DeportesEspecial País

Andrés Madera enfocado en alcanzar el cupo olímpico para Tokio 2020

Poco más de una semana ha pasado desde que el karateca venezolano Andrés Madera hiciera historia, tras adueñarse de la medalla de oro de la modalidad de kumite en lo que fue la edición XVIII de los Juegos Panamericanos de Lima 2019. Y es que en un reñido combate, el baruteño superó al chileno Camilo Velozo en la categoría de 67 kilogramos.

Desde entonces, más que hacer una pausa, Madera ha retomado con mayor ahínco sus entrenamientos, dado que su meta está centrada en Tokio 2020. Una vez finalizada la cita inca, viajó a Dallas donde participó en una base de preparación en compañía del también criollo Jovanni Martínez, quien se alzó con la medalla de bronce en los 75 kilogramos.

«Aun me encuentro respondiendo los mensajes de toda esa gente que vivió la final como propia y a través de las redes sociales me brindó su apoyo. Es sabroso saber que vienes haciendo algo positivo para el karate venezolano», aseguró el nuevo monarca panamericano del kumite en el continente.

El criollo asegura haber retornado a un gran nivel de competencia, todo ello gracias al proceso de recuperación que tuvo a lo largo de 11 meses, luego de haber sido operado de los meniscos y los ligamentos de la rodilla derecha el año pasado.

«Puedo decir que estoy en óptimas condiciones. Luego de la cirugía conté con el apoyo de muchas personas de mi entorno: mi entrenador, mi fisioterapeuta e incluso mi familia. Cada uno de ellos siempre tenía una palabra de aliento para poder superar ese trance. No fue un proceso fácil, fueron meses de mucho estrés e incluso de mucho miedo», confesó.

Y es que de acuerdo a lo expresado por el karateca, este tipo de cirugías es una de las más traumáticas, dado que su período de recuperación es sumamente largo y lento. «Los primeros meses fueron muy duro, pero poco a poco fui retomando el nivel y superando el temor. Sin duda la parte psicológica tiende a afectarse y la inseguridad se apodera de uno por miedo a volver a lesionarse», indicó.

Fue justamente en el quinto mes luego de la intervención quirúrgica cuando Madera comenzó a soltarse más y a ir retomando el nivel del Andrés que hace un par de años atrás logró importantes resultados.

«Ya superé ese período de mi vida. Sin embargo en la final tuve un choque fuerte ante el chileno y quedé adolorido, porque justamente fue en la rodilla que me operé. Sin embargo no fue nada de cuidado, gracias a Dios estoy en un muy buen nivel y lo aprovecharé al máximo para lograr la meta de alcanzar el cupo a la justa olímpica de Tokio 2020«, detalló.

Apuntando alto

Andrés Madera asegura que no hay tiempo para el descanso, más sabiendo que le quedan al menos 10 competiciones por delante para poder materializar el sueño de lograr el cupo que lo lleve a competir en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

«Justamente esta semana ya estaré viajando a Japón para ver acción en el Open de Tokio. Luego la próxima semana veré acción en Chile, luego Rusia y España. En diciembre será que haga un pausa de al menos cuatro días, pero sin aflojar mucho, dado que en enero hay otro evento de la liga».

Y es que justamente el nuevo año traerá consigo cinco competencias que serán determinantes para que Madera logre el boleto como uno de los mejores del mundo.

«Cada competencia otorgará puntos para la clasificación a Tokio 2020. Mi idea es poder estar en al menos cuatro podio y así situarse entre los siete primeros del ranking mundial. Es un camino largo pero no imposible. De no lograrlo así hay otra posibilidad, la de buscar la clasificación en un evento pautado para abril-mayo en París o en su defecto, podría hacerlo como el mejor del continente, todo ello gracias al oro panamericano que logré en Lima», aseveró.

Aboga por un mayor apoyo

Andrés Madera reconoce los problemas políticos, sociales y hasta económicos por los cuales está atravesando Venezuela en este momento, sin embargo no desaprovechó la ocasión para apostar por un mayor apoyo en el plano deportivo.

«Si queremos ver un cambio verdadero en el deporte venezolano, tiene que haber un mayor apoyo económico. Un atleta para poder ser el mejor del mundo requiere de un roce competitivo internacional y con los mejores del mundo. Mi nivel de competencia aumentó cuando empecé a realizar giras de preparación en Europa. No recibí el apoyo necesario, pero empecé a buscar recursos con amigos e incluso algunas empresas y lo logré», dijo.

Sobre la actuación de Venezuela en los recién finalizados Juegos Panamericanos de Lima 2019, Madera asegura que no fue la mejor, dado que los atletas no contaron con una muy buena preparación.

«De acuerdo a lo que pude percibir y escuchar de algunos de mis compañeros. la mayor parte de ellos no contó con la preparación adecuada, ni el roce necesario para afrontar un evento como este. Creo que hay que ampliar ese apoyo y hacer los ajustes necesarios para que Venezuela pueda contar con mejores resultados».

@SamirJJimenez

 

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba