ActualidadActualidad Nacional

Vecinos del centro de Caracas quemaron al Judas “hambreador”

Habitantes de la parroquia La Candelaria y zonas vecinas del centro y norte de Caracas realizaron la tradicional quema de Judas, la mañana de este domingo, 1° de abril.

La costumbre se realiza cada año para repudiar de manera simbólica a personajes que son considerados como traidores, por sus acciones en contra de la sociedad en los últimos 12 meses.

Este año los organizadores nombraron como Judas a Nicolás Maduro, presidente de la República, Erika Farías, alcaldesa del municipio Libertador, Néstor Reverol, ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz y Tibisay Lucena, presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE).

Estos funcionarios fueron elegidos por formar parte del “gobierno hambreador”, frase con la que los participantes, entre los que se encontraba Nicmer Evans, integrante del Frente Amplio Venezuela Libre, describieron las actuaciones de estos funcionarios que, as u juicio, han contribuido con la prolongación de la escasez de alimentos y ha propiciado la “peor hambruna que ha vivido Venezuela en toda su historia”, alegó Carlos Julio Rojas, coordinador del Frente en Defensa del Norte de Caracas.

“Durante su gobierno Maduro ha dejado una estela de muerte y destrucción en el país, sin ningún remordimiento ha dejado morir a miles de venezolanos por falta de medicinas, inseguridad extrema y obligando a millones a tener que huir de Venezuela en búsqueda de un futuro mejor”, agregó.

Esta actividad ha tenido históricamente aspectos de protesta social y se realizó en la esquina de Tracabordo, frente al altar dedicado a los caídos producto de la represión en las protestas de 2014, lugar donde cayó Bassil Da Costa, cuando se dirigía en una marcha hacia la sede principal Fiscalía General de la República.

El otro Judas

Casi al finalizar al acto se acercó al lugar donde se realizaba la quema un miembro de la Policía Nacional Bolivariana, quien amedrentó a los presentes y les exigió el cese inmediato de la manifestación, que forma parte del acervo cultural en los días de Semana Santa.

El oficial grabó con un teléfono inteligente y apagó el fuego, pese a que las llamas ya habían consumido en su totalidad al muñeco de fabricación artesanal, que fue incinerado con estricto apego a las normas para incendios controlados, para evitar accidentes, de acuerdo con el testimonio de los presentes.

El Judas de tela tenía en su parte superior las fotografías impresas de las caras de los funcionarios elegidos para ser incinerados. Los manifestantes rechazaron la actitud del policía y se marcharon de forma pacífica.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba