Deportes

Cartas con sabor a lágrimas, por Mari Montes

La carta cayó como un balde de agua fría, como un gol de último minuto de esos que se encajan en el alma. Aunque Laureano González había advertido que vendrían más renuncias, leer la lista de los firmantes fue una patada. Con otra evidencia de lo mal que está nuestro fútbol comenzó la semana, esta semana particularmente, que nos tiene tensos por las elecciones parlamentarias del domingo 6 de diciembre y encima, con el bálsamo Vinotinto agrio, tragarlo duele.

Lo expuesto en la carta de los jugadores es indiscutible y qué bueno que se hayan unido para levantar sus voces. No hay duda alguna de su preocupación, de su amor por esa camiseta que han sudado con pasión. Es irrebatible que con esos federativos difícilmente se tomarán las decisiones urgentes y profundas que necesita la Federación Venezolana de Fútbol, para que de verdad sea posible el sueño de ir a un mundial.

No se puede porque esta gerencia es exactamente la misma que lleva años enquistada, unos dirigentes que forman parte del equipo que acompañó a Rafael Esquivel, detenido en Suiza, señalado de corrupción. Desde 1994 está el actual interino en las oficinas de El Paraíso, lo aclaro para poner las cosas en contexto. Ni Laureano González es nuevo, ni son nuevos los problemas de nuestro fútbol.

Rafael Esquivel armó muy bien su red para hacerse elegir como presidente. Sumando equipos, sumó votos a su causa, que no era otra que permanecer al frente del negocio, sí, negocio.

Esa carta suscrita por jugadores emblemáticos: Tomás Rincón, Oswaldo Vizcarrondo, Salomón Rondón, Roberto Rosales, Luis Manuel Seijas, Franklin Lucena, Grenddy Perozo, Josef Martínez, Juan Falcón, Nicolás Fedor, Gabriel Cichero, Ronald Vargas, Alejandro Guerra y Christian Santos, dice verdades, insisto, y la verdad siempre es necesaria y oportuna, pero extrañamos sus opiniones sobre un hecho tan grave como estar 9 meses sin Director Técnico con el compromiso de la Copa America en la vuelta de la esquina, saber qué piensan del trato que se le da a muchos de sus colegas del fútbol nacional que no reciben sus salarios como es debido, alojamiento adecuado o el estado deplorable de las canchas que tanto dinero le costaron al país, con capacidad para un público que no va a esos estadios.

Es completamente válido preguntarse si la FVF antes de la detención de Esquivel era buena, porque todo lo que está pasando con el fútbol y con la selección Vinotinto es una consecuencia de esa administración. No vengan algunos a querernos vender a Esquivel como otra cosa diferente a lo que es: el hombre preso en Suiza.

La realidad del fútbol venezolano, con lo único que hace soñar es con un cambio real, de los dirigentes, de los manejos, de perversiones que han permitido situaciones como el fichaje por parte del Aragua de Tarek ElAissami o recordar los 55 mil dólares que adeudaba Estudiantes de Mérida al uruguayo Carlos De Castro, cuando murió por complicaciones postoperatorias como consecuencia del accidente del autobús del equipo, cuando se trasladaba para jugar un partido contra el Deportivo Lara.

Tenemos que aceptar que es demasiada pretensión pensar en ir a un Mundial cuando nuestros jugadores aún no han conseguido que se les trate como merecen unos profesionales.

La carta de los jugadores de la Vinotinto tuvo una repercusión inmediata en redes y en la prensa tradicional, pero antes hubo una carta, muy reveladora, que pasó por debajo de la mesa, incluyendo mesas de redacción.

Recordemos fragmentos de aquella misiva, suscrita por Juan García, dirigida a Rafael Esquivel en febrero de este mismo año 2015.

«Sin duda que la comunidad futbolística de Venezuela no despierta del trauma que ha significado el pronto fallecimiento de Carlos De Castro, ya extrañado por compañeros y amigos (…)

En vista de que el propio Esquivel ahora es garante del cuadro emeritense, es bueno que también ayude a la colectividad con los siguientes temas:

1. Deuda a Carlos de Castro, la cual ronda los 55.000 dólares americanos, más la indemnización por fallecimiento en un ACCIDENTE LABORAL. Compromisos no honrados por Estudiantes de Mérida.

2. Deuda a los siguientes jugadores: Gabriel José (Gaby) Urdaneta, Henry Plazas, Mario Bosetti, Silvio Rivero, Juan García, Ever Avendaño, Marlon y Marcel Rivero y Leonel Vielma.

3. Exigir a TODOS los clubes profesionales la inserción para TODOS los jugadores del fútbol nacional en el sistema de seguridad social establecida en la Ley Orgánica del Trabajo de la República Bolivariana de Venezuela. Tal como usted lo solicitó, se le ofició de manera formal los días 11/03/2014, 21/07/2014, y 04/01/2015. Quedando como siempre a la espera de su diligencia.

4. Hacer respetar la cláusula de los contratos donde los jugadores profesionales deben tener seguro médico privado (HCM), lo cual son palabras al viento y que les puede costar la vida.

En tal motivo, la presidencia de la AUFPV ha oficiado a órganos como el Instituto Venezolano del Seguro Social (IVSS) y al Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laboral (INPSASEL), a fin de poder iniciar las averiguaciones respectivas y solventar esto lo antes posible, sin importar las consecuencias que esto pueda traerle al patrono por incumplimiento de la ley en nuestro país.

Quedamos como siempre atentos, pero no inertes, ante esta y todas las situaciones que padecen nuestros jugadores dentro del fútbol nacional».

Esta comunicación no fue «TT» en las redes sociales, pero fue un grito, una alerta dolorosa, una campanada que pocos destacaron. Aunque el dinero adeudado finalmente se pagó, la indemnización no.

Otra carta es la de Noel San Vicente, su respuesta a los jugadores y a otras situaciones generadas por haber perdido los cuatro primeros partidos de la eliminatoria mundialista, en la que advierte: «Deseo ser el primer mediador en esta situación que estamos viviendo y conseguir que jugadores, cuerpo técnico y dirigentes, nos unamos en pos de ese gran objetivo que es el éxito de nuestra Vinotinto, pero si mi salida contribuye a que cesen las diferencias, daré un paso al costado siempre pensando en el beneficio de nuestro fútbol».

Es para lamentar que el DT reaccione ante el malestar hecho público y no haya ejercido antes su liderazgo y autocrítica, que no haya visto venir este deslave cuando la lluvia era tan fuerte. Si hasta Laureano González lo anunció «vienen más renuncias», cuando se fue Amorebieta. Si no lo vio es peor.

Estas cartas dan cuenta de una realidad que muchos desconocen.

Falta mucho por decir, es lo que se dijo y lo que no se dijo, hay periodistas «amigos» que ni siquiera preguntan, existen hechos que no sólo no se dan a conocer sino que se esconden.

¿Es posible que haya alguien detrás? ¿Quién llegará vestido de héroe salvador? ¿A quien beneficia esta crisis? ¿No hay que hacer preguntas?

Todo se sabrá, porque a los ambiciosos del poder les gusta cacarear y tienen altavoces que se dedican a promoverlos.

La selección es el reflejo del país, en lo bueno y en lo malo y toca aterrizar, dejar de vender ilusiones, nuestra realidad es que para estar en un mundial, es preciso evolucionar y para eso deben cambiar muchas cosas, comenzando por esos federativos que trajeron a nuestro fútbol a este nivel, a esta frustración general.

Hay que ver hacia adelante, sí, pero también hacia adentro y comenzar entonces a procurar el avance con solidez, con realidad, sin cartas bajo la manga.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba