Educación

Medidas del Ministerio de Educación afectaron desempeño del año escolar 2018 – 2019

Para el 31 de julio se tiene previsto el cierre del año escolar 2018 – 2019. Sin embargo, este ha sido uno de los más irregulares de los últimos años, no solo por la cantidad de días que se han perdido, también porque la falta de servicios públicos y la deserción de los docentes.

La Organización de Padres Organizados y el Sindicato de Maestros manifestaron en días pasados que para ellos los niños y adolescentes del país perdieron el año escolar pues fueron al menos 30 días los que no pudieron asistir a los planteles educativos.

El ministro de Educación, Aristóbulo Istúriz, el pasado mes de abril sostuvo una reunión con los representantes de todas las zonas educativas para replantear el cronograma educativo y estipuló que el tercer lapso iniciaría desde el 29 de abril al 12 de julio, teniendo las fechas de cierre entre el 25 y 26 de ese mismo mes; así mismo, los actos de grado se fijaron en el 29 y el 31 de julio.

Olga Ramos, directora del Observatorio Educativo Venezolano, señala que con esta medida lo «único que se logró, fue comprimir el tiempo de las actividades de cierre que realizan los docentes y las posteriores evaluaciones que presentan los alumnos que no cumplieron con sus objetivos».

Además de ello, se debe tomar en cuenta que se aplicó un horario especial en todos los planteles como parte del plan de ahorro energético.

Para Ramos, el Ministerio de Educación cuando tomó esta decisión no consideró que la situación que se vive en el interior del país es muy diferente a la que se vive en la ciudad capital.

«En el caso del estado Zulia, por ejemplo, sufren cortes de luz prolongados constantemente y las escuelas de allí, además de adecuarse a esta situación han tenido que recortar horarios», dijo la analista de Políticas Públicas.

Según Ramos, no se puede determinar si el año escolar está perdido o no puesto que para ello habría que hacer una evaluación exhaustiva a cada niño en el que se analice el rendimiento de cada uno de ellos.

«No podemos saber cuánto aprendieron los estudiantes o si están lo suficientemente preparados para pasar de grado o año, ya que hay conocimientos que no se pueden considerar aprendidos solo porque se cumplió con los mismos a través de tareas para la casa y otras actividades complementarias.

La también profesora opina que al inicio del período escolar 2019 – 2020 habría que hacer una evaluación, «universal y estandarizada. Luego, con base en esos resultados proceder a reprogramar todo el sistema educativo». Esto permitiría de cierta manera lograr una nivelación en quienes no lograron cumplir con los objetivos, señaló.

Cada vez hay menos docentes

Uno de los puntos que más preocupan en la educación venezolana es la gran cantidad de docentes que ha dejado sus cargos por distintas razones, bien sea porque han tenido que dedicarse a otras ocupaciones que les permitan percibir más ganancias o porque han decidido emigrar.

La solución a la que han recurrido en los colegios públicos, es a que madres voluntarias ocupen el lugar de los maestros teniendo la guía de los directores del plantel.

«Esto es una medida que forma parte de la emergencia humanitaria compleja que está atravesando el país. En este tipo de situaciones se estila que personas con conocimientos básicos en las distintas áreas, ejerzan esa tarea pero con supervisión».

Se puede optar a que profesionales no docentes, con la ayuda de material complementario y el acompañamiento de docentes en el aula, sean quienes impartan las clases.

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar