Deportes

El fútbol mundial perdió un grupo de grandes figuras  (I)

El  fútbol lloró en 2014 la pérdida de varias figuras históricas de renombre que dejaron huella en esa disciplina deportiva. Entre ellos el experimentado jugador y técnico español Luis Aragonés, ¨la Perla Negra ¨Eusebio da Silva, ¨la Saeta Rubia¨ Alfredo Di Stéfano, ¨el Monstruo Sagrado¨ Mario Esteves Coluna  y el aun joven Tito Vilanova fallecieron durante 2014.

En febrero, España lloró por Luis Aragonés. Mito del Atlético de Madrid tanto en el terreno de juego como en los banquillos, fue el técnico que cambió a la decepcionante  selección española, que objeto de burla hasta en películas hechas en ese país, y la encaminó a un dominio mundial que inició con la consecución de la Eurocopa de Austria y Suiza de 2008.

El capitán de España, el arquero Iker Casilla, durante una visita que hizo a Venezuela  señaló que para él el inicio del crecimiento de su selección quedó revelado en esa conquista de la Eurocopa en 2008.

Aragonés fue el  responsable de que la selección española diera un cambio a una etapa de 44 años sin ganar nada desde la lejana Eurocopa de 1964 que España ganó a la Unión Soviética en el estadio Santiago Bernabéu. El «Sabio de Hortaleza», como fue apodado, inculcó un estilo a un grupo que, lo cual no resultó muy difícil puesto que tenía más de la mitad de los jugadores provenían del Barcelona FC que funcionaba con la filosofía inculcada por Josep Guardiola y que después, con Vicente Del Bosque como técnico, le sirvió para ganar el Mundial de Suráfrica y la Eurocopa de Ucrania y Polonia.

Pero no solo destacó como entrenador. También tuvo otros grandes momentos en su dilatada carrera. Inolvidable fue su gol con el Atlético al Bayern de Munich, en la final de la Copa de Europa de 1974, que, sin embargo, no sirvió para ganar un título (los alemanes vencieron en un partido de desempate).

Como jugador y entrenador también alzó, en total cuatro Ligas, una Supercopa de España y seis Copas, una de ellas con el Barcelona. El 1 de febrero, con 75 años a consecuencia de una leucemia, se apagó para siempre un hombre especial del fútbol.

Con 71 años de edad, falleció un jugador histórico del fútbol portugués. El mundo lloró la pérdida de Eusebio, «la Perla Negra», que en los años 60 asombró al fútbol con el Benfica, equipo al que condujo hacia la Copa de Europa de 1962.

Sus vitrinas también alojan 11 ligas portuguesas, cinco copas de su país, tres Botas de Oro al máximo goleador de Europa y un Balón de Oro de la edición de 1965. Pero, sobre todo, se le recuerda también por el Mundial de Inglaterra de 1966, en el que quedó tercero, la mejor posición nunca alcanzada por Portugal. Aquel Mundial lo terminó con nueve goles en seis partidos.

José Mourinho le definió como «un futbolista inmortal» y debutó con el Benfica a lo grande, con 18 años de edad, en París y contra el Santos de Pelé. Un buen augurio para un jugador que marcaba goles de todas las maneras: de cabeza, con la pierna derecha y con la izquierda gracias a su velocidad y a su capacidad de salto.

El 5 de enero su corazón se apagó. El Benfica lloró su pérdida y pronto tuvo que sacar el pañuelo de lágrimas para mojarlo con la desaparición, un mes después, de Mario Esteves Coluna, compañero de fatigas de Eusebio en el Benfica y en la selección portuguesa.

Coluna ganó una Copa de Europa más que su compañero, la de 1961, y perdió otras tres finales. También participó en el Mundial de 1966 y fue el pulmón y la fuerza física de una selección histórica. El escudero perfecto para Eusebio se despidió en Maputo (Mozambique), donde también había nacido Eusebio,  a causa de una infección pulmonar a los 78 años de edad.

 

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar