Deportes

Análisis Vinotinto: Así no se puede ganar

La lluvia que cayó en Cachamay desde primeras horas de la tarde cambió el panorama. Se esperaba sol y calor en Puerto Ordaz, pero desde el comienzo del partido ante Paraguay hubo un clima distinto. También se esperaba un buen juego de la Vinotinto y el escenario tampoco fue el esperado.

A los guaraníes les bastó con ser un equipo ordenado y firme para no pasar trabajo ante Venezuela. Y cuando todos los caminos parecían conducir a un gris 0-0, ante la inoperancia de unos y otros, llegó la desafortunada jugada en la que Vizcarrondo confundió un partido de eliminatorias con una sesión de entrenamiento. El espigado central no suele cometer este tipo de marfiladas, y ayer había hecho un partido correcto hasta el fatídico minuto 80; sin embargo, su distracción frente a Baroja y el habilidoso Derlis González dejó a la Vinotinto con las manos vacías.

El grosero fallo de Vizcarrondo, esos errores que “llevamos cometiendo hace 20 años, como dijo Sanvicente tras el partido, hace que las culpas tengan nombre propio; no obstante, las falencias que mostró ayer la Vinotinto van más allá de una distracción puntual.
En la víspera, el seleccionador había pedido una Vinotinto que jugara bien, que presionara, que fuera contundente en ambas áreas y que se desplegara con inteligencia. La lluvia suroriental mojó los papeles y la idea de juego solo quedó en la pizarra. Paraguay, con la sapiencia de Ramón Díaz, esperó y jugó con la necesidad del local. Venezuela, con el balón, no supo crear ocasiones claras ni encontrar la vía para mandar en el mojado césped de Cachamay.

Jeffren fue una luz en el oscuro primer tiempo, mientras Rincón intentó mandar con su carácter habitual. Pero faltó más. Mucho más. Ya no está Arango y sería inútil apelar a la nostalgia. Con lo que hay, no se pudo inquietar la portería paraguaya.
Dos líneas de cuatro bien armadas por los visitantes cerraron los espacios a la Vinotinto. En el segundo tiempo, Venezuela aceleró un poco el traslado del balón y se acercó con remates de media distancia, pero nunca dio la impresión de domar a un rival limitado. Y quizá eso es lo más preocupante.

Una Paraguay modesta se llevó tres puntos de Puerto Ordaz, casi sin proponérselo. Si la visita hizo su negocio, para los criollos el balance es rojo. Ahora vendrá Brasil y otros rivales que tienen más cartel que el rival de ayer. Sanvicente (9 derrotas en 14 partidos) aún no logra plasmar su idea y el duro comienzo tampoco invita a la ilusión. El camino a Rusia es largo, pero ayer apareció un obstáculo tan inesperado como dañino.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba