Actualidad Nacional

Tres horas de lluvia dejaron caos de este a oeste

La onda tropical de centroccidente que el jueves pasado provocó un aguacero en la ciudad, este martes volvió a repetirse, tal como lo había advertido la Oficina de Meteorología que funciona en el Aeropuerto Internacional Jacinto Lara.

La lluvia que inició a eso de las 2.00 de la madrugada, causó serios estragos en Barquisimeto y en el municipio Palavecino. Más de tres horas de lluvias fueron suficientes para inundar varios puntos de la localidad.

En el este, la avenida Lara fue una de las más afectadas. Allí, poco antes de la intersección con la avenida Argimiro Bracamonte, un árbol se vino abajo e impidió la circulación de vehículos. Por suerte, ningún conductor o transeúnte resultó herido con este incidente. De este modo, la urbanización Nueva Segovia y avenida Morán sirvieron como vías alternas para evitar congestionamiento en el sector.

El transporte público colapsó y, para esta zona, la afluencia de unidades o busetas fue poca en comparación al resto de días laborales. De allí que las paradas de autobuses permanecieran abarrotadas de pasajeros con la intención de dirigirse a sus puestos de trabajo o lugares de estudios, aunque en varias instituciones educativas, públicas y privadas, quedaron suspendidas las clases.

El Colegio Padre Machado fue uno de los recintos académicos que no pudo cumplir con las actividades escolares por cuanto varios salones terminaron anegados. Algunos implementos didácticos, empleados para la formación de las niñas y adolescentes, recibieron también un toque de agua que los obligó a interrumpir la jornada.

El Ujano, Indio Manaure, Las Clavellinas, El Cercado, Chirgua, Lomas Verdes, entre otros sectores del noreste de la ciudad, vivieron un auténtico drama con el agua que se metió a los porches, salas, dormitorios y hasta cocinas de los domicilios. La falta de drenajes, así como las vías en pésimo estado, contribuyen al caos que aparece con cada torrencial sobre sus vecindarios.

Y en el oeste…

En la parroquia Juan de Villegas las secuelas del aguacero se hicieron sentir en varios lugares. La Zona Industrial II, por ejemplo, no distinguió entre las lagunas de aguas negras y las de lluvia. Las calles deterioradas hacen que en esa área dedicada a la industria ocurran inundaciones de principio a fin. Humildes barriadas del oeste quedaron totalmente inundadas y esta situación parece ser ignorada por las autoridades.

María de Arroyo, vecina de La Carucieña, explicó que en repetidas oportunidades consejos comunales del oeste, plantean en las oficinas de Emica, la instalación de nuevos drenajes que evitarían caos. «El Gobierno desatiende las necesidades del pueblo; ni siquiera viendo las calamidades que pasamos con las lluvias, mandan a limpiar las quebradas, a asear las alcantarillas».

Entre las familias afectadas están aquellas que forman parte de ocupaciones. Ranchos de zinc, de madera, entre otros materiales, se debilitan en sus bases con la humedad del suelo. De allí que los ocupantes añoren aún más los proyectos habitacionales prometidos, una y otra vez, por el Ejecutivo regional y por la Alcaldía de Iribarren.

El barrio Los Ángeles, en el sector uno, conoce bien de las necesidades por falta de drenajes y asfalto en las vías. El callejón Los Olivos, del mismo sector, sufre las peores consecuencias. El agua se acumula a lo largo de ese tramo y los hogares que allí habitan, prácticamente no pueden hacer su vida normal cuando llueve.

Los niños no pueden ir al colegio mientras los padres agotan hasta los últimos recursos para tratar de salir «del pantano» formado en la calle sin pavimento. Hace uno o dos meses, el suelo socavó porque, una vez que instalaron las cloacas, la empresa no compacto de forma correcta y la superficie comenzó a hundirse.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba