresas Básicas de Guayana, quienes contaban este martes 50 días de protestas consecutivas.

De acuerdo con el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social entre enero y septiembre de 2018 un total de 9.355 protestas por derechos sociales y el 95% de estas han sido por derechos laborales. «En los últimos 12 días del mes de octubre un total de 980 protestas se han realizado a nivel nacional en demanda de derechos laborales», reseñó Inti Rodríguez, coordinador de Provea, quien agregó que entre septiembre y octubre «ha habido un repunte de las protestas en el país.

La razón de este aumento: «La imposición de una nueva escala salarial para los trabajadores del sector público, que viola las convenciones colectivas y que deja sin ninguna capacidad a los sindicatos venezolanos», siendo los estados con mayor movilización han sido Miranda, Zulia y Distrito Capital.

«Ante esa nueva arremetida del Gobierno antiobrero de Maduro» se han movilizado distintos sector como el de la salud, los universitarios y otros más que diariamente se manifiestan porque ven violados sus derechos y pérdidas reivindicaciones que costó alcanzar por años de lucha.

Trabajadores asediados por el Estado

La presencia de funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), en protestas laborales se ha vuelto cada vez más frecuente, según Solorzano, es una practica que comenzó para amedrentar a los dirigentes políticos, pero que «se ha extendido a las protestas de los trabajadores».

«Esta practica no tiene más que un fin de amedrentamiento y de decirle a los trabajadores y funcionarios públicos que no tienen derecho a protestar», puntualizó la parlamentaria al tiempo que recordó los casos de los efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana detenidos por mostrar en un video las condiciones pauperrimas de trabajo, la detención de unos Bomberos de Mérida por hacer el símil con un burro del Presidente de la República o el trabajador detenido por romper los huevos que recibió como bono.

Entre septiembre y octubre Provea contabilizó un total de 17 trabajadores detenidos «por haber participado, por haber protestado o denunciado situaciones de precarización laboral. Ese hostigamiento forma parte del repertorio represivo del Gobierno de Maduro».

A juicio de Inti Rodríguez, «esa persecución está enmarcada en un ascenso del terrorismo de Estado, al igual que se persigue a dirigentes políticas, que se persigue a opositores del Gobierno, se está persiguiendo a trabajadores con el único propósito de generar tenemos, de intimidar a los trabajadores venezolanos para que dejar de pelear y luchar por sus derechos.

Desde Provea advierten que en el futuro cercano «lo que se avisora es más represión por parte del Gobierno de Maduro y más persecución contra la dirigencia sindical» y es que según Rodríguez «el Gobierno se ha a dedicado a destruir uno de los últimos reductos de los venezolanos que son los sindicatos y los gremios y pretende hacerlo a fuerza de represión pero también a fuerza de destruir las conquistas históricas como lo son las convenciones colectivas».

El defensor de los derechos humanos aseguró que «si las convenciones colectivas pierden sentido perderán sentido los sindicatos como instancia de movilización de los trabajadores. Si ha eso se le suma la persecución y detención de los trabajadores por supuesto que estamos ante una situación dramática de ascenso del terrorismo de Estado».

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba