Deportes

Boca – River: Vergüenza mundial

Justo en la noche donde los ojos del mundo estaban puestos en el estadio de la Bombonera para ver el mejor espectáculo que puede brindar el fútbol argentino, todo terminó en un escándalo inexplicable, con tan solo 45 minutos de fútbol.

El superclásico de anoche marcaba el final de una trilogía de encuentros entre Boca Juniors y River Plate, que había marcado un triunfo para el primero por el torneo local y una victoria para el segundo en el duelo de ida por los octavos de final de la Copa Libertadores.

Sin embargo, el último de los tres capítulos tuvo un final tan inesperado como vergonzoso, que volvió a poner al fútbol argentino en el escaparate mundial.

El partido de vuelta de los octavos de final de la Copa Libertadores en la Bombonera entre Boca Juniors y River Plate fue suspendido tras una hora y trece minutos de confusión por el ataque de fanáticos a jugadores del club visitante con una sustancia que la prensa local garantiza ser gas pimienta.
La sustancia irritante, que afectó los ojos y la espalda de al menos cuatro jugadores, fue arrojada cuando el once del River Plate atravesaba el túnel hacia la cancha para comenzar el segundo tiempo del crucial partido, que iba empatado sin goles.

El árbitro argentino Darío Herrera anunció la suspensión del encuentro pero no añadió detalles sobre la suerte del encuentro que decidirá un clasificado para la fase de cuartos de final contra el Cruzeiro brasileño.

Herrera y representantes de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) mantuvieron nerviosas consultas en plena cancha mientras iba creciendo un ambiente tenso entre directivos y entrenadores de ambos equipos.

Leonardo Ponzio, Leonel Vangione, Ramiro Funes Mori y Matías Kranevitter ingresaron en la cancha con los ojos irritados y copiosas lágrimas tras sufrir el ataque con una sustancia irritante perpetrado por varios fanáticos que vestían camisetas de Boca y estaban próximos a la manga, el túnel móvil inflable que cubre el paso de los vestuarios a la cancha.

Boca Juniors y River Plate terminaron sin goles el primer tiempo del partido de vuelta de los octavos de final de la Copa Libertadores en el estadio La Bombonera, cuyos graderíos eran ocupados por unos 40.000 enardecidos hinchas.

El River Plate se impuso en el partido de ida por 1-0 con gol del ariete uruguayo Carlos Sánchez y de persistir el resultado le clasifica a la instancia de cuartos.

La Confederación Sudamericana de Fútbol podría aplicar el artículo 23 del Reglamento Disciplinario a raíz de los bochornosos hechos de este jueves en el partido de vuelta de octavos entre Boca y River, y el club xeneize perdería 3-0 si es hallado responsable del ataque con la sustancia irritante propiciado por algunos de sus hinchas a los jugadores del equipo visitante.
De no ser así, el encuentro tendría que continuar en fecha fijada por la Conmebol.

El artículo 23 dice lo siguiente:

Determinación del resultado de un partido por responsabilidad o negligencia de uno de los equipos.
«Sin perjuicio de otras sanciones que se pudieran imponer, cualquier equipo por cuya responsabilidadse determine el resultado de un partido se considerará como perdedor por 3-0. Si el resultado real fuese menos favorable para el club o asociación responsable, ese resultado se mantendrá».
Los informes del árbitro del compromiso, el argentino Darío Herrera, y del inspector boliviano, Roger Bello, de la Conmebol, serán fundamentales para la decisión que tome el ente que rige el fútbol sudamericano.

El presidente de Boca Juniors, Daniel Angelici, le ofreció hoy disculpas a su par de River Plate, Rodolfo D’Onofrio, y se mostró decepcionado por lo ocurrido en el partido de vuelta de los octavos de final en la Bombonera.
Según declaraciones entregadas al diario La Nación, el dirigente admitió que la agresión a los jugadores de River y lo acontecido fue un papelón mundial.

«Es lamentable todo lo que ocurrió, es un papelón mundial. Quiero identificar a esos diez inadaptados», afirmó Angelici tras la suspensión del partido por el ataque de fanáticos deBoca a jugadores del club visitante con una sustancia irritante que la prensa local garantiza ser gas pimienta.

«Le pedí disculpas a (Rodolfo) D’Onofrio. No lo puedo creer», señaló Angelici.

El máximo directivo de Boca no aceptó la responsabilidad por haber permitido que un ‘drone’ sobrevolara el campo de juego con un ‘Fantasma de la B’, en alusión al descenso que vivió River Plate en 2011, al mismo tiempo que los jugadores del club ‘millonario’, afectados por la sustancia irritante, lloraban y se quejaban de las lesiones sufridas antes de iniciarse el segundo tiempo.

«La gente de seguridad recorrió nuestras oficinas, no había nada», concluyó Angelici a La Nación.

Cuatro jugadores de River Plate fueron diagnosticados con «queratitis química», tras el final escandaloso en el que terminó el superclásico del fútbol argentino.
Leonardo Ponzio, Leonel Vangioni, Ramiro Funes Mori, Matías Kranevitter fueron derivados al Instituto del Diagnóstico desde el estadio, donde le realizaron estudios y el cuerpo médico ‘millonario’ determinó «un reposo de 72 horas».

La delegación visitante recién pudo abandonar el estadio de «La Bombonera» pasadas las dos de la mañana porque debieron esperar que los simpatizantes locales se retiraran.

El secretario de seguridad de la Nación, Sergio Berni, calificó al operativo de seguridad como «exitoso» y agregó: «La responsabilidad es únicamente de Boca, es indiscutible eso, hubo negligencia por parte del club a la hora de generar la seguridad interna».
Ante este inesperado escenario, la Confederación Sudamericana (Conmebol) deberá resolver hoy sobre la definición de esta serie de octavos de final de Copa Libertadores, que al momento de la suspensión con marcado en blanco favorecía a River, gracias al triunfo por 1-0 en el partido de ida con gol del uruguayo Carlos Sánchez.

Un fiscal argentino ordenó clausurar La Bombonera, estadio de Boca Juniors, mientras se investigan los graves incidentes ocurridos durante el partido.
El fiscal general de Buenos Aires Martín Ocampo anunció la clausura preventiva de la cancha xeneize y anunció que se realizará una inspección para recabar pruebas, como el túnel inflable por el que debían acceder al campo los jugadores de River, escenario de la agresión.

«No puedo decir que fallaron los controles porque hay que investigar», dijo Ocampo, en declaraciones al canal televisivo C5N.

«La manga (túnel inflable) tiene dos capas, debieron haberse roto ambas para que pase el gas pimienta, si es que se trató de eso», detalló hoy el fiscal general.

Además, cuando los jugadores de River trataron de abandonar el césped para volver al vestuario, desde las gradas les lanzaron objetos.

También ha causado una fuerte polémica la aparición de un dron en el interior de la cancha, usado para exhibir un mensaje de burla para River.

«Queremos dejarle en claro a la ciudadanía que se está investigando desde la ciudad lo que pasó. Después, las medidas apropiadas se tomarán, según corresponda, desde la Fiscalía a cargo del caso», expresó Ocampo.

Ante este inesperado escenario, la Confederación Sudamericana (Conmebol) deberá resolver sobre la definición de esta serie de octavos de final de Copa Libertadores, que en el momento de la suspensión, con el marcador en blanco, favorecía a River gracias al triunfo por 1-0 en el partido de ida con gol del uruguayo Carlos Sánchez.

El vencedor de esta llave se enfrentará en cuartos de final con el Cruzeiro de Brasil.

https://youtu.be/E7fhgMRXBhk

youtube.com/ElGamerHector

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar