Salud

Malformaciones cardiacas afectan a seis mil niños al año en Venezuela

Los defectos cardiacos congénitos afectan a cerca de seis mil niños cada año en Venezuela, aplicando las estadísticas mundiales que muestran que aproximadamente por cada 100 nacimientos vivos, nace un paciente con una afección en el corazón, y en el país hay un estimado de 600 mil alumbramientos al año, de acuerdo con la tasa de natalidad de las cifras demográficas y del Ministerio Popular para la Salud.

Estas anomalías son consideradas como defectos de nacimiento y pueden afectar las estructuras intracardiacas, válvulas cardíacas, las paredes y tabiques internos del corazón,  arterias y/o venas que llegan o salen del corazón.

El doctor Carlos Troconis, cirujano cardiólogo del Grupo Médico Santa Paula (GMSP), señaló que del total de niños que nacen con estas cardiopatías, alrededor de cuatro mil necesitarán cirugías o cateterismos intervencionistas durante los primeros años de vida. En cambio, con las cardiopatías adquiridas (enfermedades valvulares, endocarditis, miocarditis) se estima que un niño por cada diez mil en edad escolar-adolescente requerirá una intervención.

La máquina de la vida

Generalmente, la operación de corazón abierto es la intervención a través del esternón, en la que el paciente es conectado a una máquina que hace las veces de corazón-pulmón artificial, mientras se corrigen los defectos.

“Este aparato manejado por técnicos perfusionistas se encarga de derivar la sangre del cuerpo, que circule y se oxigene, como si fuera un pulmón artificial, y que luego retorne para que llegue al cerebro y al resto del cuerpo, mientras trabajamos dentro del corazón. Lo “paralizamos” con una solución especial (cardioplejia), que lo inmoviliza y protege totalmente. Así, podemos realizar la operación de acuerdo con el defecto que vayamos a corregir” detalló el cardiólogo. Estas cirugías sirven también para reparar o reemplazar válvulas cardíacas afectadas, además de remediar los defectos congénitos.

Intervención con éxito         

La Unidad Cardio Quirúrgica Santa Paula del GMSP realizó en abril una operación a corazón abierto a un adolescente de 15 años, al que le diagnosticaron desde niño un problema conocido como comunicación interventricular restrictiva, un pequeño orificio dentro del corazón.

“En un periodo de tres años, el joven fue desarrollando un prolapso e insuficiencia de la válvula aórtica, una de las más importante del organismo, por lo que decidimos operarlo” explicó Troconis. En la Unidad Cardio Quirúrgica Santa Paula se atienden a pacientes adultos y pediátricos, gracias a modernos equipos de alta tecnología, para la evaluación y tratamiento de enfermedades cardiovasculares.

En la Unidad no Invasiva, situada en el piso 1 de la torre de consultorios del Grupo Médico Santa Paula, se efectúan diversos estudios tales como electrocardiografía, ecocardiografía pediátrica y adultos, pruebas de esfuerzo, Holter de ritmo y MAPAS, manejo de arritmias cardiacas, así como imágenes cardiovasculares (angiotomografías, score de calcio) de la mano de profesionales calificados que brindan eficacia y calidad de servicios con humanismo a sus pacientes

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba