Calidad de VidaSalud y Bienestar

Control médico debe comenzar desde la planificación del bebé

El embarazo, si bien es uno de los estados más hermosos en la vida de una mujer y está claro que no debe ser visto jamás como una enfermedad o condición limitante, tiene sus particularidades.

Si bien hay casos en los cuales el embarazo cayó de sorpresa a la familia, con tantos métodos anticonceptivos los más comunes son los planificados y es en éstos en lo que se pide colocar énfasis.

La pediatra poricultora, Loly Pèrez Abad, asegura que lo ideal es iniciar el control médico desde la planificación del bebé. “A pesar de que parece algo obvio, la consulta al profesional no es tan frecuente antes de tomar semejante decisión”.

Aduce que a nadie se le ocurriría comprar una casa, un auto o viajar sin averiguar y consultar a las personas competentes. “Sin embargo, es muy común observar mujeres que se embarazan sin realizarse un chequeo previo, a pesar de que decidieron de antemano la búsqueda de la concepción”.

La importancia de este control radica en que el asesoramiento profesional puede producir grandes beneficios, “como reducir al mínimo posible los riesgos del embarazo, tanto maternos como perinatales”, destaca la pediatra.

 

Qué se debe hacer en tres pasos

 

La pediatra poricultora, Loly Pèrez Abad da tres consejos médicos que se deben tomar en cuenta durante la planificación de un embarazo.

1) Antes de tomar la decisión de tener un hijo la madre debe acudir al ginecólogo, con el fin de descartar factores de riesgo tales como: diabetes, hipertensión arterial y afección tiroidea, entre otros. Con el examen realizado por el especialista también se descartaran patologías uterinas y mamarias.

2) Se deben hacer exámenes de laboratorio que garanticen la salud de la madre. De ser necesario se harán pruebas especiales, según las necesidades de cada caso, con mediciones de anticuerpos para rubéola, varicela y toxoplasmosis.

3) Se puede hacer prevención de malformaciones neurológicas en el recién nacido (mielomeningocele, anencefalia, hidrocefalia, espina bífida, entre otras), sólo con la administración a la madre de ácido fólico, antes de la concepción, lo cual reduce en un alto porcentaje el riesgo de padecer los antes mencionados defectos.

FOTO: Pixabay

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba