ActualidadActualidad Nacional

Venezuela protagoniza por segunda vez una crisis en Mercosur

Hace dos semanas Uruguay puso fin a sus seis meses al frente de la presidencia del Mercado Común del Sur, puesto de coordinación de la agenda del grupo, y defendió que Venezuela, que le sigue en orden alfabético, la asumiera.

Pero esta postura chocó con la oposición de Brasil, Paraguay y Argentina, que se oponen a que Venezuela sea la cara visible del Mercosur en medio de la crisis política que atraviesa ese país, que además no ha acoplado su normativa interna a la del bloque regional, según argumenta Brasilia.

«Venezuela está en el Mercosur (como miembro pleno) y mientras no se decrete la posibilidad de una cláusula democrática estará integrándolo», enfatizó el jefe del Estado uruguayo, Tabaré Vázquez, al término de una reunión de gabinete, citado por la página oficial de la Presidencia.

El Mercosur cuenta en su normativa interna con la posibilidad de suspender a alguno de sus socios si los demás consideran que hubo un quiebre institucional que afecta la democracia. La aplicación de esa cláusula no ha sido discutida oficialmente para el caso venezolano, aunque Paraguay ha pedido, en palabras de su canciller Eladio Loizaga, «que (Venezuela) ponga en libertad a sus presos políticos, que haga gestos que lo comprometan con la democracia».

Caracas decidió izar la bandera del Mercosur el pasado viernes, y considera que asumió el puesto al frente del bloque, hecho que no es reconocido por los demás socios, lo cual representa una situación inédita que ha tensado las relaciones entre Brasil, Argentina, Paraguay -con Uruguay que quedó solo en su posición-, y Venezuela.

Ante esta situación, el experto en derecho internacional, Adolfo Salgueiro, describió que el gobierno venezolano «está en un estado de estupidez nunca antes visto en las relaciones internacionales», puesto que, luego de la salida de Uruguay de la Presidencia, entendió la representación de esta organización internacional como un “derecho”, no como una designación que se legitima en la manifestación expresa de la voluntad de aquellos a quienes se quiere representar.

La Presidencia, según las normas, (se asigna) por orden alfabético en reunión del Consejo de Mercosur, por consenso, es decir, con el voto de todos. Aquí no hubo consenso, no hubo reunión del Consejo de Mercosur para hacer el traspaso, y parte de los requisitos estatutarios son ser democrático y haber aprobado el acervo normativo del grupo. Venezuela no ha hecho ninguna de esas cosas, entonces no le corresponde.

La semana pasada en un acto oficial, el presidente venezolano Nicolás Maduro dijo que su país es perseguido por los gobiernos de Argentina, Brasil y Paraguay, a los que llamó «la triple alianza de torturadores de Suramérica».

«Ahora nos persigue (…) la oligarquía paraguaya, corrupta y narcotraficante. Ahora nos persigue el demacrado (presidente Mauricio) Macri de Argentina, fracasado, repudiado por su pueblo. Y ahora nos persigue la dictadura impuesta en Brasil», dijo.

Al día siguiente, una reunión de coordinadores del bloque en Montevideo no tuvo presencia venezolana y no logró deshacer el nudo político que ata al Mercosur.

Este lunes, Vázquez dijo que la situación del bloque comercial «es preocupante» pero consideró que «no está paralizado». Para sostener este argumento, puso el ejemplo de las gestiones para un tratado de libre comercio con la Unión Europea, que precisamente coordina su país y en las que Venezuela no participa. Desde que estalló la crisis, sin embargo, se han producido varias expresiones de preocupación por el futuro de esas negociaciones.

En 25 años, el Mercosur enfrentó varias crisis; dos de las más importantes tuvieron a Venezuela como protagonista. La primera fue el ingreso de Caracas al bloque en 2012, decidido por los socios con Paraguay suspendido de sus funciones luego de un juicio político que terminó en la destitución del entonces presidente paraguayo Fernando Lugo. El ingreso se produjo sin el voto de Paraguay, cuyo Senado no había votado la entrada de Venezuela.

La segunda gran crisis del Mercosur es esta: la discrepancia sobre la asunción de Venezuela a la presidencia rotativa del grupo.

 

Con información de AFP.

 

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba