ActualidadDeportes

Olímpicamente, deportivamente: La altura del compromiso (A Cheché Vidal), por Mari Montes

He insistido por años en hacerle justicia a las palabras «deportiva, deportivamente y olímpicamente». Hacerles un despojo de esa acepción que significa desdén o irresponsabilidad. Es una distorsión muy común describir una actitud poco comprometida e irresponsable, como «tomárselo deportivamente».

A propósito de mi inquietud, el profesor Alexis Márquez Rodríguez, quien dedicó su vida al estudio de nuestro idioma, investigó y concluyó que se trasladó el significado de «vestir deportivamente», que es vestir informal, a una conducta.

Académico de la lengua, Márquez comprendía mi desacuerdo, pero insistía en que el castellano es una lengua viva que cambia y que según su uso admite nuevas acepciones si llegan a ser acuerdos, las palabras son convenciones que facilitan la comunicación.

En el vestir es irrefutable, pero mi rechazo es a usarla en otros ámbitos. No deberíamos decir que un ministro se toma deportivamente su trabajo, cuando lo que queremos significar es que es un irresponsable o un inepto.

Un deportista se toma su trabajo con compromiso, con disciplina, es mucho lo que sacrifica, dedica horas a esforzarse por mejorar sus propias marcas y luego por superar a otros. Dependiendo de la disciplina, un deportista debe cuidar su alimentación, pasar horas en un gimnasio, otro tiempo a la práctica, para ser mejores y para superar errores.

Sería otra la historia si todos nos tomáramos nuestras responsabilidades, todas, como los deportistas asumen su compromiso con sus metas. Con la humildad necesaria que permite escuchar las recomendaciones de los coaches, atender sugerencias de otros deportistas con experiencia y ejecutar, corregir. Salir con el deseo y la preparación para llegar, para alcanzar. Deportivamente para respetar la autoridad, al árbitro, al juez, de cuya transparencia (insisto en que esto es un deseo de que nos tomemos el mundo deportivamente), no hay dudas.

 Nadador venezolano

Tomarse la cosas deportivamente para valorar al contrario, ver al rival como un similar a quien se quiere vencer pero a quien hay que tratar limpiamente.

Estoy hablando del deportista de verdad, no de quienes son talentosos en un deporte y aprovechan  el lugar alcanzado para hacer trampa, de las muchas maneras que existen, desde usar sustancias prohibidas, hasta involucrarse en apuestas. El verdadero deportista no es capaz de traicionar.

Es curioso, pero cuando se quiere potenciar la irresponsabilidad de alguien, elevarlo de categoría, ya no se dice que se toma las cosas «a la deportiva», sino «olímpicamente», incluso en el DRAE se habla de «desdén olímpico», tal es el uso que se le ha dado a la expresión.

Para cualquier deportista, su competición significa un reto que implica esfuerzos superiores, para los de alta competencia esos esfuerzos adquieren una dimensión que exige más y si el atleta aspira a la verdadera gloria, cuando apunta a las Olimpíadas la meta es más empinada y la responsabilidad trasciende de lo personal.

Roibelys Peinado
La inmensa mayoría sueña desde su infancia con llevar la bandera, con representar a sus países, desfilar por la pista al lado de toda la delegación y ver la bandera elevarse sobre el podio mientras suenan las notas del himno.

No tengo idea de dónde pudo salir eso de «desdén olímpico» del cual habla el DRAE, porque es un oxímoron, no hay forma de relacionar el desdén con llegar a la competencia más relevante del planeta.

Los Juegos Olímpicos convocan a los mejores de cada país del mundo y el tiempo que duran, hay paz. Ese es un valor precioso.

Veo las noticias de la preparación de los atletas venezolanos, los ya clasificados y los que siguen esforzándose por llegar a Brasil y pienso que es justo precisar estos conceptos, para valorar todo lo que han hecho, ellos, los deportistas y sus familias, para llegar a la máxima competencia, deportivamente, olímpicamente.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba