Actualidad Nacional

Yaracuy sigue en emergencia por desbordamiento de ríos

En el estado Yaracuy persiste la situación de emergencia que se presentó desde la madrugada del pasado martes cuando, luego de un prolongado aguacero que provocó el desbordamiento de dos ríos y varios caños, numerosas familias resultaron afectadas por las aguas que invadieron sus casas o fundos agrícolas y pecuarios.

Los mayores daños han sido reportados en el municipio Veroes, al noreste, donde los habitantes están recordando el 2005 cuando el río Tocuyo se salió de su cauce e inundó varias poblaciones, entre ellas Farriar, su capital.

En aquella oportunidad el gobernador de turno garantizó que eso no volvería a ocurrir pues «de inmediato se emprenderán trabajos de canalización de la corriente», pero transcurridos pocos días la promesa fue olvidada.

Desde el lunes comenzó a llover sobre el territorio yaracuyano provocando la crecida de los ríos Yaracuy y su afluente, el Marcano, así como de varios caños que le cruzan en sentido sur-norte, cubriendo de agua extensas zonas de pastos y siembras de diferentes rubros.

Pero del embate de las aguas tampoco se salvaron poblados como Farriar, Palmarejo, El Chino, Agua Negra y La Olla, sobre todo estos dos últimos donde este miércoles aún existían zonas a las cuales sólo se podía ingresar en tractores o vehículos a doble tracción, pero en buen estado.

Sin embargo, existen zonas que siguen aisladas pues no se puede ingresar por ningún medio.

En Palmarejo, varios habitantes, entre ellos María Oliveros y Miriam Cedillos, mientras observaban sus muebles, colchones y otros enseres domésticos que permanecían frente a sus casa, esperando un poco de Spara que se secaran, dijeron que el agua subió hasta medio metro y de una manera tan violenta que no les dio tiempo de poner a salvo del agua sus artículos, algunos de los cuales resultaron irreparables.

Igualmente mostraron algunas paredes de sus casas que, según ellas a causa de la lluvia, están agrietadas.

Pero la situación más dramática se vivía ayer en La Olla pues el agua del río mantenía inundadas miles de hectáreas sembradas y varias familias tuvieron que dejar sus casas para alojarse en el pre-escolar, la escuela primaria y la iglesia de La Olla Nueva.

Según informó Eloina Gómez, una de las afectadas, en el lugar se encontraban ocho familias, pero en total los afectados en la zona eran 150 personas, 102 niños y 48 adultos.

Sólo en la iglesia estaban alojadas 20, la mayoría de ellas niños.

En La Olla Bajo los campesinos trataban de salvar lo que podían de sus cosechas de plátano, auyamas, lechosas o mandarinas que se encontraban cubiertas por las aguas.

Algunos utilizando viejas neveras como balsas, sacaban a tierra seca los racimos de plátanos, cortados prematuramente para evitar su pérdida.

Ramón Doria, uno de los campesinos afectados, del fundo San Antonio, dijo que había perdido sus siembras; 2.300 cachamas que estaban en una laguna y algunos animales domésticos, aunque logró salvar unos colocándolos en la parte alta de su camión.

«Seguimos en emergencia»

El gobernador Julio León Heredia estuvo nuevamente ayer en la zona para recibir información in situ de la situación.

En declaraciones a EL IMPULSO, mientras esperaba un helicóptero del Ejército para un sobrevuelo, dijo que el número oficial de familias afectadas era para esa hora (11am) de 506, integradas por unas 2.500 personas y que sólo tenían registrada una familia damnificada, en el municipio Bolívar.

Aclaró que son familias afectadas, algunas de las cuales fueron reubicadas provisionalmente fuera de la zona de riesgo donde residen pero luego pudieron retornar a sus hogares, aunque algunos de sus enseres domésticos resultaron dañados.

Admitió la existencia de unas 40 familias en situación de riesgo que deben ser reubicadas.

La mayoría de los sectores afectados son rurales a los cuales ya se estaba atendiendo suministrándoles alimentos y toxoides, además de fumigación.

El mandatario yaracuyano también afirmó que lo ocurrido es producto de una precipitación con duración de 17 horas, algo fuera de lo normal, además de que Veroes es un municipio ubicado en la parte baja del Yaracuy lo que le hace vulnerable a efectos de desbordamientos de ríos y caños.

Planteó la necesidad de canalizar el río aguas abajo para evitar futuras inundaciones, aunque es una obra que no pueden realizar solamente la Gobernación y la Alcaldía de Veroes, de allí que se recurra al Gobierno Nacional, a través del Ministerio del Ambiente, para hacer los aportes necesarios.

Consultado sobre el monto de las pérdidas, dijo que se están cuantificando todavía, pero se pueden calcular en unos 10 millones de bolívares fuertes.

El gobernador León Heredia afirmó que se mantiene el estado de alerta permanente las 24 horas y la activación del comando unificado para seguir atendiendo cualquier emergencia.

En la tarde esperaban en La Olla la visita del mandatario regional para plantearles personalmente la situación que están viviendo las numerosas familias campesinas allí establecidas.

Sobre la desaparición de padre e hijo en el puente de Veroes, dijo que seguía la búsqueda aguas abajo.

En la tarde se informó de manera extraoficial que uno de los cuerpos había sido localizado en la zona de La Bananera, aunque no se precisó de inmediato si pertenecía a Pedro Mota o a su hijo de 17 años.

Los detalles

Municipios afectados
Veroes
San Felipe
Bolívar
Manuel Monges
Cocorote
Sucre
La Trinidad

Poblados afectados
Farriar
Palmarejo
El Chino
Agua Negra
La Hoya
Macagua
La Península
Los Cangrejos

Familias afectadas
506
Personas afectadas
2.456
Familias damnificadas
Una
Funcionarios en acción
1.000

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar