Actualidad NacionalEspecial País

Transición democrática para el 10 de enero, y ud. ¿qué opina?

El Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la UCAB – CEPyG hace una propuesta a toda la sociedad civil del país. «La consolidación de una transición democrática. El Desafío Venezolano III», una recopilación elaborada por el rector de la Universidad Católica Andrés Bello Francisco José Virtuoso, en virtud de un debate enmarcado en propuestas programáticas, en caso de un eventual proceso de transición democrático en Venezuela.

De allí que las propuestas del Centro de Estudios Políticos sean el resultado de una dilatada experiencia de reflexión, discusión e investigación por parte de expertos que coordinaron el aporte de una amplia base de conocimientos que datan desde 2014 con las publicaciones de dos títulos anteriores que conforma la serie: «El Desafío Venezolano» y «Continuidad Revolucionaria o Transición Democrática». 

En todas las recopilaciones, Francisco José Virtuoso plantea la tan urgente transición en medio de una crisis sin precedentes.

Hemos venido planteando que una transición política en Venezuela no es ya un tema de preferencias sino una condición sine que non de la que depende la viabilidad del Estado y la vida misma de millones de seres humanos en Venezuela que, ante la desesperación, se exilian de su tierra y de su hogar sin certeza de su destino huyendo del hambre y la enfermedad para buscar al menos un mañana menos incierto haciendo cualquier cosa en cualquier otro lugar.

Observando este panorama nos preguntamos: ¿Estamos preparados para una transición política? ¿Es este el momento de una transición? ¿Por qué necesitamos un cambio? Éstas y otras dudas son parte de un análisis exhaustivo por parte de CEPyG en el que se exponen resultados contundentes producto de numerosas consultas a la opinión pública en una serie de encuestas elaboradas en una muestra de 1.200 entrevistas realizadas a personas mayores de 18 años en el período 22 de octubre al 02 de noviembre de 2018. 

Más de 200 especialistas, presentan 11 áreas que competen a la situación política, económica y social del país develando su diagnóstico en el que se identifican prioridades y se aportan soluciones enfocadas en tres pilares fundamentales: El Fortalecimiento de la democracia, La Recuperación del Estado de Derecho y la Reconstrucción de la capacidad estatal.

De estas encuestas elaboradas por el CEPyG, el problema de la gobernabilidad democrática en el país es uno de los temas más debatidos en vista de la crisis humanitaria que vive Venezuela y la debacle económica que viene generándose en medio del estancamiento del aparato productivo, la corrupción en las instituciones públicas y los deficientes servicios públicos que nos impiden gozar de una óptima calidad de vida en el país.

el CEPyG, corroboró con la muestra seleccionada, una hipótesis que arrojó resultados contundentes. ¿Quienes son los responsables de los problemas del país?

Hacia una transición democrática

Para CEPyG, un simple cambio de gobierno no es suficiente para hablar de transición, aún cuando todos los actores, incluso en las demás ramas del poder público, hayan sido desplazados si ello no viene acompañado de un cambio en las instituciones y reglas.

Un gobierno, independiente del tiempo en el que permanezca en el poder, no puede ser considerado como gobierno de transición si no logra materializar un cambio significativo en las reglas de funcionamiento del régimen político que impliquen avances sustanciales en la democratización del sistema.

Atendiendo a la trascendencia de esta urgencia, el Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la UCAB, CEPyG, desarrolló una propuesta sobre cómo producir una transición democrática en Venezuela, la cual incluye cinco tareas básicas.

  • Presión interna
  • Presión internacional
  • Reducción de los costos de tolerancia
  • Tener un plan para un gobierno que atienda la gobernabilidad durante la transición y prepararse para una elección presidencial

El CEPyG describe una ruta que demanda un factor esencial hasta ahora inexistente, un liderazgo responsable de la dirección del proceso. «(…) Tal como sucede con una orquesta, ésta no puede funcionar sin un director y una partitura (un plan bien definido) y tampoco con varios directores que dan instrucciones simultáneamente siguiendo partituras distintas. Se necesita un director y una partitura.

Sin tal liderazgo resulta imposible lograr avances significativos en ninguna de las tareas necesarias. Sin liderazgo es imposible lograr el nivel de coordinación para movilizar a la sociedad de manera masiva y coordinada para generar los niveles necesarios de presión interna. De allí que prepararse para una transición y escoger un líder que pueda de alguna forma, llevar la dirección del proceso es una de las inquietudes que tenemos los venezolanos. He aquí los resultados.

Definir el liderazgo

Según CEPyG, las condiciones bajo las cuales se celebró la última elección presidencial hacen imposible para la comunidad internacional democrática el reconocimiento de la presidencia de Nicolás Maduro a partir de la Enero de 2019.

Tal situación constituye una ventana de oportunidad que solo es posible aprovechar si, y solo si, el país y la comunidad internacional se unifican y movilizan en torno a un solo objetivo que haría posible todas las demás aspiraciones: Elecciones Democráticas para elegir el gobierno de transición que deberá iniciar la gran reconstrucción nacional a partir de Enero de 2019.

Esta propuesta consiste en la organización de una elección abierta para definir tal liderazgo. Esta elección debe ser organizada por los cinco actores que gozan de mayor credibilidad y confianza en el país, o sea la iglesia, las universidades, los estudiantes, y los lideres de la sociedad civil organizada y de las fuerzas productivas del país (empresarios y trabajadores), sin la participación del Consejo Nacional Electoral.

 

En esta elección deben poder participar todos los venezolanos mayores de 18 años, inscritos o no en el Registro Electoral, residentes o no actualmente en Venezuela, ya que su participación misma en este proceso es la mejor prueba de su disposición para esta lucha. Si se logra que haya una elección presidencial también se podrá lograr que estas personas sean debidamente registradas para votar en una próxima elección.

Para quienes piensan que nadie participaría en un proceso electoral de esta naturaleza en medio de las actuales circunstancias, la respuesta es que la disposición a participar ya ha sido medida por dos estudios que, aunque no son nuestros, son coincidentes y la estiman en alrededor de dos tercios de los electores de oposición. Ello implicaría una participación superior a la de la consulta del 16 de julio de 2017, e incluso a la de los supuestos resultados oficiales de la elección del pasado 20 de mayo.

La Confianza

Francis Fukuyama (2014) en su libro Los orígenes del orden político, destaca un factor intangible como central, para la generación de un equilibrio capaz de sostener la responsabilidad democrática más allá de los mecanismos y procedimientos formales para su control, y por lo tanto para darle viabilidad política tanto a una democracia como a un proceso de democratización: La Confianza.

Esta confianza se fundamenta en la expectativa ciudadana de que el gobierno actuará siempre orientado por el interés en lo que es mejor para los ciudadanos, lo cual se retroalimenta por la evidencia de una actuación que se apega a tales expectativas y en dar la mejor respuesta posible a las demandas prioritarias.

Para ello, el CEPyG, realizó varias encuestas en las que muchas de los escenarios planteados tienen su fundamento en la tan anhelada confianza que necesita Venezuela para plantearse un nuevo liderazgo y una transición política.

Participación

El CEPyG plantea la diferencia entre el funcionamiento de una democracia, caracterizada por una interacción amplia, equitativa, protegida y vinculante entre los ciudadanos y su estado, y un proceso de transición democrática, caracterizados por su fragilidad e inestabilidad, en el que un incremento prematuro de la participación sin contar con la capacidad estatal necesaria, termina por lo general generando el colapso de un sistema político. Veamos qué dice la opinión pública sobre su disposición a protestar tras el colapso político, económico y social que se viene generando en el país en los últimos años.

 

En general, las encuestas revelan índices claros en los que se concluye que los venezolanos quieren y necesitan un cambio político que debe obviamente pasar por una transición en la que se restablezca la legitimidad de la Democracia, se ejecute la división de los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial, y se recupere el Estado de Derecho en Venezuela, sobre todo cuando el régimen anterior ha estado en el poder por un largo periodo y deja como herencia una institucionalidad disfuncional y una burocracia ideologizada.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar