DeportesEspecial País

Eduardo Escobar: De suplente a estrella insospechada

En el deporte, como en la vida, el talento no es suficiente. Una línea delgada y muchas veces imperceptible separa a los buenos de las estrellas. Sí, hay un poco de suerte en la ecuación, pero nada es más importante que la perseverancia. Esa es la clave detrás de la gran temporada que vive Eduardo Escobar, por mucho uno de los mejores bateadores venezolanos de las últimas campañas.

El antesalista de los Cascabeles de Arizona persigue el liderato de carreras impulsadas con 100 remolques y recientemente se convirtió en el primer criollo en conseguir al menos 10 triples, 20 dobles y más de 20 estacazos. En general es apenas el décimo pelotero en MLB que consigue doble dígito en los tres departamentos de extrabases.

Su promedio de .271 es el tercero mejor de su club y está entre las mejores cosechas de su carrera de nueve años en Grandes Ligas. Y no, eso no es cuestión de suerte, no es está una zafra ajena a su rendimiento habitual, esta es más bien el desenlace de años de trabajo, en los que su mejor arma fue la paciencia.

Está –sin duda- en su mejor momento, pero eso es porque finalmente tiene la oportunidad de ser titular. Ya no es más un suplente, ya no depende de las ausencias de un compañero o las bajas inesperadas del club, ahora es figura de su liga. Batea para todos lados y su agilidad en las almohadillas es abrumadora.

No fueron en vano las casi siete temporadas que pasó en los Mellizos de Minnesota, moviéndose por el infield en cuanta posición lo necesitarán. Demostró tener buen contacto, lideró el circuito en dobles y coqueteó con el liderato de impulsadas tanto como le es posible a un bateador que no juega de todos los días.

Durante años su producción fue aumentando a la par de las oportunidades que recibía para jugar. Basta revisar sus números para corroborar que ha sido consistente desde 2014 cuando empezó a frecuentar el lineup de los Mellizos y por primera vez disputó más de 100 juegos, ni hablar de todo lo que consiguió cada vez que se hizo responsable de la tercera base para suplir a un lesionado Miguel Sanó.

Tiene tres contiendas despachando más de 20 bambinazos e impulsando más de 70 carreras. Ahora finalmente ha logrado consagrar su carrera en Arizona. Este año en 498 visitas al plato conectó 135 inatrapables, 68 de ellos extrabases, y anotó 78 carreras. Todo lo ha hecho bien y por ello su OPS es de .854.

Está a dos cuadrangulares de entrar al “Grupo de los 30” y codearse con los otros 12 criollos que han despachado 30 o más bambinazos en una campaña. Bateadores del calibre de Antonio Armas,  Andrés Galárraga y Miguel Cabrera están en esa lista, que por cierto no es lo único que los une, pues Escobar proyecta a remolcar 130 carreras, un registro que solo han conseguido esos tres hombres, leyendas del béisbol.

Poco a poco su carrera comienza a mostrar guarismos propios de su calidad de bateador. Ya tiene 408 remolques de por vida, está a 12 carreras anotadas de las 400, a un jonrón de los 100 y -más importante aun- a 19 imparables de los 1000.

Finalmente, lo consiguió, es .una estrella e indudablemente está destinado al éxito, porque como bien dijo Babe Ruth “es difícil vencer a quien nunca se rinde”.

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar