Deportes

¡Dios salve a su majestad! El mundo se rindió a los pies de Yulimar Rojas en Tokio

Desde hace 26 años no se había dibujado el cuadro más sublime en el triple salto mundial, pero este 1 de agosto el planeta entero observó y vivió como con gallardía, entrega, pasión y mucha concentración comenzó la nueva era de la disciplina desde Tokio.

Y con un salto pletórico y abismal, Yulimar Rojas pulverizó en su sexto intento en la final olímpica la marca que ostentaba desde 1995 la ucraniana Inessa Kravets de 15,50 metros, con un soberbio registro 15,67, que no solo la convierte en la mejor atleta de la modalidad, sino también que le permitió imponer un nuevo récord olímpico y adueñarse de la medalla de oro para Venezuela.

Con ese salto imponente la tetracampeona mundial se erigió como la primera atleta venezolana en lograr lo más alto del podio en una justa olímpica. Y vaya manera de hacerlo.

Desde hoy Yulimar Rojas compartirá honores en el sitial de honor al que pertenecen Francisco “Morochito” Rodríguez (Boxeo- México 1968), Arlindo Gouveia (Taekwondo- Barcelona 92) y Rubén Limardo (Esgrima- Londres 2012), como los atletas criollos que han hecho sonar el Himno Nacional en una magna cita deportiva.

Así comenzó el camino a la hazaña

Desde que llegó a Tokio, las miradas estaban centradas en la subcampeona olímpica de Rio 2016, el estar a solo siete centímetros de la marca mundial (15,43). Ella sabía que la lucha por la gloria sería contra ella misma, eso sí, sin desestimar a sus rivales. Un metal que no fuera el dorado, sería tomado como un fracaso.

Yulimar Rojas avanzó a la final olímpica en la justa nipona con un modesto brinco de 14,77 metros, en tan solo un intento. Lo mejor lo dejaría para la instancia definitiva. Y así lo hizo.

Un regio salto de 15,41 en su primer intento ya vaticinaba lo que vendría más adelante, dado que desde el inicio implantó un nuevo récord olímpico, superando los 15,39 de la camerunesa Francoise Mbango que ostentaba desde la justa olímpica de Beijing 2008.

En su segunda oportunidad, Yulimar agenció 14,53 y le fue seguido con un salto nulo. Su tercer intento, nuevamente vulneró la barrera de los 15 metros con el registro de 15,35 y luego de ello vendría un segundo foul que serviría de preámbulo para la hazaña histórica.

Con la medalla de oro asegurada y el récord olímpico en sus manos, Yulimar Rojas dejaría toda la carne en el asador en su último intento y lo logró. Tras su ritual inicial, y el “tumbaíto” característico, la criolla inició su trayecto a la gloria con gallardía, velocidad y mucha fuerza para lograr el histórico salto de 15,67 del que hoy todo el planeta habla.

Hemos cumplido, ha sido un largo camino desde mis inicios hasta este momento, pero hoy se materializa la nueva era de Yulimar Rojas”, fueron algunas de las primeras impresiones que ofreció la reina del salto triple, tras digerir el tamaño de la actuación que había tenido minutos antes y que de seguro perdurará por muchos años.

Rojas confesó que antes de entrar al estadio Olímpico de Tokio, escenario que será recordado por millones de venezolanos como el lugar donde la reina se consagró, tenía muy presente las palabras que le había dicho su entrenador , el cubano Iván Pedroso.

Él me dijo que no me concentrara en intentar batir un récord. Primero haz tu trabajo, valoriza la parte que quieres hacer y todo va a fluir. Vamos a buscar primero la medalla en el primer salto y así fue”, relató la triplista dorada quien indicó además que sus palabras se cumplieron a la perfección “porque él es un sabio”.

Credenciales de la campeona olímpica y mundial

La abanderada de la delegación criolla integrada por 43 atletas, arribó a Tokio liderando el ranking mundial con dos títulos mundiales bajo techo, tras los alcanzados en Portland 2016 (14.41) y Birmingham 2018 (14.63), además de los dos que alcanzó al aire libre en Londres 2017 (14.91) y Doha 2019 (15,37), además de los 15.43 metros que logró en el Meeting de Madrid el 21 de febrero de 2020, que le permitió hacerse del récord que tenía la rusa Tatiana Lebedeva desde 2004.

Yo siempre he dicho que quería ser la primera mujer venezolana en conseguir una medalla de oro olímpica y es lo que me ha levantado, lo que me ha hecho ser lo que soy y sacar fuerzas para seguir adelante, poder cumplir las metas que nos hemos puesto y bueno aquí está: somos campeones Venezuela”, manifestó con una euforia que no le cabía en el pecho.

El metal dorado de Yulimar Rojas se convirtió este domingo en la presea número 21 de Venezuela en citas olímpicas y le permitió convertirse en la segunda mujer doble medalllista olímpica del país, compartiendo honores con Adriana Carmona, quien suma dos preseas de bronce (Taekwondo- Barcelona 92 y Atenas 2004).

El cuadro de honor del triple salto lo completaron la portuguesa Patricia Mamona con 15.01 para colgarse la plata y su compañera de entrenamientos, la española Ana Peleteiro con 14.87 quien se colgó el bronce.

¿Ahora qué viene para Yulimar Rojas?, pues, la reina del salto triple mundial asegura que se disfrutará su medalla y gozará su momento a plenitud. “Este año tengo una nueva meta, que es conseguir al fin el Diamante de la Liga” y así cerrar la temporada con broche de oro.

Gracias al oro olímpico de Yulimar Rojas, Venezuela que ocupaba el puesto 50 del medallero, logró ascender hasta el puesto 26, tras sumar un oro y tres medallas de plata, que fueron conseguidas por los pesistas Julio Mayora, Keydomar Vallenilla y Daniel Dhers en el ciclismo BMX freestyle, sellando así la mejo actuación histórica del país en este tipo de competiciones.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba